Hoy

video

El Cristo de la Angustia durante la ofrenda floral.

Badajoz recibe entre aplausos al Calvario de San Fernando

La hermandad de San Fernando despertó la admiración de los pacenses que por primera vez veían al crucificado de la Angustia acompañado de su madre, la Virgen de la Misericordia, en un mismo paso. Los aplausos se repitieron durante todo el recorrido así como las exclamaciones de sorpresa al ver la nueva imagen de la Virgen, el gran estreno de la Pasión pacense de este año. La talla, del imaginero sevillano David Valenciano, tuvo una excelente acogida entre el público, que fue testigo de su primera estación de penitencia por las calles pacenses. A la conclusión del desfile, estaba previsto que el paso descanse hasta el viernes en la iglesia de San Juan de Ribera, en la plaza Minayo, un hito histórico ya que no se recuerda que haya entrado en siglos una procesión en su templo. En la magna podrá verse de nuevo el magnífico calvario clásico, que llega para enriquecer aún más la Semana Santa de Badajoz.

El Martes Santo, además, fue la noche de la Espina, una de las procesiones más solemnes y seguidas por los pacenses. El paso del Cristo, portado por los costaleros de San José, es una maravilla en la calle y tras él, decenas de mujeres alumbrando, ya que esta procesión no admite nazarenas en su cortejo. Detrás, la elegancia señorial de la Esperanza, y la seriedad de un cortejo, que lo convierte en único en la Semana Santa pacense.