El juzgado paraliza la expulsión de tres niños de los Maristas

Álvaro Serrano y Luis Novillo, padres de dos de los niños expulsados. :: j. v. arnelas/
Álvaro Serrano y Luis Novillo, padres de dos de los niños expulsados. :: j. v. arnelas

Educación decidió el viernes pasado su salida por irregularidades en su escolarización, pero los padres acudieron a la vía judicial

Natalia Reigadas
NATALIA REIGADASBadajoz

Nuevo conflicto por la elección de colegio en Badajoz. El viernes pasado la Consejería de Educación decidió expulsar a tres alumnos de 3 años del colegio Nuestra Señora del Carmen (Los Maristas) por irregularidades en sus solicitudes para entrar en el centro. Los menores deben abandonar el centro y sus plazas serán ocupadas por otros niños que estaban en lista de espera. Sin embargo las familias afectadas decidieron acudir a los tribunales y ayer el Juzgado de los Contencioso Administrativo número 2 paralizó la expulsión hasta que se resuelva el contencioso.

El próximo lunes, por tanto, los niños que en principio fueron expulsados irán a clase con normalidad y también se incorporarán los tres alumnos nuevos que han sido admitidos tras estar en lista de espera. Una vez más el proceso de escolarización en los colegios pacenses llega a los tribunales.

El pasado mes de mayo se cerró el plazo para que los padres pacenses solicitasen plaza en los colegios para sus hijos de tres años. Se recibieron 1.378 solicitudes para las 1.610 plazas que hay, pero, como todos los años, hubo problemas porque en 15 centros la demanda fue superior a la oferta. Uno de los casos más llamativos se produjo en Los Maristas, que recibió 94 peticiones para sus 75 vacantes.

Tras la baremación de los solicitantes y los distintos plazos administrativos, se publicó la lista definitiva de admitidos. Varias familias de las que se quedaron fuera decidieron protestar, según explicó ayer la Consejería de Educación. «Hicieron un recurso de alzada denunciando que otras familias que sí habían obtenido plazas por tener más puntos habían, a su juicio, declarado empadronamientos falsos en la zona del centro educativo y residencias que consideraban falsas del domicilio laboral de esos progenitores. Ante esto, la Consejería actuó conforme al reglamento y solicitó la colaboración de la Policía Local de Badajoz para que acreditara los datos aportados en el proceso de escolarización. Una vez concluidas las investigaciones de los agentes, estos han hecho tres informes en los que se constata que hay datos erróneos de esos domicilios relativos a tres familias cuyos hijos sí obtuvieron plaza en el centro educativo. Por lo tanto, la Comisión de Escolarización debe aplicar esos informes y solicitar a esas familias que deben abandonar el centro escolar para dar paso a los tres primeros estudiantes de la lista de espera».

Educación también explicó ayer que el proceso de reclamación ha tardado en resolverse hasta diciembre porque las pesquisas policiales necesitan su tiempo y aseguró que, en todo caso, ningún niño se quedará sin escolarizar porque hay vacantes en otras escuelas a las que pueden ser trasladados de inmediato.

«Que no vengan el lunes»

La noticia de la expulsión le llegó a las tres familias afectadas el viernes pasado. Según aseguran, desde el centro educativo les informaron que el próximo lunes 11 de diciembre ya no podían llevar a sus hijos al colegio. Sin embargo, según explica Luis Novillo, padre de uno de los niños expulsados, decidieron recurrir. Aseguran que no han utilizado datos falsos y que acudieron a la vía judicial para tratar de paralizar la decisión de Educación.

En un primer momento lograron que sus hijos siguiesen en el centro 15 días porque Educación les concedió este periodo para presentar sus alegaciones. «Lo que no era normal es que nos dijeran el viernes que los niños no podrían ir a clase el lunes de la semana que viene y tampoco nos dieran otro colegio. Ni siquiera nos llegó una notificación. Solo informaron al colegio, que nos lo dijo a nosotros», se lamentó ayer Luis Novillo.

Horas después de saber que tenían 15 días de plazo se llevaron otra alegría porque el colegio recibió el auto del juzgado de lo Contencioso Administrativo número 2 que paraliza la expulsión hasta que se resuelva el recurso. Por lo tanto, por el momento, sus hijos seguirán en clase en Los Maristas.

«Estamos pasando un mal trago, pero no vamos a parar», asegura Novillo. Álvaro Serrano, otro de los padres afectados, afirma que llevan días sin dormir bien y que se han sentido maltratados por la administración, que ni siquiera les daba acceso al expediente de su expulsión.

Causas de la expulsión

HOY ha tenido acceso al expediente de la Consejería de Educación que determina la baja de los tres niños del centro escolar. En principio la Policía Local investigó a cinco familias por petición de la Junta, pero solo detectó irregularidades en tres solicitudes, según detalla el informe.

En concreto una de las familias declaró al pedir plaza una dirección de su domicilio en Las Vaguadas (zona D de escolarización, la de Los Maristas), pero la Policía detectó su nombre en un buzón de una vivienda en la Urbanización Guadiana y constató que residían allí por testimonio de los vecinos. Este es el caso de Álvaro Serrano, que explica que vive como inquilino en Las Vaguadas y que puede demostrarlo con facturas, pero que tiene otras dos propiedades en la ciudad.

En los otros dos casos el conflicto es por el trabajo. Los solicitantes declararon una dirección, pero los agentes han encontrado otra sede en la que realizan su actividad. Este supuesto afecta a Luis Novillo. Explica que no hay irregularidades, que tiene dos trabajos. Uno de ellos en Gas Extremadura, que fue el constatado por la Policía Local. «Pero también soy profesor de pádel en La Cañada y es la dirección que presenté en la solicitud porque tengo derecho».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos