La oposición pedirá que se paralice la nueva ordenanza del mercadillo de Badajoz

Reunión de los comerciantes del mercadillo, ayer, con la oposición en el Ayuntamiento. :: pakopí/
Reunión de los comerciantes del mercadillo, ayer, con la oposición en el Ayuntamiento. :: pakopí

La Comisión de Comercio debe dar mañana el visto bueno a la normativa, pero los vendedores ambulantes han pedido que se posponga

NATALIA REIGADAS BADAJOZ.

Mañana se celebra una Comisión de Comercio en el Ayuntamiento en la que está previsto que la nueva ordenanza que regula los mercadillos de Badajoz recibiese el visto bueno para ser aprobada en el próximo pleno municipal. Esta normativa controlará, entre otros aspectos, la forma de adjudicar los puestos o la medida de los mismos. Había un pacto entre el grupo de Gobierno y la oposición para aprobar este documento tras celebrar varias mesas de trabajo, pero el pacto ha saltado por los aires. Ayer los tres grupos de la oposición, junto con el concejal no adscrito, se reunieron con los representantes de Acaex (Asociación de Comerciantes Ambulantes de Extremadura) y acordaron intentar parar la ordenanza para volver a negociarla.

Acaex, tal y como avanzó HOY, rechaza la nueva normativa porque incluye algunas condiciones a las que se oponen, por ejemplo, que se valoren aspectos sociales a la hora de adjudicar los puestos. «Somos empresarios, como cualquiera», protestó ayer José Luis Salazar, vicepresidente de la asociación.

El presidente del colectivo, José Antonio Pérez, añadió que los que conocen el problema del mercadillo son los vendedores, por lo que pide que se les incluya en las negociaciones y detalla que 800 familias de la ciudad trabajan en este sector y en el último año se han perdido 50 licencias. «Son personas que se han quedado sin trabajo».

Los vendedores rechazan que se adjudiquen los puestos siguiendo criterios sociales

Además del modo de adjudicación de los puestos, estos comerciantes también solicitan poder ampliar sus negocios, por ejemplo, de seis a nueve metros o incluso más. Aseguran que la nueva normativa dificulta este proceso.

Ante este descontento, los comerciantes convocaron una reunión a la que ayer acudió la oposición. En el encuentro mostraron sus argumentos y recibieron el apoyo de los asistentes, que se comprometieron a tratar de eliminar la ordenanza del orden del día de la comisión de mañana. El objetivo, según detalló ayer Luis García-Borruel, es parar el proceso y llevar la ordenanza al pleno de diciembre en lugar de al de noviembre. Este edil explica que no tiene sentido darle un carácter social al mercadillo. «Para abrir hay que gastarse 10.000 euros en material, pagar autónomos y la tasa. Es un negocio a pequeña escala, no es social».

Fernando de las Heras, de Podemos Recuperar Badajoz, también apoya que se retrase la ordenanza. «No está del todo madura», añade, y cree que debe volver a reunirse la mesa de trabajo y, esta vez, contar en la misma con los representantes de Acaex. Luis Tirado, del PSOE, considera que este ha sido el fallo del grupo de Gobierno. «No permitieron que los vendedores estuviesen en la mesa y nosotros, al escucharles, hemos visto otra realidad», justificó ayer el edil para explicar su decisión de dar marcha atrás en su apoyo a la ordenanza. «Después de dos años trabajando en esto, un mes más puede servir para arreglar los temas que preocupan a los comerciantes», concluyó Tirado.

Julia Timón, de Cs, indicó que el concejal delegado de Mercados, Antonio Ávila, se sentirá traicionado por este giro de la oposición. Admitió que «es poco serio», pero añadió que, una vez escuchados a los vendedores, no pueden aprobar la ordenanza tal y como está. En su caso indicó que no ha formado parte de las negociaciones previas, ya que las llevaba García-Borruel antes de marcharse de Ciudadanos. «Cuando he llegado a la mesa, me he encontrado que nada estaba hecho, que no se ha escuchado las demandas de los comerciantes».

Respuesta de Ávila

Por su parte el concejal de Mercados se mostró ayer sorprendido por la actitud de la oposición, ya que según indicó, la ordenanza se ha elaborado con su apoyo. Rechazó, asimismo, la opción de posponer la normativa. «Una vez que el pleno apruebe la ordenanza se abre un periodo en el que se pueden presentar alegaciones», ofreció ayer el edil.

Antonio Ávila también explicó que esta ordenanza no sirve para dar salida a algunas de las reivindicaciones de los comerciantes del mercadillo. Los vendedores, por ejemplo, piden que se reduzcan las tasas que deben pagar al Ayuntamiento. Las consideran excesivas y solicitan que se rebajen, ya que se han visto afectados por la crisis. A este respecto, el concejal de Mercados aclara que las tasas dependen de la normativa fiscal, por lo que no podrían cambiar con esta nueva ordenanza.

Si la oposición cumple su compromiso de ayer con Acaex, mañana pedirá en la Comisión de Comercio que se posponga el punto sobre la ordenanza de mercadillos. Esta podría, en efecto, paralizarse para reunir de nuevo a la mesa de trabajo o ir al pleno con un informe desfavorable. Entonces el grupo de Gobierno del PP necesitaría un voto, además del de sus 13 concejales, para aprobarla.

Fotos

Vídeos