El radar del Puente Real en Badajoz puso 11.321 multas por exceso de velocidad en 2017

El radar del Puente Real ha registrado a tres vehículos a 111 km/h en 2017/HOY
El radar del Puente Real ha registrado a tres vehículos a 111 km/h en 2017 / HOY

Las denuncias de tráfico aumentan un 22% en dos años y superan la cifra de 30.000, casi la mitad de ellas relacionadas con el exceso de velocidad

Evaristo Fdez. de Vega
EVARISTO FDEZ. DE VEGABadajoz

Dos dispositivos tecnológicos incorporados durante los últimos años por la Policía Local de Badajoz son los responsables del espectacular incremento que han experimentado las denuncias de tráfico durante los últimos dos años. El radar de velocidad fijo del Puente Real, con 11.321 sanciones impuestas en 2017, y el ‘multacar’ que detecta los estacionamientos indebidos, con 11.109 sanciones en ese mismo período, absorbieron por sí solos el 73% de las denuncias.

El dato figura en las Memorias de la Policía Local presentadas ayer por la concejala responsable de Tráfico, María José Solana, que compareció en rueda de prensa junto al superintendente jefe de este cuerpo policial, Rubén Muñoz, para ofrecer los datos referidos a los dos últimos años dado que las cifras de 2016 no se habían hecho públicas.

Solana desgranó en esa comparecencia algunos de los datos más relevantes. Entre ellos, el elevado número de infracciones detectadas por el radar de velocidad del Puente Real durante su primer año de funcionamiento.

El número total ascendió a 11.321, una cifra en la que se incluyen los tres casos en los que fueron detectados conductores que circulaban por ese puente a más de 111 kilómetros por hora. Para esos tres automovilistas no se contempla una sanción administrativa sino una condena penal.

Hubo otros 30 conductores que superaron los 100 kilómetros pero sin rebasar el tope que conlleva el inicio de un procedimiento penal, y 108 más que se situaron en la franja comprendida entre los 90 y los 99 km/h.

María José Solana lamentó que siga habiendo conductores que incumplen las normas de circulación y realizan conducciones temerarias. «No es normal que en una vía limitada a 50 se vaya a 80 o a 100 kilómetros por hora», lamentó.

Radar en Masa Campos

Por esta razón anunció que tras la instalación el año pasado de una segunda cabina para radar fijo en la carretera de Circunvalación, próximamente será colocada una tercera caja en Antonio Masa Campos.

El punto concreto todavía no está decidido, pero se situará en el entorno del Banco de España para controlar la velocidad en el tramo comprendido entre el cruce con la avenida de Villanueva y la cabecera del Puente de la Universidad .

Solana dijo que aunque en un primer momento la intención del Ayuntamiento era fijar esa cabina en el Puente de la Universidad, finalmente se ha optado por Masa Campos por ser la zona en la que los vehículos alcanzan una mayor velocidad.

De momento, el Ayuntamiento seguirá contando con un único radar fijo que será rotado por las tres cabinas sin que el conductor sepa dónde se encuentra, por lo que se triplicará su eficacia.

En la tarea de combatir la velocidad colabora también el radar de trípode, que se mueve por las principales avenidas de la ciudad para que los conductores tengan la certeza de que deben respetar las normas en todo el casco urbano. Con ese dispositivo se impusieron el año pasado 2.724 denuncias y en cuatro casos detectó velocidades superiores a los 111 kilómetros por hora.

Sumadas las cifras de los dos radares, las denuncias por exceso de velocidad ascendieron a 14.045 el pasado año, muy por encima de las 3.092 infracciones de este tipo detectadas en 2016.

El segundo dispositivo tecnológico que mayor número de infracciones sancionó en 2017 fue el ‘multacar’, nombre que se le da al vehículo que utiliza una cámara anclada al techo para fotografiar a los vehículos estacionados en doble fila. En este caso, el número de denuncias ascendió a 11.109.

La cifra apenas varía si se compara con el dato de 2016, cuando impuso 11.050 sanciones, pero experimenta una espectacular subida si se compara con las 6.090 denuncias que se registraron en 2015.

A diferencia de lo que ocurrió con las memorias del año 2015, este año no se ha facilitado la recaudación generada a las arcas municipales por esas denuncias.

María José Solana defendió la utilidad de estos dispositivos para mejorar la seguridad en el tráfico de la ciudad y advirtió a los conductores de la necesidad de respetar las normas. En concreto, se quejó de las dobles y triples filas que siguen formándose en el entorno de los colegios y advirtió de que si esas conductas no se corrigen se utilizarán medios coactivos para combatirlas.

El objetivo final es reducir el número de accidentes de tráfico, que el año pasado dejaron 1 fallecido (en 2016 fueron 3), 25 heridos graves y 340 heridos leves.

Temas

Badajoz

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos