El yacimiento de Concepción Arenal se convierte en un fumadero de droga

Una cama en el solar../C.M.
Una cama en el solar.. / C.M.

En abril se paralizó la construcción de una vivienda en este solar porque se hallaron restos arqueológicos y ahora está ocupado por drogadictos

Natalia Reigadas
NATALIA REIGADASBadajoz

De yacimiento arqueológico a fumadero de droga. En junio HOY desveló que, durante la construcción de una casa, se habían hallado restos relevantes en un solar de la calle Concepción Arenal. Todo indica que se trata de dos hornos y un lagar (recipiente) donde se almacenaba vino o aceite de los siglos XVII y XVIII. Ahora estas estructura se han convertido en un refugio para drogodependientes. Hay un colchón, sillas, basura y restos de consumo de drogas.

En abril se paralizó la obra de construcción de una vivienda unifamiliar que había prevista en este solar. Se encontraron los primeros restos y comenzaron a trabajar los arqueólogos. En poco tiempo desenterraron los hornos y el lagar e indicaron que podría haber más hallazgos. El yacimiento quedó cerrado a la espera de una valoración sobre los restos encontrados.

En este tiempo, sin embargo, los ocupas han derrumbado las vallas de seguridad y utilizan este yacimiento sin restricciones. Así, el lagar, o almacén, que está dividido en dos cuerpos, se ha convertido en una improvisada vivienda. En uno de los recipientes hay dos sillas que se utilizan a modo de salón mientras que en el segundo cuerpo hay un colchón.

En el antiguo lagar que se descubrió en la zona hay un colchón y se van acumulando las basuras

Esta zona, que se utiliza como habitación, está cubierta con un paraguas y una lona para protegerla. En su interior se aprecia como, junto al colchón hay restos de papel de plata. Esto se debe a que este material se utiliza como recipiente para la mezcla de heroína y cocaína que se fuma.

En el área donde los arqueólogos identificaron los restos de los antiguos hornos, se acumula la basura. Hay botellas de refresco, litronas de cerveza, un neumático y un tapacubos. A diario, además, siguen acumulándose las basuras.

La denuncia sobre el estado de este yacimiento procede de la agrupación SOS Casco Antiguo. Se trata de un grupo de vecinos que tratan de alertar sobre el deterioro de varias zonas del barrio monumental y que han sacado a la luz la ocupación de este solar en Concepción Arenal.

Luis Pacheco, portavoz de SOS Casco Antiguo, dice que los vecinos de la zona sienten rabia e impotencia al comprobar lo que ha ocurrido en este yacimiento arqueológico. «Esto es consecuencia de la desidia de la administración y de la traición de la autoridad».

«Rabia e impotencia»

«Si ellos hicieran su trabajo, estas vergüenzas no existirían. Nos da rabia malvivir en un entorno degradado por el olvido de aquellos que tienen el deber de hacer algo», añade Pacheco.

El entorno de las calles Concepción Arenal, San Lorenzo y El Campillo representan una de las zonas más deterioradas del Casco Antiguo pacense. Hay pendiente un proyecto de recuperación que incluye la construcción de nuevas viviendas, pero el plan no avanza desde hace años por desacuerdos políticos.

Además del mal estado de muchas viviendas, en estas calles es habitual la venta y el consumo de drogas. Hay numerosas casas y solares que se utilizan como fumaderos y en este caso ha afectado a un yacimiento arqueológico.

No es la primera vez que ocurre. Durante años varias zonas de la Alcazaba se utilizaron como refugio para el consumo de drogas. Ocurrió en la iglesia que hay anexa a la Facultad de Comunicación y en las ermitas del Rosario y la Consolación así como en la torre de Calatrava, que durante años fue la sala de autopsias del Hospital Militar. Estos edificios se sellaron y ya no se puede acceder a ellos. El recinto árabe, sin embargo, se sigue utilizando para estas prácticas, pero de forma más esporádica. El problema, sin embargo, se ha incrementado en el entorno del Campillo.

Más allá del consumo de drogas, tampoco es la primera vez que se utiliza un monumento pacense para vivir. Recientemente se ha repetido las denuncias porque una pareja se ha instalado con un colchón en el Baluarte de la Trinidad, que ha sido rehabilitada con un millón de euros de coste hace solo unos meses.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos