Hoy

La Virgen de los Dolores recorrerá esta noche las calles de Badajoz

María Dolores Monago, con su hija María Dolores en brazos, ante la Virgen de los Dolores. :: c. moreno
María Dolores Monago, con su hija María Dolores en brazos, ante la Virgen de los Dolores. :: c. moreno
  • Será un momento especial para la familia Monago Cansado, donde es tradición que las niñas lleven el nombre de esta tradicional imagen

Lola Thovar sólo tiene seis meses, pero ya ha sido presentada a la imagen de la Virgen que lleva su nombre. Ocurrió el viernes, en la parroquia de la Concepción, y estuvo acompañada por su madre, Loli Monago, y su abuela, Lola Cansado. María Dolores abuela, María Dolores madre y María Dolores hija cumplieron con la tradición que desde hace tres décadas hace que participen cada Viernes de Dolores en la ofrenda floral con la que se da inicio a la Semana Santa pacense.

En ese acto, la hermandad de los comerciantes recibe los claveles rojos y los claveles blancos que ornamentarán esta noche los dos pasos que desfilarán por el centro de la ciudad. «En nuestra familia éramos ocho Dolores, porque también está mi suegra, María Dolores Pociño, y la madrina de mi hija, que es hija de mi suegra», explicaba el viernes Loli Monago.

Esta joven madre recuerda que desde niña siempre ha acompañado a su madre a la parroquia de la Concepción el Viernes de Dolores. Como ocurrió el viernes, cuando ofrendó unos claveles que lucirán esta noche en el paso de palio de la Virgen, cuya imagen vestirá una saya de terciopelo bordada en plata de gran antigüedad.

La procesión saldrá a las 21 horas. En ese momento se abrirá la puerta del templo para que asome a la puerta la cruz de guía con la que se dará inicio a un desfile en el que también tendrá protagonismo la imagen de Nuestro Padre Jesús de la Humildad (Oración en el Huerto), que vestirá una túnica beige bordada en oro.

Este año el paso volverá a llevar la talla del ángel realizada en el siglo XVII, pero no irá delante del Cristo, sino detrás, para evitar que quite visibilidad a la imagen titular.

El Cristo de la Humildad es una talla anónima del siglo XVII que irá acompañada por las imágenes de San Pedro, Santiago y Juan. Bajo las andas habrá 40 costaleros a las órdenes del capataz Antonio Jesús Pérez González.

Corona de plata repujada

También es anónima la talla de María Santísima de los Dolores, que lleva en una de sus manos tres grandes clavos de plata y en la otra, un pañuelo y algunos rosarios. En su paso destaca la corona de plata maciza repujada realizada en la Joyería Álvarez Díaz y el espectacular palio que fue realizado para la hermandad por el bordador pacense Juan Manuel Expósito.

Belén García (camarera de la VIrgen) con Alba en brazos, Maite Valor (hermana mayor), María Teresa Salas (Camarera) y María Dolores Monago, con su hija María Dolores

Belén García (camarera de la VIrgen) con Alba en brazos, Maite Valor (hermana mayor), María Teresa Salas (Camarera) y María Dolores Monago, con su hija María Dolores / C.M.

De portar a esa hermosa imagen se encargarán 35 esforzados costaleros dirigidos por el capataz Luis Zacarías Paredes y el acompañamiento musical correrá a cargo de la Banda de Guzmán Ricis de Barcarrota, mientras que el paso de misterio llevará la Agrupación Musical Cristo Rey.

Maite Valor ha vivido este fin de semana con mayor tranquilidad que otros años. Las previsiones meteorológicas no apuntan riesgo de lluvia y todo parece indicar que la procesión saldrá a la calle sin ningún problema.

Procesión suspendida

Atrás quedan los tres años consecutivos en los que la cofradía se vio obligada a suspender la procesión. «Eso causa mucha frustración, porque los hermanos viven esta salida con mucha ilusión. Tenemos que hacer el gasto en flores, en banda de música, en tener todo a punto... Es una pena cuando a las nueve y media de la noche tienes que salir a la puerta para comunicar que no puedes salir para garantizar la supervivencia del valioso patrimonio que tenemos».

Esa incertidumbre no existe este año y salvo sorpresa mayúscula el Cristo del Humildad y María Santísima de los Dolores desfilará acompañados de casi 200 nazarenos.

Será el culmen a un intenso año de trabajo en el que la cofradía ha realizado una peregrinación a Guadalupe y otra a Fátima, un fin de semana solidario en el que recogió 1.500 kilos de alimentos para Cáritas parroquial y para el comedor social de San Vicente de Paúl, triduos en honor a sus imágenes titulares, un viacrucis e incluso ha colaborado en el montaje del belén parroquial.