Hoy

Los bares extremeños podrán abrir dos horas más durante 17 días

Terrazas del Casco Antiguo llenas viendo el paso del Amarrao de la procesión de La Soledad.
Terrazas del Casco Antiguo llenas viendo el paso del Amarrao de la procesión de La Soledad. / HOY
  • La asociación contra el ruido Espantaperros rechaza la ampliación de horarios en el Casco Antiguo

Los establecimientos públicos de toda Extremadura podrán cerrar dos horas más tarde de su horario habitual desde este viernes y hasta el próximo día 23 de abril por la Semana Santa.

El Diario Oficial de Extremadura ha publicado este miércoles la autorización de la Secretaría General de Política Territorial y Administración Local de la Junta, que extiende la ampliación horaria a la semana siguiente a la de Pasión. En total, diecisiete días en los que los bares podrán estar abiertos durante dos horas más.

Esta prórroga más allá del domingo de Resurrección se explica por la celebración en varios municipios de la región del lunes de Pascua y de las romerías el fin de semana siguiente. «La ampliación una semana después de la Semana Santa ya se hizo el año pasado, dado que coincide con la celebración en algunos municipios extremeños de fiestas patronales, lo que vienen siendo ‘segundas pascuas’», argumentó ayer la Junta de Extremadura.

La autorización ha caído como un jarro de agua fría entre los vecinos del Casco Antiguo, declarado como zona saturada por acumulación de ruidos desde el año 2010. El colectivo que los agrupa, la asociación contra el ruido ‘Espantaperros’, mostró ayer su rechazo frontal a que la ampliación horaria se aplique en el Casco Antiguo.

«La Semana Santa y sus procesiones claramente deben celebrarse en gran parte en el Casco Antiguo, pero creemos que el cierre de las discotecas a las 7 de la mañana y los bares normales a las 3.30 horas no tiene nada que ver con una fiesta religiosa y de fervor popular», valora José María Iglesias, secretario de la asociación contra el ruido Espantaperros.

Este conflicto viene de lejos y se recrudece cada vez que se autoriza la ampliación del horario de cierre de los bares con motivo de alguna fiesta en la ciudad. En Carnavales fue la última vez que la asociación levantó la voz. Su argumento es que el derecho al descanso de los vecinos «tiene que estar por encima de la diversión y el ocio y de los beneficios económicos de la hostelería y tanto la Junta como el Ayuntamiento tienen la obligación de protegerlo», justifica Iglesias.

Hacer una excepción

Por ello, ayer mismo el colectivo registró una solicitud en el Ayuntamiento para que haga una excepción a la ampliación horaria de la Semana Santa y deje fuera al Casco Antiguo. «Nosotros no nos oponemos a la ampliación de horarios en la región ni en otra zona de Badajoz, solo en el Casco Antiguo porque es zona saturada de ruidos y eso es lo que pedimos», añade.

El colectivo ‘Espantaperros’ entiende que, el margen horario dado a los bares, muestra que no hay «ninguna sensibilidad hacia los vecinos que tenemos problemas para descansar todos los fines de semana del año y ahora nos añaden dos semanas y media completas ininterrumpidas».

Su intención es que en el Casco Antiguo se mantenga el horario de cierre normal durante todos los días de la Semana Santa.

Por su parte, el Ayuntamiento dijo ayer que estudiarán la resolución de la Junta de Extremadura sobre la ampliación horaria y que si toman alguna decisión, se conocerá hoy. Entretanto, en el bando municipal sobre Semana Santa, se recoge respecto a la ampliación del cierre que «se actuará conforme a la resolución de la Secretaría General de Política Territorial y Administración Local de la Junta de Extremadura». Hay que recordar que la Pasión pacense está reconocida como Fiesta de Interés Turística Nacional y que aspira a su declaración Internacional.

Del otro lado, está la Confederación de Empresarios Turísticos de Extremadura, Cetex, que solicitó a la Junta la ampliación de dos horas más para la hostelería durante toda la Semana Santa y que ayer aplaudió que atendiera su petición.

«En Semana Santa vienen muchos turistas y lo normal es que puedan cenar y tomarse algo durante las procesiones, sobre todo porque la mayoría se recogen tarde y hay pasos que salen de madrugada», argumenta Antonio Martínez, gerente de Cetex.

Las cifras que la Confederación maneja hasta el momento sobre la llegada de turistas están superando las expectativas. Al lleno de las casas rurales, se suma una ocupación hotelera en Cáceres que roza el cien por cien entre el jueves Santo y el domingo de Resurrección, y en Badajoz, un poco más baja.