Los padres del colegio Juventud exigen el inicio de las obras con una protesta

Protesta ayer de los padres y madres del colegio Juventud. :: j. v. arnelas

La licencia municipal para llevar a cabo la reforma ya está lista pero todo parece indicar que no se empezará hasta el próximo verano

Miriam F. Rua
MIRIAM F. RUA

'Queremos un patio, no una gravera', 'Baños dignos, letrinas no', 'Dónde está la licencia' o 'Por un cole digno. Obras ya' son algunos de los mensajes que ayer portaron los padres y madres del colegio Juventud para protestar porque la reforma prometida en el centro sigue sin llegar.

Decenas de padres se concentraron en la puerta del colegio, ubicado dentro del parque de la Legión, para hacer público su malestar porque las obras que la Junta de Extremadura le había prometido ejecutar este verano no se han llevado a cabo. El motivo de este retraso, que ha acabado con la paciencia de los padres, ha sido la tramitación de la licencia municipal de obras, del que Junta y Ayuntamiento se ha culpado mutuamente.

«Llevamos siete años luchando para que se hagan las obras. Y justamente ayer -por el lunes-, un día antes de nuestra manifestación, el colegio recibió una llamada en la que decían que ya había aparecido la licencia de obras. Si con esto llevan un año, cuánto tiempo van a tardar ahora en adjudicar las obras y que empiecen», se pregunta Beli Ortega, presidente a la Ampa del colegio Juventud.

El Consistorio aseguró hace un par de semanas que la licencia de obras se otorgó con fecha 24 de agosto, pero Educación confirmó ayer que no recibieron la notificación hasta el pasado día 20. Más allá del baile del fechas, la realidad es que los alumnos del colegio han empezado un nuevo curso con las instalaciones tal y como estaban antes de verano. El patio de Infantil sigue siendo de tierra y grava, los aseos siguen en mal estado y el suelo del piso de arriba sigue desnivelado.

«¿Vamos a estar otro curso igual sin poder usar el patio? No solo es para los niños de Infantil también para los que se quedan al comedor y al aula matinal», se cuestiona Ortega. Todo parece indicar que sí, porque aunque la consejería de Educación ha rehusado dar una fecha del comienzo de las obras, sí ha dicho que la reforma no se puede hacer con los alumnos dentro.

«El retraso en la concesión de la licencia de obras ha hecho que se eche el tiempo encima y haya comenzado un nuevo curso escolar. Las actuaciones que se tiene previsto llevar a cabo en el centro educativo no son compatibles con el desarrollo normal de la actividad lectiva», manifestó Educación.

Incompatible con las clases

En cualquier caso, la Consejería tiene ahora que sacar a concurso la realización de las obras, para las que hay un presupuesto de 144.705 euros. Y una vez adjudicadas, el plazo de ejecución para llevarlas a cabo es de un mes. Esto hace muy complicado poder ejecutarlas en otra fecha que no sean las vacaciones estivales.

Esto es lo que dice Educación: «Se van a agilizar todos los trámites para hacer la obra cuando los estudiantes no estén en el centro educativo. Es decir, la obra se llevará a cabo cuando se garantice la seguridad y la salud de la comunidad educativa del centro».

El posible aplazamiento de los trabajos un nuevo curso indigna a los padres, que está planteándose continuar con las movilizaciones. «Queremos que las obras del patio se hagan cuanto antes, porque en invierno queda inutilizado», recalca Ortega.

Las obras previstas en el colegio Juventud son la sustitución del pavimento del patio y la renovación del suelo de la primera planta del centro. También se incluye en el proyecto de reforma la remodelación de los aseos y la eliminación de las humedades en la zona del comedor. Por último, se contempla construir un porche en la zona de pistas polideportivas.

Fotos

Vídeos