Los vecinos aseguran que el asesinado en Las 800 llevaba cubierta la cara

Lugar del tiroteo en Las 800:: / J.V. ARNELAS

Creen que alguien le disparó con una escopeta desde una zona alta próxima al colegio

E.F.V.

Al menos siete disparos se escucharon a las 21.30 horas del domingo junto a las canteras de Las 800, el lugar en el que fue hallado agonizante un varón que terminó perdiendo la vida como consecuencia del disparo que recibió en la cabeza.

Vecinos consultados por HOY han explicado que el suceso se produjo a última hora del día y que fueron los propios residentes quienes avisaron a la Policía al escuchar los impactos de escopeta. «Yo creí que eran cohetes y decidí no salir», ha confirmado una testigo.

Otros vecinos han señalado que en esta zona situada justo a las traseras del colegio de la barriada de la UVA se escucharon primero unos disparos en la calle Plaza de las Escuelas. Con posterioridad volvieron a producirse detonaciones a muy pocos metros, esta vez en la parte baja de la calle Olmo, donde apareció la víctima.

La Delegación del Gobierno en Extremadura ha confirmado que los investigadores recogieron en la zona siete cartuchos de escopeta. Igualmente han señalado que cuando los servicios de emergencia llegaron a la zona el tiroteado todavía se encontraba con vida, si bien las lesiones que tenía en la zona izquierda de la cabeza terminaron causándole la muerte cinco minutos después.

A partir de ese momento, agentes de la Policía Nacional y de la Policía Local establecieron un perímetro de seguridad en la zona. El cadáver estaba en la calle Olmo, junto a un muro de piedra que puede ser visto desde el patio del colegio. A esa zona baja se accede a través de una escalera que comunica con el lugar en que se encuentra el centro educativo.

Algunos vecinos aseguran que el disparo mortal podría haberse realizado desde el mirador situado junto a la parte alta de la escalera por alguien que manejaba una escopeta.

Sobre la identidad de la víctima no han trascendido datos oficiales, pero los vecinos creen que se trata de un joven que tenía entre 20 y 25 años de edad. «No sabemos quién era porque tenía una capucha puesta que no permitía verle la cara», ha señalado un tetigo.

El suceso del domingo ocurrió sólo un día después de que se produjera otro enfrentamiento a tiros en una zona próxima. El sábado los disparos ocurrieron a las 16.30 horas en la calle Gurugú y resultaron afectados varios vehículos estacionados en la calle. La Policía Nacional no tiene constancia de que hubiese heridos pero investiga si ambos incidentes tienen relación. De momento, la Delegación del Gobierno sí confirma que la muerte se ha producido por un «ajuste de cuentas».

El juzgado de instrucción número 4 de Badajoz se ha hecho cargo del suceso, sobre el que ha decretado secreto de sumario.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos