La oficina de mediación hipotecaria de Badajoz ayuda a 600 familias en un año

José Antonio Pajuelo, en su despacho de la avenida de Europa. :: Casimiro Moreno

La Junta abrió este servicio en la avenida de Europa para asesorar a las familias que acumulan impagos con los bancos

A. GILGADO BADAJOZ.

Los deudores hipotecarios en riesgo de exclusión social están protegidos por varias leyes -Real Decreto Ley 16/2012 y Ley 1/2013- pero las normas marcan unos supuestos económicos muy concretos y hay muchas familias que se salen de los requisitos.

José Antonio Pajuelo se encarga desde agosto del año pasado de buscar soluciones a los que no tienen una protección legal. «Te encuentras perfiles de todo tipo. Incluso antiguos empresarios a los que la crisis les dejó sin ingresos y que han ido aguantando hasta que han agotado sus recursos».

La Junta abrió este servicio de mediación hipotecaria en la sede de Fomento de la Avenida de Europa y en poco más de un año ya han atendido a 593 familias.

El problema de esta norma nacional, explica Pajuelo, es que está muy acotada y en realidad poca gente puede beneficiarse de ella. De ahí la importancia de la mediación.

Para intentar convencer a los propietarios -en el caso de que sean alquilados- o a los bancos suelen presentar informes de los trabajadores sociales para explicarles que aunque no cumplen los requisitos, su situación requiere también de una segunda oportunidad.

«No somos un servicio antibanco. De nada sirve ir con el hacha porque eso te cierra puertas». Su forma de trabajo, explica, se basa en pactar una solución dialogada y apelar al código de buena prácticas que firmaron las entidades financieras. «En mayor o menor medida, todos están respondiendo». Como buen mediador, explica Pajuelo, el objetivo es contar con ambas partes y presume además de que muchos llegan al despacho derivados precisamente desde los bancos. La mayoría de los hipotecados carece de conocimientos financieros suficientes para negociar. «Nosotros conocemos la materia y muchas veces, las conversaciones son más fluidas cuando ambas partes conocen el terreno en el que se mueven».

Tampoco hay muchas alternativas. Si los inquilinos llegan con pocas letras de hipoteca o alquileres sin pagar, desde la oficina tratan de reestructurar la deuda alargándola en el tiempo. La situación se complica cuanto más tiempo lleven sin cumplir. La reestructuración deja de ser viable y la única opción pasa por desprenderse de la casa y convertirse en alquilados. «Nosotros también les asesoramos sobre las ayudas públicas al alquiler social».

En la oficina de la avenida de Europa estudian caso por caso. La primera opción siempre es comprobar si pueden beneficiarse de las leyes de protección de deudores, lo que les garantiza que no serán desahuciados durante un tiempo.

La solución final que adoptan depende de los ingresos familiares y de la deuda acumulada. «Se trata de ver cada caso con detalle para ver hasta dónde se puede llegar».

Doce oficinas en la provincia

En estos trece meses han creando también una red de 12 oficinas por la provincia para que cualquier vecino tenga un técnico a la que acudir a menos de 35 kilómetros de casa.

La ubicación de la red se ha organizado para cubrir todos los partidos judiciales. Todos los procesos en los que intervienen parten de los juzgados y desde la oficina planearon dividirse el trabajo para tener margen en los plazos legales.

La oficina de Badajoz hace de enlace de las que ya funcionan en Olivenza, San Vicente de Alcántara, Jerez de los Caballeros, Villafranca de los Barros, Zafra y Monesterio. Si se suma las familias atendidas en estas delegaciones, la cifra de familias atendidas sube hasta las 769. «El dato muestra que cuando la memoria del Consejo General del Poder Judicial refleja que Extremadura es la única comunidad en la que bajan los desahucios no es por casualidad».

Aunque la intermediación con el banco se lleva la mayor parte del trabajo diario, también hay reclamaciones extrajudiciales sobre cláusulas suelos y otros gastos hipotecarios o acuerdo entre alquilados y propietarios.

Además de estas seis oficinas que depende de la oficina de Badajoz, en la provincia hay otras seis que lo hacen de la de Mérida. La Junta ha abierto en total durante este año 24 puntos de mediación, doce por provincia.

Más

Fotos

Vídeos