Un reventón inunda por segunda vez en diez días la avenida Alcaraz y Alenda

Un operario de Aqualia baldea la acera de José María Alcaraz y Alenda ayer por la mañana. :: j. v. arnelas/
Un operario de Aqualia baldea la acera de José María Alcaraz y Alenda ayer por la mañana. :: j. v. arnelas

El 2 de marzo el problema se produjo en el colector, que comenzó a expulsar aguas fecales, mientras que el domingo se rompió una tubería de suministro

Evaristo Fdez. de Vega
EVARISTO FDEZ. DE VEGABadajoz

Un atasco en el colector de aguas fecales y la rotura de una tubería de suministro han causado durante los últimos diez días dos importantes inundaciones en la calle Salesianos, cuyo tramo final desemboca en la avenida José María Alcaraz y Alenda, frente a las pistas de BMX.

La primera incidencia se produjo el viernes de 2 marzo, a última hora de la mañana. Ese día llovió con fuerza en la ciudad, y según cuentan los vecinos, el colector de aguas fecales comenzó a expulsar agua sucia hacia el exterior en lugar de absorberla.

Testigo de lo sucedido es Manuel Ariza, de la librería Oficoex. Su negocio está justo en la esquina de la calle Salesianos con Alcaraz y Alenda. «Menos mal que la mayoría de los materiales los tengo en alto, porque si no las pérdidas habrían sido importantes», confirmaba ayer.

Las dos averías han afectado el tramo final de la calle Salesianos, donde hay varios negocios

En su caso, el problema surgió en el aseo de su negocio, que comenzó a expulsar agua por la taza del váter. «La suerte es que me avisó la chica de la tienda de fotografías, ella vio que comenzaba a salir agua por la puerta de la calle y reaccioné rápidamente».

Ariza fue perjudicado directo, perdió unos 500 euros en materiales de librería, pero las consecuencias de ese atasco afectaron a todos los comerciantes de la calle. «En nueve años que llevo aquí nunca había visto una cosa así. Por las tapas de registro de la calle salían las aguas sucias de los bajantes de los bloques de pisos, todo se llenó de papel higiénico y de suciedad, la calle quedó hecha un asco», confirma Guillermo Moreno, de la tienda de deportes Sport Planet.

Ese episodio ocurrió el viernes 2 de marzo y casi estaba olvidado cuando el vecindario se vio sorprendido por un inesperado reventón que volvió a inundar la calle el domingo por la mañana.

Esta segunda avería se produjo en una conducción que va enterrada bajo un espacio ajardinado. Debió afectar a una tubería de suministro, de la que comenzó a manar una gran cantidad de agua y barro que inundó el extremo final de la calle Salesianos y un importante tramo de la avenida José María Alcaraz y Alenda.

Los vecinos han confirmado que el agua cubrió una de las aceras de la avenida y también la explanada de aparcamientos en la que se encuentra la freiduría La Mar. En todo ese tramo, una capa de barro ocultó las baldosas de la acera, que se convirtieron en una peligrosa 'pista de patinaje' para los peatones.

Baldeo de aceras

Esa es la razón por la que la empresa Aqualia envió ayer una cuadrilla de limpieza que baldeó la zona con una manguera de alta presión. Eliminaron el barro y devolvieron a la zona su aspecto habitual.

La empresa que tiene encomendado el Servicio Municipal de Aguas confirmó ayer por la tarde que el reventón del domingo se produjo de forma fortuita a las 7.30 de la mañana al romperse una tubería de fibrocemento de 15 centímetros de diámetro, «sin afectar al suministro ni al tráfico».

Desde Aqualia se indica que tanto este domingo como el viernes 2 de marzo las reparaciones fueron realizadas con la mayor celeridad posible para reducir las molestias a los vecinos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos