Dos de los ocupantes del coche accidentado en Las Vaguadas están graves

HOY

Los otros cuatro ya han sido dados de alta, incluido el conductor, que dio positivo por alcohol

Miriam F. Rua
MIRIAM F. RUA

Los vecinos de la calle Pantano de la Serena en Las Vaguadas –la del Casino, El Tomillar y el colegio público– se llevaron un buen susto en la pasada madrugada de este martes. Un coche se empotró contra un chalet, echando abajo la puerta de entrada y parte del muro.

Dentro viajaban seis jóvenes de entre 17 y 19 años que tuvieron que ser trasladados al Hospital Infanta Cristina. Tres de ellos, aunque sufrieron contusiones, fueron dados de alta la misma madrugada, incluido el joven de 19 años que iba al volante. Un cuarto sufrió trauma craneal leve y estuvo en observación hasta que recibió el alta en torno al mediodía. Y los otros dos siguen en el hospital en estado grave, con fractura de pelvis y diversas contusiones. Son una chica de 18 años que ayer permanecía ingresada en la Unidad de Cuidados Intensivos y un chico de 17 años, que ya estaba en planta en Traumatología.

Más información

Eran las 00.30 horas de la madrugada del martes, cuando los seis jóvenes se dirigían por la calle Pantano de la Serena en dirección a la rotonda de entrada a la urbanización de Las Vaguadas. En la curva que sigue al colegio El Tomillar, el conductor perdió el control.

Primero chocó con un todoterreno –propiedad de la misma familia del chalet afectado– que estaba aparcado en la calle y que acabó empotrado contra un árbol, al que le levantó parte de la corteza. Y después terminó empotrado contra el chalet del número 20. El fuerte impacto hizo que derribase la puerta y arrancase parte del muro perimetral de la casa, ocupada por un matrimonio y sus dos hijos, menores de edad, en ese momento. La Policía Local está investigando las causas del siniestro.

Los vecinos denuncian que los vehículos corren mucho en esa calle y piden bandas reductoras

El fuerte estruendo que provocó el choque alertó a los vecinos de este residencial de chalets pareados. Miguel Gómez vive en la casa que está al lado de la que sufrió el impacto. Estaba acostado cuando escuchó el accidente: «Sentí un golpe bestial pero creía que habían tirado algo grande al contenedor. Abrí la ventana y fue cuando vi el coche empotrado en el muro».

Los mismos vecinos fueron los que llamaron al 112. «Del coche salieron cuatro chavales y dos chicas. Bajé y los estuve ayudando un poco. Había una chica tirada en el suelo que se quejaba de la cadera, otro de la cabeza y un tercero en el suelo y muy nervioso. Les bajamos mantas y se las echamos hasta que llegaron la Policía y las ambulancias», añade.

«Parece ser que iban un poco rápido y según decía el conductor se les ha ido el volante», relata el vecino. La Policía Local ha informado que dio positivo en la prueba de alcoholemia.

El dueño de la casa también bajó al escuchar el golpe. Ni él ni su mujer –que ayer seguía visiblemente afectada– han querido hacer declaraciones.

Este no es el primer accidente que se produce en esta calle. La vecina del número 10 cuenta que una vez una moto se subió encima de un coche y otra vez un coche se chocó contra otro aparcado. «Los coches por aquí van a una velocidad grandísima. En este tramo ya ha habido varios golpes», dice la vecina. «Esta curva es peligrosa porque entran muy rápido y luego ya no controlan», apostilla Gómez.

Después de este mismo suceso, los vecinos reclaman que se pongan bandas reductoras de velocidad, porque dicen que el tramo que va desde El Tomillar hasta el paso de peatones próximo a la rotonda de entrada a Las Vaguadas es peligroso por la velocidad a la que suelen circular los coches.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos