El MUBA dedica el año 2018 a rescatar el legado de las mujeres artistas

María Teresa Rodríguez, directora del MUBA, delante de las esculturas de Rosa Telesforo. :: Pakopí/
María Teresa Rodríguez, directora del MUBA, delante de las esculturas de Rosa Telesforo. :: Pakopí

El centenario de la escultora Rosa Telesforo coincide con una próxima exposición de la pintora Teresa Romero

Antonio Gilgado
ANTONIO GILGADOBadajoz

Rosa Telesforo y Cándida Valle fueron la representación de la escultura extremeña en la I Bienal Hispanoamericana de Arte celebrada en Madrid en 1951.

Rosa Chacel y Magdalena Leroux tuvieron que convivir siempre con la sombra de sus esposos, Timoteo Pérez Rubio y Pérez Comendador.

Cuesta encontrar referencias femeninas en el panorama artístico extremeño y el MUBA quiere aprovechar este 2018 para reparar el perjuicio.

No podían ir a algunas clases de la Escuela de Arte porque había modelos desnudos

La 'percha' es el centenario del nacimiento de Rosa Telesforo Gumiel, una de las primeras mujeres que se dedicó a la escultura en la ciudad.

El MUBA cuenta con más de una veintena de piezas en escayola, muchas de familiares o amigos y en la exposición permanente se puede ver en sala 'Juanito el mendigo'. Aprovechando el centenario, han sacado algunas más que tienen en depósito para rendir un modesto homenaje. En cierto modo, explica Teresa Rodríguez, directora del MUBA, es una oportunidad para acordarse de todas las mujeres artistas sin reconocimiento público. «Desde el siglo dieciocho, ya sea para la escultura, la literatura o cualquier arte, a la mujer se le atribuían estas habilidades como adorno, pero si querían trascender y ejercerla como profesión encontraban muchos problemas».

La propia Rosa Telesforo es un buen ejemplo.

La mujeres no podían matricularse en algunas disciplinas de las escuelas de artes y oficios porque tenían vetada la entrada a aulas con modelos desnudos.

En los años previos a la Guerra Civil, Rosa Telesforo se matriculó en la de Badajoz en Pintura y Colorido -impartida por Antonio Juez- y en Dibujo Artístico con Adelardo Covarsí, que en ese momento era el director de la Escuela. Fue el propio Covarsí -según el testimonio de la familia recogido por Maruja Antúnez Trigo en la Revista de Estudios Extremeños- quien al comprobar la destreza de Rosa con el moldeado aceptó que participara en las clases de Ángel Zoido. Su determinación a convertirse en escultora obligó a cambiar las normas.

No hay que olvidar, recuerda María Teresa Rodríguez, que algunas mujeres acabaron en manicomios por querer dedicarse al arte y otras trabajaron a la sombra de sus maridos. «Ellos firmaban obras que en realidad eran de sus esposas».

Rosa Telesforo

Rosa Telesforo fue, en cierto modo, una de las primeras en dedicarse profesionalmente a la escultura. Hizo muchos retratos a particulares, incluso se han localizado algunos fuera de Extremadura.

También le encargaron monumentos públicos como el del exministro Licinio de la Fuente en el Hogar del Pensionista, el de Luis Chamizo en el parque de Castelar o el de Padre López en su plaza. Se le atribuyen igualmente imágenes religiosas para el convento de las descalzas y la restauración del Cristo Crucificado de San Andrés.

Su carrera, explica la directora del MUBA, tiene recorrido para un estudio serio que todavía no se ha hecho. De momento, solo se conocen los testimonios que aportaron algunos familiares a la biografía que trazó Maruja Antúnez Trigo en la Revista de Estudios Extremeños. «Es necesario un estudio serio para determinar cuál fue su trabajo como escultora, como pintora y restauradora». Al poco tiempo de morir el 10 de febrero de 1997 una plataforma recogió firmas pidiendo una calle para ella en la ciudad. La avenida Rosa Telesforo se encuentra en la Ronda Norte, cerca de los nuevos juzgados. Otro nombre propio este año en el MUBA es el de Teresa Romero.

La pintora se trasladó a Badajoz en 1960 y desarrolló en la ciudad su carrera artística. Se dedicó, sobre todo, al retrato. Es muy conocida en Badajoz porque ha dado clases de pintura a más de 300 alumnos.

En los más de treinta catálogos monográficos que se han hecho hasta ahora en el museo no hay ni una sola mujer. Teresa Romero romperá esa tendencia y será la primera artista con una exposición sobre su trayectoria. En el día de los museos quieren también destacar a las mujeres. El MUBA organiza cada año un teatro dando vida a algunos personajes retratados y en esta ocasión elegirán una representación que homenajee a las artistas. El papel de la mujer en el arte -insiste- ha estado muy en la sombra.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos