La rehabilitación del Campillo de Badajoz arranca con diez edificios dispersos por todo el área

La rehabilitación del Campillo de Badajoz arranca con diez edificios dispersos por todo el áreaGráfico

Impulsará la regeneración de toda la zona comprendida entre la torre de Espantaperros y la ronda del Pilar

ROCÍO ROMERO BADAJOZ.

Se verá por todo el barrio. Las diez casas que otros tantos equipos de arquitectos rehabilitarán en el Campillo están diseminadas entre la torre de Espantaperros y la ronda del Pilar. Ello implica que las actuaciones impulsarán la rehabilitación del barrio en distintos puntos, no se trata de diez solares anexos, sino de diez parcelas dispersas por todo el área.

Más información

El concurso de ideas que firmó el Ayuntamiento con el Colegio de Arquitectos es peculiar. Todos los arquitectos tenían que realizar su propuesta sobre el mismo solar y, en función de la puntuación que lograran, se les han ido adjudicado otros. En total, son diez promociones.

Así que el único proyecto que realmente saldrá adelante es la propuesta ganadora. Esa está firmada por Daniel Jiménez, Jaime Olivera y Begoña Prieto Galeano.

Solo la propuesta ganadora del concurso tiene el proyecto, los otros nueve tienen ahora que diseñar sus ideas

Una vez que esté terminada, lo que apreciarán los viandantes será una «fachada sencilla, con acabados de revoco de cal (blanca), teja inclinada a un agua hacia la calle como marca el plan especial de protección del casco histórico y unas azoteas tipo mirador. La carpintería será oscura. Es un conjunto contemporáneo, pero cumpliendo la normativa y adaptándose al casco histórico en el que se encuentra». Así lo explica Daniel Jiménez, quien señala que «una vez que esté acabado, no se sabrá si es de este siglo o de otro porque remitirá al casco histórico».

Esto será así porque su idea respeta, en primer lugar, la forma histórica de ese solar. Tiene una geometría triangular que aparece tal cual en documentos de 1645 y que los arquitectos han decidido respetar. De hecho, mantiene las seis viviendas y los tres patios que han visto delimitados en planos antiguos. El solar se ubica entre las calles Jarilla, Costanilla y San Lorenzo.

Accesos

Se tratará de un único edificio con acceso común por la calle Costanilla, pero que igualmente tendrá un acceso independiente con un zaguán en cada vivienda. Estas serán de tres, dos y un dormitorio. Los tres patios heredados de la historia de la parcela serán comunes a las seis viviendas. «En alguno queremos que se plante un árbol donde siempre lo hubo», señala.

El interior de cada vivienda será distinta. Pero exteriormente los viandantes apreciarán muros anchos. Las ventanas se verán hundidas, como ocurre en muchas casas antiguas. La idea de los arquitectos es crear espacios de almacenaje en los interiores de las fachadas, como puede ser un baño o un armario, para lograr que los muros sean gruesos y, de esta forma, tengan mayor aislamiento térmico, más sombra y se eviten toldos.

El concurso de ideas que ganaron no exigía la dotación de garajes, pero ellos sí los han propuesto. Solo saldrán adelante si lo permite el estudio arqueológico que acompañará las actuaciones y si lo autoriza la Inmobiliaria Municipal, que es la que promueve la recuperación del Campillo. Ellos apuestan por un semisótano con siete plazas de aparcamiento y trastero conectado directamente a cada vivienda.

Esta es la propuesta que consideró mejor un jurado formado por arquitectos externos a la ciudad y propuestos por el Colegio de Arquitectos, el Ayuntamiento y la Junta. Todo el proceso ha estado supervisado por el colegio profesional (Coade), ha sido anónimo y los nombres se conocieron en el momento del fallo, según consta en los documentos disponibles en los portales del colegio profesional y de la Inmobiliaria Municipal. El Coade ha destacado en varias ocasiones que este concurso primó la calidad de las propuestas sobre las ofertas económicas y eso, a juicio de los arquitectos, hará que el Campillo sea más atractivo. De hecho, además de agilizar la rehabilitación de toda esta zona, también se pretendía dar entrada a arquitectos privados dado que hasta el momento todas las actuaciones las han realizado técnicos municipales.

El jurado puntuó las 32 propuestas presentadas y crearon el orden de asignación de los diez solares.

El equipo de Daniel Jiménez tiene ya el proyecto listo, pero el resto tendrá que estudiar ahora cada solar que se les ha asignado para crear el edificio.

Así lo comenta Luis Merchán Boto, que es uno de los arquitectos que ha quedado en segundo lugar. Explica que el solar que se les ha asignado es totalmente distinto al que sirvió de objeto del concurso y que ahora tienen que estudiarlo. Este tiene forma de 'u' y en su interior entra otra vivienda. Lo que sí tienen claro es que respetarán el entorno en el que se encuentra y la fachada tendrá revoco de cal y tejas inclinadas en el tejado, así como quieren recuperar los patios que hubo en su momento y el parcelario. Pero de momento pueden adelantar poco más.

La misma impresión es la que tiene Cristina Acha, del tercer equipo ganador. Quieren respetar la orientación que han dado a su idea del concurso, pero la parcela es distinta, así que tendrán que diseñarlo de nuevo. «Damos mucha importancia a la relación de viviendas entre sí y a los espacios entre calles y accesos de viviendas», señala. Mantendrán el contexto tradicional en la fachada.

En su conjunto, las diez promociones suman una superficie de 2.436 metros cuadrados donde podrán levantar hasta 26 viviendas.

Los arquitectos coinciden en que la Inmobiliaria Municipal se ha puesto en contacto con ellos y la idea es no parar el proceso. Aunque no haya plazos, el Ayuntamiento quiere agilizar los trámites para que las obras comiencen este año. Aunque para ello, además de los proyectos, tendrán que salir a concurso las obras.

1,6 millones

El Ayuntamiento dispone de 1,6 millones de euros para desarrollar estas promociones. Esa cantidad forma parte de los cinco millones de euros que tiene en el banco desde hace tiempo con el fin de desarrollar toda la regeneración, que es el proyecto más importante de todos los urbanísticos que tiene el Consistorio sobre la mesa y que lleva años pendiente de ejecutarse. La idea es usar los fondos hasta 2020.

Las tareas previas han sido muy lentas, dado que los trabajadores municipales han tenido que desentrañar herencias sin repartir de hace años o poner de acuerdo a titulares distintos de una propiedad pequeña. Ha habido realojos y expropiaciones.

Esos acuerdos con los propietarios, así como el clima político desde las elecciones, han influido en el retraso del inicio de las obras. Las dos primeras manzanas pendientes de edificarse en la parte más cercana a la torre de Espantaperros están pendientes de una tramitación urbanística obligada por un acuerdo entre los partidos en el Ayuntamiento. El acuerdo se firmó para alejar las viviendas y que el monumento se vea mejor. Este trámite aún tardará. Queda también pendiente un estudio arqueológico.

El Ayuntamiento ha ido actuando poco a poco en algunas que se han ofrecido con alquileres sociales. También ha realizado otras actuaciones como la recuperación del baluarte de San Pedro.

Temas

Badajoz

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos