Los conductores de Badajoz piden que el nuevo cruce de la autopista se convierta en raqueta

El nuevo cruce permite cruzar entre Pardaleras y Antonio Domínguez, pero no cambiar de sentido. :: josé vicente arnelas/Gráfico
El nuevo cruce permite cruzar entre Pardaleras y Antonio Domínguez, pero no cambiar de sentido. :: josé vicente arnelas

La intersección que se abrió hace un año en la BA-20 entre Pardaleras y Antonio Domínguez no permite cambiar de sentido

Natalia Reigadas
NATALIA REIGADASBadajoz

Se ha quedado a medias. Es la expresión más repetida entre los conductores pacenses que utilizan a diario en cruce de la autopista entre Antonio Domínguez y Pardaleras. La intersección se abrió hace un año para unir las calles Antonio Cuéllar Gragera y Sor Julia (conocida como el vial de las grullas) y la valoración de los usuarios es regular. Consideran que el cruce ha ayudado a conectar los barrios, pero no permite el cambio de sentido, por lo que no es tal útil como se esperaba. Por ello piden que se convierta en una glorieta partida o raqueta.

«Me hizo mucha ilusión ver a los obreros porque es algo que esperábamos desde hace mucho tiempo, pero ha sido una decepción». El testimonio de María Jesús Luján, una joven que vive en Pardaleras, resume muy bien el sentir de los conductores. «Cuando bajo por la autopista, quiero girar hacia Antonio Cuéllar Gragera (Pardaleras), pero tengo que meterme hacia Antonio Domínguez y subir hasta la rotonda del Cerro de Reyes para dar la vuelta y volver hasta mi barrio. Es absurdo», se lamenta esta vecina.

Más

Ese es el mayor inconveniente del nuevo cruce. A diferencia de otras intersecciones de la autopista, como las de las avenidas Fernando Calzadilla y Villanueva, en este punto no hay raquetas, lo que impide el cambio de sentido. Los conductores que circulan por la BA-20 en dirección al Puente de la Universidad solo pueden girar a la derecha y entrar en Pardaleras y una vez que están en la calle Antonio Cuéllar Gragera no pueden dar la vuelta para cruzar hasta Antonio Domínguez. Deben ir a dar la vuelta más adelante.

«Se ha quedado a medias. Nos sirve para salir del barrio, pero no para entrar. Debió ser rotonda» Paco Gutiérrez Asoc. Vecinos Antonio Domínguez

La situación es aún más complicada en sentido contrario. Cuando los conductores circulan por la autopista hacia la carretera de Sevilla y quieren acceder a Pardaleras, deben entrar en la calle Sor Julia y subir hasta la rotonda de las grullas para dar la vuelta. La calle mide 600 metros por lo que supone un rodeo de 1,2 kilómetros para volver a llegar al cruce. En la práctica los usuarios no pueden usarlo para acceder a este barrio.

En su lugar deben utilizar el cruce entre Pedro Balas López y Fernando Sánchez Sampedro. El problema es que este punto suele estar saturado de tráfico. «Y muy alejado de la carretera de Sevilla. Hay una zona de la autopista, que es lo que siempre hemos denunciado, donde no se puede hacer un cambio de sentido», reclama Paco Gutiérrez, presidente de la Asociación de Vecinos de Antonio Domínguez.

Este representante vecinal señala que la petición que defendieron durante años se ha quedado a medias. «Solo nos sirve para salir del barrio, pero no para entrar».

El presidente de la Asociación de Vecinos de Pardaleras, Juan José Martín, también señala que lo que esperaron durante años fue una rotonda, pero se descartó porque las pruebas de glorietas en la autopista fracasaron. Sin embargo, este representante vecinal cree en su caso hubiese sido la solución idónea.

'Pirulas' para dar la vuelta

Otro problema que señalan los conductores es que, debido a que este cruce no permite dar la vuelta con facilidad, muchos usuarios optan por hacer una maniobra prohibida en el cruce entre las calles José María Giles Ontiveros y Camino del Calamón. En este punto, en la entrada al colegio Leopoldo Pastor Sito, los coches entran y dan la vuelta para cruzar hacia Pardaleras aunque no está permitido. Son 'pirulas' que se repiten constantemente y que ponen en riesgo a los conductores que pasan por la zona.

«Siempre se pensó en hacer glorieta, pero al final se dio esa solución y falta un cambio de sentido» Juan José Martín Asoc. de Vecinos Pardaleras

«No está bien, pero hay que entender a los conductores. Tienes que dar un rodeo enorme por la carretera de Sevilla, así que lo hacen aunque está mal», confiesa Marco Sañán, vecino de la zona.

A pesar de ser un cruce reciente, el enlace entre Pardaleras y Antonio Domínguez tiene una larga historia. Hace más de diez años que los vecinos de ambos barrios piden la instalación de una rotonda. Tras muchas reclamaciones, en 2016 el Ayuntamiento de Badajoz anunció que abriría un punto de la BA-20 para crear una nueva intersección, pero no una glorieta.

Los primeros días fueron complicados. Hubo varios accidentes y la Policía Local tuvo que revisar la señalización para evitar más colisiones. En la actualidad la situación se ha normalizado, pero los usuarios insisten en que se convierta en raqueta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos