Los vecinos piden medidas para reducir la velocidad de los coches en la Ronda Norte de Badajoz

Circulación en la avenida Manuel Rojas Torres, en Ronda Norte. :: casimiro moreno/
Circulación en la avenida Manuel Rojas Torres, en Ronda Norte. :: casimiro moreno

Proponen que los pasos de peatones estén elevados o que se instale algún semáforo porque consideran que la avenida Manuel Rojas es peligrosa

Natalia Reigadas
NATALIA REIGADASBadajoz

El último accidente, dice Rosa Marcos, fue la semana pasada. Dos coches se golpearon en la rotonda de la calle Bilbao con la avenida Manuel Rojas Torres. Quedó en un susto, daños en la chapa, «pero el ruido del frenazo sonó como si se fuesen a matar porque iban a mucha velocidad». Esta vecina de Ronda Norte está harta «de los sustos», es decir, de los incidentes causados por el exceso de velocidad de los coches que circulan por su barrio. No es la única, los residentes piden que se tomen medidas.

Hace años que los vecinos de San Roque piden pasos de peatones elevados y semáforos en Ronda Norte. El problema se da en varios puntos, pero es la avenida Manuel Rojas Torres la que más quejas registra. Se trata de una calle extensa, de 2,1 kilómetros. Solo hay tres rotondas que cortan la trayectoria de los vehículos. En su tramo más grande, además, entre la calle Bilbao y el puente de acceso a Circunvalación, hay un kilómetro completo sin obstáculos. Esto provoca que los coches aceleren mucho a pesar de que la velocidad, como en el resto del casco urbano, está limitada a 50 kilómetros por hora.

Un rally

La avenida mide 2,1 kilómetros y los vehículos cogen mucha velocidad al recorrerla

«Cruzar da miedo porque te da la sensación de que no van a parar, de que te llevan por delante. Van acelerando toda la avenida y hasta las rotondas las cogen como si estuviesen en un rally», se lamenta Ramón Plaza, otro vecino de San Roque. Este pacense ha escrito varias cartas al Ayuntamiento y a la Policía Local. «Durante una temporada lo que hicieron fue ponerse muchas veces con el radar móvil y los conductores sí que se asustaron, se notaba que iban más despacio, pero se acabó. Aquí hacen falta soluciones definitivas antes de que haya una desgracia».

El mayor temor de los que pasan por esta zona es que se produzca un atropello. La avenida se utiliza mucho como zona de paseo, y según señala Rosa Marcos, aún se utilizará más cuando se abran los paseos del Rivillas que actualmente se están arreglando dentro de la obra de la margen izquierda. «Cuando se produzca un atropello, hay un muerto, porque a la velocidad a la que van, pueden matar a alguien», señala esta vecina.

Marcos señala que en la ciudad se han tomado medidas antiatropellos en otras avenidas de gran tamaño como Sinforiano Madroñero, en Valdepasillas, o Luis de Góngora, en el Cerro de Reyes. «Aquí hacen falta. Necesitamos que se fijen en esta avenida».

La solución que prefieren los vecinos es que se eleven los pasos de cebra, como en Sinforiano. Esto provoca que los vehículos tengan que frenar antes y no les permite alcanzar tanta velocidad a lo largo de la avenida. Otra propuesta es que existan semáforos. «Uno de esos que les das al botón y se ponen en verde. Así se podría cruzar sin peligro», explica Manuela Sanz, vecina de la zona.

Los residentes señalan problemas con el tráfico, además de en la avenida principal, en Hermanos Vidarte, calle Bilbao, Alazán y José Caldito Ruiz. Además señalan que el peligro pueden aumentar muy pronto. «Llevamos años pidiendo badenes o pasos elevados y cada vez hay más tráfico y cuando se abran los juzgados (en 2019 si se cumplen los plazos), esto va a tener aún más coches a diario». Se queja Miguel Marina que tuvo un accidente en su barrio hace dos años. «Me dieron por detrás. Uno que iba muy fuerte. También hay mucho peligro en los cruces porque la velocidad hace que no respeten», añade.

«El problema -resume este vecino- es que al ser avenidas grandes les da la sensación de que están en una autovía o en una pista de carreras».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos