Paran las obras de Santa Catalina por el interés de los restos arqueológicos

Santa Catalina vuelve a estar cerrada. :: ARNELAS - VÍDEO: Inicio de las obras.

El Ayuntamiento tiene ahora que reformar el proyecto original de convertirlo en un centro cultural para conservar los hallazgos

Miriam F. Rua
MIRIAM F. RUA

Las obras en la antigua iglesia de Santa Catalina se han paralizado. El pasado día 7, las puertas se volvieron a cerrar y no hay fecha de momento para que se reanuden los trabajos que reconvertirán el templo del siglo XVI en un centro cultural. La importancia de los hallazgos arqueológicos que han salido durante las catas obligan al Ayuntamiento a reformar el proyecto original de obra.

«Las obras se han interrumpido, estamos esperando el modificado del Ayuntamiento porque lo que ha aparecido supera con creces las expectativas», confirma Borja Manzano, responsable de la obra que está ejecutando la UTE Ferrovial Agroman-Edificaciones Villanueva.

Bajo el suelo de Santa Catalina se han encontrado siete criptas funerarias de origen cristiano repletas de restos óseos, con una estructura abovedada. La composición más singular tiene forma de 'L' y abarca cinco cámaras funerarias, que a su vez están subdividas en varias, probablemente porque tenían un uso familiar compartido, similar al del panteón. Esta estructura se concentra en la nave central de la iglesia y a ella se accede por unas escaleras. También se han descubierto otras dos sepulturas en el crucero del templo.

El Consistorio inyectará 200.000 euros entre este año y el próximo para asumir los cambios

Las criptas más importantes son las que están más próximas al altar, lo que se determinaba en función de la preeminencia familiar o de la aportación al mantenimiento del templo. Entre los ilustres enterrados en el suelo de Santa Catalina destacan Guillermo Tutavilla, sobrino del Duque de San Germán, el canónigo Juan Solano de Figueroa o Damiana de León y Silva, benefactora de los jesuitas.

Junto a las criptas funerarias se han descubierto osarios -un cúmulo de huesos arrojados en una fosa-, señalizados con piedras en la tierra para entierros secundarios, procedimiento que se seguía entonces para ganar espacio para nuevos enterramientos.

A la vista de los restos, la Dirección General de Patrimonio de la Junta de Extremadura ha ordenado la excavación completa de la antigua iglesia. Si bien esto obliga a bajar más la cota del suelo, la mayor parte de lo excavado está ya en la roca. No obstante, aún falta que se abra la parte del suelo que está bajo el coro, a la entrada de la iglesia, que no se ha tocado de momento.

Catas arqueológicas en Santa Catalina:: HOY

Por esto mismo, el Ayuntamiento tiene que modificar su proyecto de obra para garantizar la reintegración de estos restos, bien conservándolos enterrados o bien dejándolos a la vista. Esto último aún no está decidido, porque se está estudiando ahora la solución técnica para sacar adelante el proyecto.

El visto bueno de Fomento

«No podemos empezar a construir ni a rehabilitar porque el volumen de los restos es muy superior a lo que habíamos previsto en el proyecto inicial», valora Paloma Morcillo, concejala de Cultura. En este sentido, continúa, «se ha remitido desde el Ayuntamiento una solicitud al Ministerio de modificación del proyecto».

Esto significa que antes de reformar la idea inicial, el Estado tiene que dar el visto bueno. Esto es así porque el 70 por ciento de la inversión en la rehabilitación de Santa Catalina corre a cargo del Ministerio de Fomento, a través del 1,5 por ciento cultural, el programa que financia la restauración del patrimonio con cargo a ese porcentaje de las obras públicas.

Según la responsable de Cultura, la próxima semana tiene previsto reunirse con el Ministerio en el que intentarán aclarar el procedimiento para hacer el modificado, para cuya ejecución el Ayuntamiento ha previsto en los presupuestos una inversión de 100.000 euros este año y otros 100.000 en 2018, así como los plazos para poder reiniciar los trabajos. Hoy mismo el alcalde visitará la antigua iglesia acompañado de Antonio Aguilar, director general de Arquitectura del ministerio.

Con la autorización de Fomento, será los propios arquitectos municipales los que elaboren la redacción del modificado del proyecto. Como posible solución, apunta Morcillo, «podría elevarse el suelo para conservar los hallazgos que hay». Su deseo, en este sentido, es que al menos algo quede a la vista cuando se reabra Santa Catalina convertida ya en centro cultural, pero la última palabra la tendrán los técnicos.

La paralización de las obras podrían retrasar la fecha de finalización de las mismas previstas para abril del próximo año.

Fotos

Vídeos