El deterioro del centro de Badajoz dificulta que la Semana Santa logre el título internacional

El decreto que regula la concesión de Fiesta de Interés Turístico Internacional exige que el entorno del festejo esté recuperado

Natalia Reigadas
NATALIA REIGADASBadajoz

Mañana arranca una de las fiestas más importantes de Badajoz, la Semana Santa, un orgullo para muchos pacenses. Tanto es así que el pasado febrero el alcalde de Badajoz, Francisco Fragoso, anunció que iniciaría un expediente para lograr que sea reconocida con el título de Interés Turístico Internacional. Hasta el momento cuenta con el reconocimiento nacional. Esta aspiración se topa con un obstáculo importante, el mal estado de muchos puntos del Casco Antiguo por los que pasan las procesiones.

Más información

El decreto que regula la concesión del título internacional establece una serie de aspectos que se tendrán en cuenta a la hora de otorgar este reconocimiento. Por ejemplo, tiene peso la antigüedad de la fiesta o su originalidad. Además, esta normativa, en su punto 6, exige que los alrededores del festejo estén cuidados. «Habrá de cuidarse especialmente el entorno urbano, monumental y paisajístico del lugar de celebración de la fiesta y a tal efecto deberán aportarse los correspondientes permisos e informes de las actuaciones encaminadas al cumplimiento de estos fines», indica el anuncio del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio. La norma es clara. La zona debe estar rehabilitada o en proceso de recuperación con documentos que demuestren que va a estar arreglada.

Hace una semana que la calle Moreno Zancudo, antigua Zapatería, está cortada por el riesgo de derrumbe de dos edificios. El Ayuntamiento inició este jueves una obra de urgencia para asegurar las estructuras porque en unos días deberían pasar por este punto las cofradías de La Concepción y La Soledad. Pese al comienzo de los trabajos, la Hermandad de la Soledad ha decidido este jueves no subir el Viernes Santo hasta la plaza Alta para evitar precisamente la calle Moreno Zancudo.

Este incidente se debe a dos edificios que llevan más de una década abandonados. Hay un proyecto para que se conviertan en una escuela de flamenco, pero las obras no han comenzado. En el Casco Antiguo es una historia común. HOY ha recorrido las 30 calles de la zona monumental por las que pasarán estos días las procesiones y en todas hay inmuebles ruinosos, solares abandonados, empedrados destrozados, asfalto deteriorado o menudeo de drogas.

Dónde no hacer fotos

La Semana Santa es uno de los momentos más bonitos para hacer fotos en el centro de la ciudad. Hay imágenes imprescindibles como La Soledad con la Giralda al fondo, la salida de San Agustín o cualquier paso en su carrera oficial frente a la catedral. Pero también hay puntos donde es mejor no sacar la cámara.

HOY comienza el recorrido por la plaza Alta. Este es uno de los espacios más recuperados aunque tiene varias cuentas pendientes.La Junta debe recuperar las fachadas de las Casas Coloradas que sufren problemas por la humedad y hay un inmueble, entre las calles Moreno Zancudo y Norte, que está sin rehabilitar pendiente de un proyecto para ser hotel desde hace años.

Cerca de allí, las procesiones de este año y los que acudan a seguirlas verán otra de las peores estampas del centro. La Soledad pretende este año hacer un nuevo ‘revirao’, girar en Moreno Zancudo por la calle Encarnación y pasar por la Plaza de Santa María. En este punto está la calle Norte, que lleva tres años y medio cerrada con muros por el riesgo de derrumbe de varias casas. Estos inmuebles también forman parte del proyecto de hotel pendiente en la Plaza Alta.

La imagen de los edificios que se han ido cayendo a trozos con el andamio que los sujeta y el muro que cierra la calle ya es bastante negativa. Además hace unas semanas que un indigente ha abierto la puerta que hay en el murete y se ha instalado a vivir entre los bloques de hormigón del andamio. En este espacio, con un colchón y una manta, ha improvisado su vivienda y a solo unos metros de esta imagen pasará la Patrona de la ciudad.

En la mayor parte de las 30 calles del centro por las que pasan procesiones hay edificios ruinosos

En Soto Mancera, por donde continuaría el ‘revirao’ de esta nueva ruta, también hay un solar desde hace años. En estas parcelas sin edificar el mayor problema, además de los muros desnudos, es el cableado que suele colgar de cualquier forma de postes de madera. Esto supone un peligro para el paso de costaleros y además da mala imagen.

En San Pedro de Alcántara, la calle que une la Plaza de la Soledad y la de San José, también hay grandes solares vacíos desde hace años. En la propia plaza, uno de los centros de la fiesta al estar la iglesia de la Patrona, el mayor problema está en los edificios vacíos. La Giralda está en venta desde hace 16 años, pero no encuentra inquilino, mientras que Las 3 Campanas cuenta con un proyecto para convertirse en hotel. Las obras comenzaron hace un año pero quedaron paradas al encontrarse restos arqueológicos en un solar de la calle Duque San Germán que es anexo al edificio.

Las cuentas pendientes en el entorno de La Soledad son varias. En las calles De Gabriel y Santa Lucía, por donde las procesiones conectan esta zona con Puerta Palmas, hay un balance desigual en las viviendas. Hay edificios rehabilitados y otros en mal estado. Un ejemplo es la casa de nacimiento de Vicente Barrantes, un inmueble noble muy vistoso cuya fachada, sin embargo, está muy dañada.

Otro de los puntos indispensables en esta fiesta es la plaza de España. En Hernán Cortés y Vicente Barrantes, las vías que suben desde La Soledad, el mayor problema son los comercios vacíos, cuyos escaparates están abandonados. Lo mismo ocurre en Donoso Cortés, que también presenta fachadas deterioradas y el cableado en malas condiciones. Al final de esta calle se encuentra Bravo Murillo. Las esquinas de esta vía con San Juan y Arco Agüero son muy especiales para la Semana Santa pacense. Son ‘reviraos’ clásicos en los que el público se amontona para poder comprobar la habilidad de los costaleros haciendo girar el paso en estos estrechos cruces. La estampa que rodea esta imagen, sin embargo, no es tan bonita. En este punto se acumulan los edificios ruinosos, entre ellos, el Conventual Concepcionista, abandonado desde hace años. La calzada en estas calles también es un problema. Está llena de baches y agujeros que dificultan el trabajo de los costaleros y dan mala imagen a los visitantes.

La calle López Prudencio es la principal conexión entre plaza de España y San Andrés y varias procesiones pasan por esta larga vía. Son las traseras de la catedral, que también están pendientes de una mejora porque actualmente la fachada está muy deteriorada.

En San Andrés el problema es el empedrado portugués. Se trata de un rasgo muy especial de la plaza, pero está levantado y faltan piezas. Las procesiones, además, suben a este punto por las calles Eugenio Hermoso y Doblados. La primera es una de las que tiene más casas en ruinas y solares abandonados del Casco Antiguo. En Doblados, en el número 21, los pasos desfilarán ante una vivienda pendiente de rehabilitación que está llena de basura. Es una estampa bastante común también en el barrio con la que tendrán que convivir las procesiones que aspiran al título internacional.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos