Minicumbre del clima en el Moñino

Dos alumnos del Instituto Rodríguez Moñino exponen la postura de Estados Unidos. :: C. moreno/
Dos alumnos del Instituto Rodríguez Moñino exponen la postura de Estados Unidos. :: C. moreno

La actividad contó con la presencia del naturalista Joaquín Araújo, que pide «transparencia» para abordar el problema con mayor eficacia El instituto escenifica un encuentro de líderes sobre el calentamiento global

Evaristo Fdez. de Vega
EVARISTO FDEZ. DE VEGABadajoz

¿Merece la pena reducir un poco la calidad de vida actual para asegurar el futuro del planeta? Esa es la pregunta a la que tratan de responder los alumnos de 1º de Bachillerato del Instituto Rodríguez Moñino de Badajoz, un centro educativo en el que ayer se celebró una 'Minicumbre del clima' que tuvo como invitado estelar al prestigioso naturalista Joaquín Araújo.

Él fue el encargado de cerrar la actividad, pero antes de que se escucharan su palabras magistrales intervinieron los alumnos del centro para expresar los puntos de vista de los países, continentes y organizaciones que más tienen que decir en la lucha global contra el cambio climático.

«Hacer algo siempre va a reducir tu calidad de vida a corto plazo y eso a la gente no le gusta. Lo que la gente quiere es que los políticos le digan que va todo bien, cuando no es cierto, porque si queremos parar el cambio climático hay que actuar», reflexionó Gema Rey Aguilera, encargada de representar a los colectivos antiglobalización.

En su caso, no le costó ponerse en el papel de quienes creen que las políticas económicas neoliberales y la globalización de la económica pueden aumentar la desigualdad entre ricos y pobres al acelerar «un proceso injusto e insostenible para el medio ambiente».

Pero no todos los alumnos del Rodríguez Moñino se identificaban tan claramente con las posturas que les tocó explicar. «Nosotros exponemos el punto de vista del actual presidente de Estados Unidos. A él le parece que el calentamiento del planeta es una invención de China», indicaron Antonio Matamoros y Vicente Fernández.

Más identificada se vio a Inés Cabello del Águila, que representaba a los países del África Subsahariana. «Son el grupo de países que más está padeciendo los efectos del cambio climático. Sufren inundaciones, sequía y todo tipo de desastres naturales, pero son los que menos dinero tienen para solucionarlo, por eso piden ayuda para detener este fenómeno».

Para Pilar Valverde, profesora de Biología del Instituto Rodríguez Moñino, la actividad de ayer fue una buena forma de afianzar conocimientos. «Lo importante es que cada alumno cuenta cómo afecta el cambio climático al país al que representan y qué soluciones se pueden adoptar».

A ese empeño se sumó la asociación ecologista Búho Verde, compuesta por nueve alumnos del Moñino que tienen altas capacidades.

Ese colectivo ecologista fue promovido por Pilar Valverde y por Nadia Sanabria, que fue profesora del centro el pasado curso. Ayer estuvo representado por la alumna que lo preside, Sara Carmona. «Nuestro objetivo es buscar soluciones. Se podría comenzar, por ejemplo, por colocar contenedores para separar residuos en las aulas. Sería una buena forma de concienciar a los alumnos».

Joaquín Araújo valoró sus aportaciones y les animó a seguir empeñados en la lucha contra el cambio climático. «Por muchos tratados que tengamos, no avanzaremos mucho si no somos conscientes de que somos unas criaturas del clima», indicó el naturalista antes de hablar de la importancia de apostar por la transparencia. «La falta de transparencia es absolutamente clara en los planteamientos políticos y económicos y empieza a ser dramática», alertó.

En su opinión, las constituciones de todos los países, los sistemas educativos y las acciones que se impulsan deberían tener claro este principio. «El problema que tenemos es que la ignorancia es galopante y el mundo está gobernado por los máximos ignorantes. ¡Es que le damos el poder a los ignorantes! Hay muchos listos en el poder, pero curiosamente, los listos que están en el poder son los que no elegimos, que comercian con el humo, y esos mandan sobre los que nos mandan. Ese es el mayor problema», insistió.

El acto se cerró con una intervención musical a cargo del coro del centro y también hubo una pequeña representación del grupo de artes escénicas del instituto.

La minicumbre de ayer forma parte del proyecto Erasmus+ que desarrolla el instituto pacense bajo la coordinación de Carlos Criado, profesor de Inglés. A él se suman otros centros ubicados en Bulgaria, Portugal y Eslovenia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos