Los vecinos denuncian que el paso bajo el tren del Gurugú es peligroso

Los árboles caídos obstaculizan la acera que pasa bajo las vías del tren./J. V. ARNELAS
Los árboles caídos obstaculizan la acera que pasa bajo las vías del tren. / J. V. ARNELAS

Hace un mes que unos árboles que se han caído interrumpen la acera, por lo que los peatones invaden la calzada y temen que haya un atropello

Natalia Reigadas
NATALIA REIGADASBadajoz

Los vecinos del Gurugú han remitido un escrito al Ayuntamiento de Badajoz para solicitar que adecente los alrededores del paso que hay bajo las vías del tren, en el Camino de Santa Engracia. Varios árboles se han caído y otros están doblados de manera que obligan a los peatones a invadir la carretera para cruzar. Esto supone un peligro de atropello, ya que es una vía de entrada al barrio con bastante tráfico. Además la velocidad de los vehículos suele ser alta en la zona y hay una curva que dificulta la visibilidad.

La vegetación en la zona, según describen los vecinos, no se poda ni se controla regularmente, por lo que hace mucho tiempo que invade las aceras. A principios de septiembre, varios árboles se cayeron. Desde entonces los afectados han solicitado que sean retirados, pero no han obtenido respuesta.

Julio Rodríguez, vecino del Gurugú, ha sido el encargado de trasmitir las quejas de los afectados al Ayuntamiento. «Lo único que pedimos es que lo arreglen. No queremos que se limpien las manos y que digan que es de otra institución. Si depende de otra administración, que le pidan que intervenga», pide este residente de la zona.

El Camino de Santa Engracia es una de las entradas al Gurugú. Tiene mucho tráfico de coches durante toda la jornada y también es un punto con un intenso movimiento de peatones porque pone en contacto el barrio con la carretera de Cáceres y con algunas infraestructuras, como por ejemplo el pabellón Las Palmeras.

La situación es especialmente peligrosa para las personas con movilidad reducida o para los que pasan con un cochecito de niño porque apenas pueden cruzar por este punto. Este es el caso de Marcela Palma, vecina de Padre Tacoronte a la que le gusta pasear por la zona. «Ahora suelo darme la vuelta porque pasar con el carrito es una aventura», se lamenta esta pacense. «Además los coches van volando y parece que te van a dar».

Esta vecina señala, además, que hay otros árboles que están inclinados y cree que en las próximas semanas se caerán más sobre la acera. «Al final será imposible pasar por aquí».

Otros problemas

El mal estado de la arboleda no es el único problema que presenta este paso bajo el tren. En el interior del túnel han desaparecido dos rejillas de seguridad, las estructuras que cubren los desagües. No se trata de las tapas habituales en los imbornales, sino que son rejillas de gran tamaño, ya que hay una abertura grande para dar salida a las aguas de la zona. Esto provoca, señala Julio Rodríguez, que haya un riesgo importante de caída para los peatones que deciden pasar por este punto.

Las rejillas, en la práctica, son la mitad de la acera por lo que ahora los peatones deben ir pegados a la zona más cercana al tráfico de coches para evitar un accidente. De nuevo es una situación complicada para las personas con movilidad reducida o los coches de niños.

Bajo las vías del tren, además, han desaparecido varias rejillas de seguridad y puede haber accidentes

González no sabe en qué circunstancias desaparecieron estas rejillas de seguridad, pero señala que no es norma que no se repongan dado el peligro que suponen. Puede ser, explica este vecino, que hayan sido robadas como ocurre con otras tapas de alcantarilla o también puede que se deba que resultaron dañadas, ya que en este paso bajo las vías se han producido dos accidentes de tráfico en poco tiempo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos