Un tío en la Seguridad Social: el gancho del estafador de las subastas para engañar a sus víctimas

El condenado escucha la sentencia que le será impuesta./PAKOPÍ
El condenado escucha la sentencia que le será impuesta. / PAKOPÍ

Las personas afectadas por este fraude no esperan recuperar el dinero, un total de 144.390 euros que aún les debe

E. F. V.

A tres años de prisión ascenderá la pena impuesta a Óscar D. P. M., el vecino de Badajoz que este martes se confesó responsable de la pérdida patrimonial sufrida por varias personas que le entregaron importantes cantidades de dinero con la intención de adquirir vehículos y viviendas en subastas de la Seguridad Social que, finalmente, resultaron ser falsas.

Más información

Esos hechos delictivos tuvieron lugar en 2016. Ese año, el ahora condenado estafó más de 180.000 euros a siete personas ofreciéndoles un supuesto trato preferente en la adquisición de bienes que, según les decía, iban a ser subastados.

Su sistema de persuasión dio resultado en todos los casos pues les garantizaba que a cambio de la entrega de una determinada cantidad de dinero podrían adquirir a precios «muy ventajosos» vehículos y viviendas embargados por la Seguridad Social.

Para conseguir que su oferta pareciese atractiva, hacía creer a los futuros compradores que en la Tesorería General de la Seguridad Social trabajaba un tío suyo que les permitiría adjudicarse los bienes a un valor sensiblemente inferior al que tendrían en el mercado real. Para dar veracidad al engaño, entregaba a los futuros compradores documentación en la que aparecía el membrete de la Tesorería de la Seguridad Social.

Ese documento se correspondía con una solicitud de participación en subasta, el modelo oficial que se utiliza para presentar posturas en sobre cerrado. A ello unía las instrucciones para hacerlo, todo ello «con datos personales propios y de los adquirientes futuros, así como con los datos relativos a los bienes a adquirir».

Iba a la Tesorería

Los afectados explicaron en su momento que Óscar D. P. M. se desplazaba «estratégicamente» a las dependencias de la Seguridad Social para acompañarlos. Una vez allí, los convencía para que lo esperasen fuera mientras entraba a realizar las supuestas gestiones.

En otras ocasiones les mostró reportajes fotográficos o documentales de los bienes a adquirir después de extraerlos de páginas web. «Asimismo, mantenía simultáneamente, en presencia de los futuros adquirientes, conversaciones con el supuesto contacto y, en algunos casos, incluso permitía al estafado hablar con su supuesto tío para que pudieran preguntarle detalles sobre las operaciones que iban a formalizar.

Con esa puesta en escena conseguía que le entregaran el dinero que solicitaba como adelanto de la operación, un pago que aceleraba tras convencerlos de «la urgencia de la inversión» y advertirles del riesgo de perderla si dejaban pasar la «oportunidad».

La Fiscalía de Badajoz ya había concluido en su escrito de calificación provisional que todo ese montaje no era más que una «pura ficción».

Por esos hechos, el Ministerio Público proponía una condena de tres años de prisión que este martes aceptó la abogada de la defensa en una sentencia de conformidad que cuenta con el respaldo de todas las acusaciones.

En la condena que será firmada en los próximos días el acusado se reconocerá culpable del delito continuado de estafa, para el que se imponen tres años de cárcel y el pago de una multa de 540 euros.

Esa cantidad la tendrá que pagar a lo largo de seis meses a razón de 3 euros diarios. En caso de impago, tendrá que cumplir tres meses de cárcel más.

Indemnizar a los afectados

En la sentencia también se le obligará a indemnizar a los afectados con las cantidades estafadas: 15.850 al primero de los perjudicados; 32.000 al segundo; 42.000 al tercero; 15.600 al cuarto; 15.500 al quinto; y 23.440 al sexto.

Antes de la celebración del juicio que había sido señalado para el día del 12 de diciembre, el afectado ya había devuelto a algunas de las víctimas parte del dinero estafado: 17.000 euros en un caso, 10.500 en otro, y 1.000 a una tercera víctima.

Los afectados afirmaron este martes que de momento no esperan recuperar el dinero porque el condenado asegura que no tiene la posibilidad de hacer frente a esas cantidades.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos