La previsión de lluvia dispersa para esta tarde amenaza el Santo Entierro

Nuestro Señor Jesucristo Yacente, en la puerta de San Agustín. :: HOY/
Nuestro Señor Jesucristo Yacente, en la puerta de San Agustín. :: HOY

La patrona vuelve a salir esta noche a las once desde la Soledad de luto riguroso para acompañar en el rezo del rosario Santo EntierroEl Rosario

A. GILGADO BADAJOZ.

A las seis de esta tarde, la previsión es de un 50% de lluvia. El parte meteorológico apunta a lloviznas débiles y hasta entonces toca mirar al cielo.

Carmen María Gutiérrez, la hermana mayor del Santo Entierro, terminó ayer a las cinco de la tarde de colocar las últimas flores a los dos pasos que salen de San Agustín: Nuestro Señor Jesucristo Yacente y Nuestra Señora de las Lágrimas. Antes de tomar una decisión, aclara, revisarán los tres informes meteorológicos que han encargado. «Esperemos que al final podamos salir». La última vez que no pudieron fue en 2011. Hoy esperan cumplir el séptimo año consecutivo en la calle.

El Santo Entierro ofrece a los fieles una de las imágenes más icónicas de la Semana Santa de la ciudad: San Agustín abarrotado de público para ver cómo trabajan los costaleros por las escaleras sacando los pasos. En la pendiente de escalones blancos, el medio centenar de cargadores bajan a pulso al Yacente mientras el público contiene la respiración hasta que se vuelven a meter en las trabajaderas. El Yacente desfila en todo momento custodiado por un cuerpo de militares de Bótoa y antes de la primera 'levantá' es habitual alguna saeta dedicada a los penitentes. Del desfile destaca el respeto que transmite en la calle. «Notas desde el principio el silencio y el recogimiento. Emociona mucho verlo salir», según ha comprobado la hermana mayor, que lleva participando en la Semana Santa de San Agustín desde niña. Igual de emocionante resulta la aparición por la fachada de mármol blanco de Nuestra Señora de las Lágrimas. Una treintena de costaleros la acercan hasta la escalinata con pocos centímetros de margen porque el palio casi no cabe por la puerta. Impresiona ver cómo retienen el palio inclinado entre los escalones. La recogida, donde hay que levantar a pulso las andas, hace que mucho público espere a la puerta para ver la entrada y el punto final. En el recorrido, merece la pena contemplar el cortejo fúnebre a la salida de la plaza de la Soledad.

Más

La hermandad de San Agustín cuenta con una tercera imagen, el antiguo Yacente, que no sale en procesión pero a la que hoy se le puede rezar. Estará custodiada por los hermanos legionarios desde las nueve a las dos de la tarde en la parroquia.

El Santo Entierro quiere dedicar su estación de penitencia a los enfermos. Han abierto la posibilidad de que los fieles retiren al finalizar la procesión las velas de los pasos y entregarán ese dinero a la Asociación Oncológica, a la de enfermos de esclerosis múltiples y a Provida.

Tras la salida de la plaza de San Agustín, el Yacente y las Lágrimas pasarán por la plaza de la Soledad, continuará por Menacho y llegará a la plaza de España. La entrada a la carrera oficial está prevista a las ocho y cuarto de la tarde. El Yacente lleva como acompañamiento musical un trío de capilla mientras que detrás de la virgen toca la Banda Municipal de Música.

El Santo Entierro tiene la consideración de procesión oficial de Badajoz, por eso lleva la banda del Ayuntamiento y en el desfile participan, además de representantes de todas las agrupaciones, las autoridades locales.

Se trata de la hermandad más antigua de la Badajoz, fundada en 1602 por los religiosos de la Orden de Santiago, de ahí la cruz roja con los brazos rematado en flor de lis que lucen sus nazarenos en el pecho. Este año han restaurado los ángeles de la urna donde va el Cristo, una talla anónima del siglo XVIII en las que se aprecia una lágrima bañada en sangre en el rostro. Los ángeles dorados sobre las andas barrocas, la urna acristalada y los claveles rojos resumen el cortejo de este Viernes Santo.

La imagen de Nuestra Señora de las Lágrimas destaca por su manto de terciopelo bordado con orquídeas en oro.

Santo Entierro.
Santo Entierro.

El Rosario

El segundo desfile del Viernes Santo lo protagoniza la patrona de la ciudad. A las once tiene prevista la salida desde su ermita Nuestra Señora de la Soledad. De luto riguroso llegará casi a la una de madrugada a la plaza de España acompañada por miles de fieles. El recorrido se hace en silencio, sin música y rezando el rosario.

La procesión supone una correspondencia de los fieles con la Hermandad. Antes de la salida la plaza se llena de gente con velas esperando a la imagen. Durante el rezo del rosario es habitual que muchos de los acompañantes hagan sus peticiones a la virgen.

En este segunda procesión, la imagen no lleva palio y las flores blancas contrastas aún más el luto. Antes de partir, los nazarenos y costaleros suelen rezar el avemaría. La salida, en silencio, con La Soledad mecida sobre los hombros y a paso lento, provoca una atmósfera de fe y recogimiento en toda la plaza que se rompe con un sonoro aplauso.

Los andamios de la calle Moreno Zancudo han obligado este año a invertir el recorrido para no pasar por este acceso tan estrecho de la plaza Alta.

El enjambre de fieles detrás del cuerpo de nazarenos moviéndose por las esquinas del Casco Antiguo refleja el masivo seguimiento que tiene esta imagen entre los vecinos de Badajoz. La patrona no pasa el duelo sola.

El Rosario.
El Rosario.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos