El sol hace brillar el día grande de San Roque

Nazarenos de varias generaciones al frente de La Borriquita en Ricardo Carapeto. :: pakopí

La Borriquita, que adelantó su salida media hora, fue acompañada por una multitud hasta el centro de la ciudad para hacer la primera carrera oficial La cofradía de este barrio destaca por contar con muchas familias al completo que participan en el desfile

Natalia Reigadas
NATALIA REIGADASBadajoz

Tras una semana de incertidumbre, la lluvia ni se asomó a San Roque y su Borriquita pudo lucir bajo el sol en el día grande de este barrio en la Semana Santa pacense. El Domingo de Ramos, un año más, contó con miles de pacenses en la calle y fue una de las procesiones más familiares.

Prueba de ello son los hermanos Manuel y Javier Cuenca, que llevan 24 y 20 años saliendo como costaleros con esta cofradía. Ayer se ayudaban el uno al otro a colocarse el costal. Con cuidado y cariño se retocaban la prenda. «Es importante que esté bien para llevar el peso correctamente», indicaba Manuel. «Las arrugas pueden hacerte daño», añadía Javier, que explicaba que su participación en la Semana Santa es cuestión de tradición y fe. El padre de estos hermanos que ayudan hombro con hombro en la misma cuadrilla fue costalero del Cristo de la Paz y su madre vistió a la Virgen. Ahora una de sus hijas ya es diputada de los hebreos y otro de sus hijos, de 15 años, está deseando cumplir los 18 para convertirse en costalero.

En imágenes

A las 16.15 ayer, en la parroquia de San Roque, ambos hermanos esperaban serios, emocionados, a que saliese su paso junto a otros muchos costaleros y nazarenos. Entre todos se repitieron los abrazos, los besos y las palmadas en la espalda en una cofradía llena de parientes. Fuera, en la puerta, también las familias del barrio esperan el cortejo.

«Es la primera vez que viene Miguel, que está dormido, pero de mayor le diremos que no se ha perdido ninguna Borriquita». Lo explicaba ayer Marina Maya, vecina de San Roque, que fue a ver la salida con su marido, su hija Lucía y su hijo recién nacido, de solo tres meses. «Yo también venía con mis padres. Es una tradición muy fuerte para los vecinos».

Por fin a las 16.45 horas los fotógrafos y cámaras salieron de la iglesia y comenzaron los codazos y los cuellos estirados. «Ya llega». Ayer esta procesión se adelantó media hora de su horario habitual, que eran las cinco de la tarde. Fue una decisión de la cofradía por los niños que participan en el desfile. Cuentan con muchos nazarenos menores de edad, además de los hebreos, por lo que han buscado terminar antes. Unos minutos después de salir la prensa, finalmente el paso de la Entrada Triunfal de Cristo en Jerusalén se asomó a la puerta, sonó el himno de España y la plaza Santiago Arolo Viñas estalló en una ovación.

El paso giró hacia la calle Porvenir, un giro complicado que se llevó otra ovación. «Es impresionante», susurró Marina Maya. «Me gusta y lo he visto 20 años», añadió. Los vecinos destacan que este paso, con dos cuadrillas de 35 costaleros, impresiona por su tamaño y porque logra el efecto del avance de la borriquita.

Salida de rodillas

Ya en medio de la calle Porvenir, el paso se paró para esperar a la Virgen. Fue a las 17.10 horas cuando los nazarenos con capa azul que acompañan Nuestra Señora de la Palma se colocaron a la salida y llegó uno de los momentos más emocionantes de esta procesión. Este paso obliga a los costaleros a sacarlo de rodillas por la puerta para que el palio pueda pasar. Un esfuerzo enorme por el tamaño que cargan. Tras superar el umbral, el capataz dio la orden y se alzaron. El público aplaudió y sonó de nuevo el himno español.

Los Costaleros sacan de rodillas a la Virgen
Los Costaleros sacan de rodillas a la Virgen / PAKOPÍ

Finalmente, ambos pasos enfilaron la calle Porvenir, el primero acompañado por la Agrupación Musical Santísimo Cristo Rey y el segundo por la Banda de Música la Soledad de la Algaba. Ambas imágenes, además, estrenaron novedades ayer. La más importante acompañó a La Borriquita, ya que los tres apóstoles realizados por Santiago Arolo que acompañan al Cristo han sido rehabilitados por el experto Ricardo Augusto Kantowitz en su taller del Casco Antiguo.

En el paso de la Virgen también pudo apreciarse una nueva saya bordada por Antonio Vargas, el mismo bordador que elaboró el espectacular palio que lleva este conjunto. La saya ha sido donada por la familia Pérez Jiménez y se incorpora así a una de las imágenes más queridas en San Roque.

Una vez cruzado el puente sobre el Rivillas, un momento bonito porque muchos vecinos esperan en este punto para recibir a la procesión, La Borriquita con sus 150 nazarenos y 50 niños vestidos de hebreos, enfiló la subida a San Andrés. En esta plaza también se amontonó el público que luego acompañó al cortejo hasta la Plaza de España.

Ya frente a la catedral, esta procesión protagonizó la primera carrera oficial del año, ya que el sábado se estrenó la nueva cofradía del Cerro de Reyes (Jesús Obrero), pero aún no entra dentro del programa oficial. Tras su paso por la Plaza de España, la hermandad de San Roque retrocedió en dirección a su barrio para recogerse en la parroquia pasadas las 23.00 horas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos