El SES inicia el trasvase de pacientes de Valdepasillas a Ciudad Jardín

Centro de salud de Valdepasillas. :: hoy/
Centro de salud de Valdepasillas. :: hoy

En el centro de salud explican que el cambio será flexible y paulatino, orientando a los pacientes

A. GILGADO BADAJOZ .

El DOE del pasado seis de marzo publicó definitivamente el nuevo mapa sanitario extremeño. Entre los cambios que incluye se encuentra la clarificación de los límites de las áreas de salud de Badajoz.

El documento definitivo lleva años cocinándose para adaptar la nueva realidad social y económica de la ciudad a la red de atención primaria de Badajoz.

El consejero de Sanidad, José María Vergeles, justificó esta revisión porque la estructura sanitaria pública no debe ser un ente rígido, sino cambiante.

El mapa se revisa para adaptar los cambios demográficos a los recursos de cada consultorio

En Badajoz hay nueve zonas de salud, una por cada centro de salud, en el que pasan consultan 73 médicos y 17 pediatras, según el mapa de área del Servicio Extremeño de Salud.

El objetivo, explican en el SES, es mantener un reparto equitativo de trabajo entre todos los ambulatorios, de ahí que periódicamente se revisen los datos de actividad. El edificio tiene dos pilares fundamentales: el centro de salud de Valdepasillas en el Cerro del Viento de la margen izquierda y el de San Fernando en la derecha.

En ambos casos superan las cien mil consultas al año. En el SES creen que se podría redistribuir la carga de Valdepasillas desviando a pacientes a Ciudad Jardín, de ahí que en el nuevo mapa sanitario hayan trazado un hexágono irregular en el centro de salud a modo de frontera entre Valdepasillas y Ciudad Jardín. Vecinos de Fernando Calzadilla, plaza de la Constitución, Segura Otaño, Conquistadores, avenida de Villanueva, Francisco Luján, Héroes de Cascorro, Hermanos Maristas, Rodríguez Pereira y Téllez la Fuente pasan a Ciudad Jardín.

El doctor Carlos López Bernáldez es el coordinador médico del centro de salud de Valdepasillas y explica que ya están notificando los cambios a los pacientes, pero aclara que se trata de un proceso flexible, paulatino, que busca más orientar que imponer.

En el sector sanitario prima el derecho a la elección libre de médico, pero la zonificación permite reorganizar mejor los recursos. La experiencia de Cerro Gordo, el último centro de salud que se abrió en la ciudad, explica el fenómeno. Por número de residentes en el barrio debería tener más médicos, pero muchos de los residentes mantienen sus médicos de sus barrios de origen. Cuando se abrió, desde el SES animaron a cambiar la residencia para poder dotar de contenidos el nuevo edificio.

Ahora se hace igual, se notifica y se informa a los pacientes de que ya pertenecen a una nueva zona sanitaria. «No se fuerza a nadie, pero se orienta», explica el doctor. Por regla general, excluirán de este cambio a los pacientes enfermos. «En primer lugar se lo notificamos a los pacientes sanos que no necesitan una atención continuada. A los que están enfermos y vienen con frecuencia le seguimos tratando, otra cosa es que les interese, si lo desean, cambiar porque quieran tener el médico y el enfermero más cerca».

Perder tiempo

El responsable médico del centro de Valdepasillas explica que para los sanitarios también es una pérdida porque dejan de atender a familias que conocen desde hace mucho tiempo.

Hay que entender, explica, que se hace por algo que redunda en beneficio de todos. Los recursos son finitos y hay que organizarlos para que sean más eficientes.

Las salidas de enfermería a los domicilios se tienen que ajustar al criterio de cercanía. Si los equipos de domicilio tienen que atender a un vecino de Cerro Gordo y a otro de las Vaguadas, el desplazamiento les impide atender a más gente. «Lo suyo es que haya libre elección dentro de la zona de salud y aunque hay quien lo defiende dentro de la ciudad, hay que tener claro que cuanto más grande es la ciudad, más complicado será dar los servicios reales».

La carga asistencial de los médicos de atención primaria influye directamente en la calidad de la asistencia. «Si tienes 50 pacientes diarios tienes poco tiempo para repartir entre los pacientes y no te puedes dedicar a otras cosas que también son necesarias en un centro de salud». El doctor López Bernáldez recuerda que apenas cuentan con margen para organizar actividades de promoción de la salud o prevención de enfermedades, dos cuestiones claves que repercuten también en la salud de los usuarios del centro, pero que igualmente requieren de tiempo y personal. «La prevención es tan necesaria como la atención, pero los recursos son los que son, por eso es importante que tengamos un mapa sanitario eficaz».

El de Badajoz ha ido cambiando en función de los centros de salud que se han ido incorporando, como Suerte de Saavedra y Cerro Gordo. En algunos se han desdoblado y los médicos que se han movido de centro han arrastrado a sus nuevos destinos a parte de los pacientes que tenían en su origen. Además del criterio demográfico y urbanístico, en el mapa influyen también cuestiones demográficas. Un barrio con mucha población joven necesita menos médicos que uno donde abunden los mayores, pero esa tónica cambia porque los que ahora son jóvenes, dentro de unas décadas ya necesitarán más médicos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos