142 multas por beber en la calle desde que el botellón solo se permite en Caya

Botellón en Caya con motivo de la fiesta de la primavera. /HOY
Botellón en Caya con motivo de la fiesta de la primavera. / HOY

Las sanciones han crecido, pero el Ayuntamiento asegura que esta práctica se ha reducido y que los jóvenes se han acostumbrado a ir al ferial

Natalia Reigadas
NATALIA REIGADASBadajoz

Hace un año que solo hay una opción para hacer botellón de forma legal en Badajoz. Es obligatorio desplazarse hasta el ferial de Caya. En este tiempo la Policía Local ha impuesto 142 multas a los infractores que han sido localizados bebiendo en la calle fuera de la zona autorizada. Son más sanciones que el año anterior, aunque desde el Ayuntamiento pacense aseguran que los jóvenes han aceptado el cambio y que la práctica del botellón se ha reducido en la ciudad.

En julio de 2016 el pleno del Ayuntamiento decidió modificar la normativa sobre botellones en Badajoz. Hasta entonces había tres zonas autorizadas en la ciudad para beber en la calle. Eran los alrededores del estadio Nuevo Vivero, el Paseo Fluvial junto al Puente de Palmas y el ferial de Caya. El Consistorio decidió restringir esta práctica y solo permitirlo en la frontera.

Los datos de la Policía Local aseguran que el resultado es que el botellón se ha reducido en la ciudad. Así lo manifiesta también la concejal responsable del cuerpo municipal, María José Solana. «No ha habido incidentes, que es lo más importante, ni tampoco oposición. Los jóvenes han aceptado la nueva realidad», asegura.

Sin embargo las estadísticas muestran que en este tiempo sí se ha producido un repunte de las sanciones por beber en la calle. Aunque la normativa se aprobó en julio, no fue hasta final de 2016 cuando se aplicó y se advirtió a los jóvenes que debían desplazarse hasta Caya para celebrar sus botellones. También se habilitó una línea especial de autobuses los jueves y sábados para facilitar los desplazamientos hasta el ferial.

Desde entonces la Policía Local ha impuesto 142 denuncias por beber en la vía pública fuera de la única zona autorizada. Esta cifra supone un incremento con respecto al año anterior. En todo 2016 la Policía Local formuló 109 denuncias del mismo tipo además de 4 sanciones contra tiendas de conveniencia por vender alcohol fuera de los horarios permitidos y otras dos multas contra comercios por dispensar alcohol a menores.

Las multas se formulan por violar el artículo 15 de la Ley de Convivencia y Ocio de Extremadura. «No se permitirá el consumo de bebidas alcohólicas en las vías y zonas públicas, salvo en aquellos espacios dedicados al ocio autorizados expresamente por cada Ayuntamiento...». La infracción está castigada con 300 euros de multa.

Más información

María José Solana no relaciona el repunte de las denuncias con la restricción del botellón a Caya. Considera que se debe a la vigilancia habitual de la Policía Local que ha tratado de cortar los botellones ilegales y también a otro tipo de sanciones. «No todas las multas son a los más jóvenes, a los que hacen botellón. También se persigue al que sale de un bar con la copa en el Casco Antiguo por ejemplo. Eso no está permitido».

«Cada vez está más normalizado que el ferial es la única zona autorizada. Ya no se discute»

En estos meses, sin embargo, sí que ha habido quejas reiteradas por la celebración de pequeños botellones en otras zonas de la ciudad. Una forma que usan los jóvenes para burlar la ley. Reunirse en pequeños grupos que son más difíciles de detectar. Se han dado casos en La Alcazaba, el Campillo, Huerta Rosales, Las Vaguadas o Ronda Norte, entre otros barrios.

No se usa el autobús

En este año desde el cambio de normativa también se ha confirmado que la línea de autobuses especial que se puso en funcionamiento para llevar a los jóvenes al botellón apenas se usa. Según los datos de la Policía Local las jornadas que funciona, jueves y sábado, cuenta con una media de 20 usuarios en toda la noche.

Esto no significa que los jóvenes utilicen el coche. Lo habitual, destaca la concejal de Policía, es que sean los padres los que acuden a recogerlos. Solana anima a que se utilice el servicio que destaca que es seguro y con una frecuencia asegurada cada hora.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos