Las sombras de la artista portuguesa Margarida Lagarto llegan al Meiac

Margarida Lagarto, Filipa Oliveira y Manuel Costa, posan ayer en el Meiac. :: José Vicente Arnelas/
Margarida Lagarto, Filipa Oliveira y Manuel Costa, posan ayer en el Meiac. :: José Vicente Arnelas

La muestra estrena el acuerdo de intercambio entre el museo extremeño y la Fundación Eugenio de Almeida de Évora

Antonio Gilgado
ANTONIO GILGADOBadajoz

El Meiac desde Badajoz y la Fundación Eugenio de Almeida desde Évora se propusieron hace meses fomentar el intercambio de artistas de un lado y otro de la frontera.

La idea es que creadores extremeños expongan en Évora para darse a conocer entre el público de allí y que el Meiac sea también escaparate del arte contemporáneo vecino.

EXPOSICIÓN

Artistas
Margarida Lagarto. 'Das Sombras do Verao, do Dia e da Noite'.
Lugar
Meiac.
Fecha
Del 14 de febrero al 29 de abril de 2018.
Comisarios
Filipa Oliveira y Manuel Costa Cabral.
Producción
Fundación Eugenio de Almeida, Évora, en asociación con la Fundación Carmona y Costa.

La primera aventura conjunta se inauguró ayer por la tarde en la segunda sala circular del Meiac. Allí se puede ver hasta finales de abril el último trabajo de Margarida Lagarto. Bajo el título 'Das Sombras do Verao, do Dia e da Noite' se adentra en la siempre prolífica relación entre arte y naturaleza.

La proyección de los árboles en el muro ha sido la materia prima del trabajo

La comisaria Filipa Oliveira cuenta que la elección de Margarida Lagarto para inaugurar los intercambios no es casual. «Tiene su taller en Évora desde hace treinta años. Decidió trabajar alejada del círculo artístico y me interesaba esa coherencia». Lagardo ha expuesto varias veces en Arco y la próxima semana estará en Justmad, la feria de arte paralela a Arco. Con su residencia en el Meiac debuta en Extremadura.

Su proyecto parte de una visita a un jardín público de Évora. La artista se fijó en el muro del parque donde se proyectan las sombras de los árboles. Las figuras oscuras sobre la pared han sido la materia prima con la que ha trabajado durante meses.

Las sombras cambian continuamente. Varían de la mañana al atardecer o del verano al otoño. El reto ha sido capturar imágenes que no existen en realidad, que pasan como una película y que no permanecen.

Margarida invitó también a un grupo de jóvenes a esta misma experiencia. Colocaron los cuadernos en el suelo y dibujaron las figuras que formaban las sombras de las ramas en la pared.

Bocetos

El muro blanco, cuenta la comisaria, fue durante mucho tiempo su propio cuaderno de bocetos. Durante meses y meses lo observó, lo fotografió y lo filmó.

La pared inadvertida del pasaje fue transformándose en un pantalla que acogía formas y movimientos. La exposición es el retrato de estos cambios, de como las sombras mutan en las estaciones y durante el día a la noche.

La artista trabajó primero en acuarela y más tarde en carboncillo. Son técnicas diferentes que implican distinta relación con el espectador: la primera requiere acercarse y descubrir, mientras que la segunda sale al encuentro del que mira. No dibuja los árboles ni el muro, sino mayoritariamente las sombras en suspensión. La exposición del Meiac incluye casi una treintena de obras y algunos cuadernos. En su día fue producida por la Fundación Eugenio de Almeida de Évora, en asociación con la Fundación Carmona y Costa y ahora desembarca en Badajoz gracias al compromiso de intercambio de las dos instituciones.

Margarita Lagardo cuenta que eligió Évora para desarrollar su creación artística porque quería estar en contacto con la naturaleza. «Es muy importante para mi trabajo. La naturaleza está muy presente en el arte». La comisaria Filipa Oliveira confirma esta tendencia. Según su experiencia, en el arte contemporáneo está cada vez más presente este vínculo. Los creadores reflexionan sobre el abuso y la capacidad de destrucción del hombre en su entorno. Lo que hace años parecía un discurso minoritario ha ido ganando seguidores. «Hay ahora un nuevo momento que alarma sobre las consecuencias del cambio climático».

La artista pide al público del Meiac que se acerque a estas sombras con esa idea. La naturaleza, insiste, está ahí aunque no nos demos cuenta.

Figuras como las del jardín de Évora se pueden ver en cada rincón. «En el fondo es mirar de otra forma».

El Centro de Arte y Cultura de la Fundación Eugénio de Almeida (CAC), tutelado por la Fundación Eugénio de Almeida, presta especial atención a las manifestaciones contemporáneas y se ha convertido en un centro de referencia nacional y de proyección internacional.

Margarida Lagarto nació en Estremoz en 1954, se formó en la Escuela de Bellas Artes de Lisboa y en la Escuela Antonio Arrojo. Entre sus exposiciones más recientes destacan Paisages en la Galería Monumental del Lisboa. El mismo trabajo que ahora llega a Badajoz estuvo en el Forum de Évora entre mayo y julio de 2017. Ahora este mismo centro debe organizar una recopilación para dar a conocer a un artista extremeño en Portugal. El acuerdo se firmará en breve.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos