Badajoz recibirá en silencio al Cristo de la Espina y con fervor al Calvario

El monte de claveles del Cristo de la Espina será sustituido por brezo silvestre. :: J. V. ARNELAS/
El monte de claveles del Cristo de la Espina será sustituido por brezo silvestre. :: J. V. ARNELAS

Voces Corales cantará a la procesión de las Descalzas en la Soledad y la hermandad de la Estación anuncia siete horas de desfile

EVARISTO FERNÁNDEZ DE VEGA BADAJOZ.

Bajo un cielo raso y con una temperatura más que agradable -la previsión anuncia una máxima de 23º- saldrán esta noche a la calle la cofradía de los ferroviarios y la hermandad de las Descalzas. Únicos en la margen derecha unos, inmensos en su patrimonio otros, los dos desfiles anuncian más de siete horas de fervor cofrade.

Más

Ambas procesiones tienen marcado su inicio a las 21.00 horas de este Martes Santo, pero en la calle Canarias, al otro lado del río, los costaleros del Calvario comenzarán a preparar el paso una hora antes.

«A la gente le encanta ver el montaje, es la única cofradía en la que se puede disfrutar de este espectáculo», presume Juan Alberto Moreno, capataz de las dos cuadrillas, una de hombres y otra de mujeres, que cargarán sobre sus hombros las imágenes del Santísimo Cristo de la Angustia y María Santísima de la Misericordia.

Bajo el paso irán 32 costaleros distribuidos en ocho trabajaderas. Entre las dos cuadrillas han sumado diez ensayos y esta noche marcharán al son de la Banda de Cornetas y Tambores del Resucitado de Badajoz. «Quienes van debajo me dicen que el paso es cómodo de llevar, liviano, pero no entraremos en carrera oficial hasta la una de la madrugada».

Antes, la procesión de los ferroviarios cruzará el puente de Palmas, iluminado por las velas en una estampa que gusta a los fotógrafos.

Superada puerta de Palmas continuarán en dirección a la plaza de la Soledad, donde serán proclamadas por el párroco de San Fernando las Siete Palabras que pronunció Jesucristo antes de su muerte. Una vez concluido este acto subirán a la plaza de España, donde entrará la cruz de guía a la una de la madrugada.

En la procesión de hoy se estrenan los faldones del paso, que han sido enriquecidos con sedas en damasco de color morado y pasamanería de oro realizada en el taller de costura de la cofradía.

La imagen de María Santísima de la Misericordia estrenará una saya en terciopelo negro; los puños y el tocado, hechos a mano por sus camareras; y puñal en plata y circonitas donado a la hermandad.

Desde las Descalzas

La segunda procesión de la noche partirá del Convento de Nuestra Señora de la Merced (Las Descalzas), templo en el que se venera a las imágenes de Nuestro Padre Jesús de la Espina y María Santísima de la Amargura, dos valiosas tallas anónimas realizadas en los siglos XVII y XVIII.

El capataz del Cristo será Juan Carlos García Romero mientras que la Virgen será guiada en su camino por Juan Luis Suero Villa. Ambos forman parte de la Asociación de Costaleros y Capataces San José, un colectivo que resulta clave en la Semana Santa de Badajoz.

La presidenta de la hermandad, Ana Sánchez-Barriga, espera que el desfile entre en la plaza de España a la 23.15 horas. Antes, en torno a las 22 horas, el Coro Voces Corales de Badajoz cantará a los dos pasos a las puertas de la Ermita de la Soledad. En torno a la 1 de la madrugada el desfile regresará a su templo.

Quienes hoy presencien el paso del Cristo de la Espina podrán observar que en lugar de pisar un monte de claveles rojos llevará bajo sus pies un monte verde de brezos silvestres. «Es la segunda vez que prescindimos de las flores para expresar nuestra ayuda a las personas que más lo necesitan», explica Sánchez-Barriga.

La Pontificia Hermandad y Cofradía de Nuestro Padre Jesús de la Espina y María Santísima de la Amargura cuenta en la actualidad con 750 hermanos. De ellos, alrededor de 250 vestirán esta noche el hábito de nazareno, aunque el número de participantes se incrementa de forma importante con los niños de monaguillo y dalmática.

El silencio, sólo roto por el cornetín de orden, caracterizará un desfile que pondrá en la calle uno de los patrimonios más valiosos de la Semana Santa de Badajoz. «Todo se lo debemos a las refundadoras de la cofradía, hicieron todo lo posible para que tengamos un desfile digno».

Sánchez-Barriga destaca la calidad del manto de la Amargura, al que se refiere como «el mejor de toda la Semana Santa».

El paso de la Amargura reestrena sus bambalinas laterales, con lo que se completa la restauración completa del paso realizada en los talleres de Enrique Carrascales. Además, los costaleros de San José han costeado la reforma del chasis que soporta el paso del Cristo para que pueda entrar un costalero más en cada trabajadera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos