Los vecinos de la Picuriña reclaman la limpieza y rehabilitación del fuerte

La fuente de la Picuriña, con la base llena de pintadas, escalones rotos y sin funcionar. :: c. moreno

El arreglo de este monumento y de la fuente son dos de las demandas vecinales, de las que se ha hecho eco la asociación Cívica

MARILARA GONZÁLEZ BADAJOZ.

Los vecinos de los alrededores del fuerte de la Picuriña piden la limpieza de los grafitis que presenta este monumento junto con la puesta en valor de la fuente que se encuentra cerca de este enclave histórico y que también forma parte del patrimonio de la ciudad.

El fuerte de la Picuriña, cuya función era principalmente la defensa de los baluartes de la Trinidad y de Santa Marina, se ha convertido en la actualidad en un monumento histórico casi en completo derrumbamiento y con pintadas.

Los residentes de la zona han solicitado al Ayuntamiento la limpieza de los grafitis que han sido realizados con spray y que ocupan casi todos los rincones del fuerte, así como el arreglo de las partes del monumento que se han destruidas por el paso del tiempo y por culpa de la falta de mantenimiento del mismo.

Además, los vecinos aseguran que la presencia de estas pinturas en este monumento histórico incita a los menores a realizar este tipo de actos en otros lugares que contienen un importante valor patrimonial en la ciudad.

«Consideramos que la dejadez del fuerte tiene unido un agravante y es que este se encuentra situado al lado del instituto San Roque. Por lo tanto, creemos que la imagen que se les da a los menores que se están formando y que pasan por este lugar es muy negativa. No solo en cuanto al valor sino también en cuanto al mantenimiento que se les da a estos monumentos», comenta José Manuel Bueno, presidente de la Cívica, colectivo que se ha sumado a esta reivindicación.

Los vecinos proponen como una medida más avanzar en la reconstrucción de las partes del monumento que se han deteriorado debido al mal uso que se ha hecho de este patrimonio, llegando hasta el extremo de tener que tapiar las entradas que daban acceso al fuerte debido a la abundante presencia de drogadictos en este lugar.

Además, el parque donde se encuentra el monumento presenta bastante dejadez. Las dimensiones del césped no son las correctas y los excrementos de perros ocupan casi todos los rincones de este lugar. «Esto es insoportable estamos hartos de que los dueños se acerquen con los animales al parque y luego no recojan los excrementos. Es una pena como está todo», comenta Juanma González, un vecino de la zona.

Pero este no es el único desperfecto en la zona. La fuente que se encuentra enfrente del campo de fútbol también se ha convertido en otra de las quejas de las residentes. «Es lamentable en el estado en el que se encuentra y nosotros queremos que se le dé el valor que corresponde y que empiece a funcionar», comenta Bueno, el presidente de la Cívica.

La hierba que rodea la fuente, los escalones que suben a la misma, que se encuentran rotos, las pintadas y el no funcionamiento de la misma son aspectos que se deberían solucionar.

Además, los vecinos proponen su puesta en funcionamiento e iluminación para que luzca de forma digna y recupere el valor que siempre ha tenido para Badajoz. «No sabemos el motivo por el que dejó de funcionar pero nosotros queremos que vuelva cumplir los funciones que le corresponden y más por formar parte de la historia y patrimonio de la ciudad», comenta Bueno.

Fotos

Vídeos