Las hijas de Julio Cienfuegos exigen a la Diputación de Badajoz que retire el cuadro de su padre

El retrato de Julio Cienfuegos Linares en la Diputación /J. V. Arnelas
El retrato de Julio Cienfuegos Linares en la Diputación / J. V. Arnelas

Han enviado una carta a Gallardo en la que repasan la biografía de su padre y lamentan que se trate de «estigmatizar su imagen»

Rocío Romero
ROCÍO ROMEROBadajoz

Que descuelguen el retrato de su padre de la galería de presidentes de la Diputación de Badajoz o le quiten la placa que le señala como «franquista». Eso es lo que piden las hijas de Julio Cienfuegos Linares, a cuyo cuadro le han colocado una placa en la que puede leerse «Presidente durante etapa franquista. 27-VI-1970 a 27-XI-1972». Esa leyenda se ha añadido a los retratos de los presidentes de la institución durante la dictadura por decisión de la comisión de expertos que ha analizado los vestigios franquistas de la provincia y ha decidido qué hacer con cada uno de ellos.

Más información

Carmen y Soledad Cienfuegos consideran que la intención es estigmatizarlo: «Es obvio que esa coletilla no ha sido añadida con ánimo educativo y en beneficio de espectadores ignorantes –que todo pudiera suceder–, sino más bien, desde una extravagante y retorcida interpretación de la Ley de Memoria Histórica, con la intención de estigmatizar la imagen de una persona que no puede defenderse», recoge la carta a la que ha tenido acceso HOY. Carmen Cienfuegos dice que «no se puede ofender la memoria de las personas que están muertas y que no pueden defenderse. Es mi obligación defender la memoria de mi padre».

La carta fue presentada el viernes, día 22, en el registro. Tres días antes ambas habían leído en HOY que se les había puesto esa placa a todos los presidentes durante la dictadura. Su hija Carmen fue a verlo. «La comisión dice que esos cuadros están en un pasillo privado de la institución, pero no lo es. Es un pasillo público. Yo fui, entré, dije que iba a hacer fotos y me dejaron», explica.

Carmen Cienfuegos se pregunta por qué no se coloca una leyenda similar a cada presidente identificando la etapa en la que han gobernado, como la República, la Monarquía o la dictadura de Primo de Rivera.

En la carta trazan una biografía de su padre, que falleció en 1996. Apuntan a que también ocupó cargos en la democracia y que dimitió de la Diputación por estar en desacuerdo con el Gobierno dos años después de tomar posesión del cargo. Ese asunto fue la implantación de la Universidad. Cienfuegos quería que todos los estudios se reunieran en Badajoz, pero decidieron abrir otra sede en Cáceres. Ese fue el motivo, según Carmen Cienfuegos, que le llevó a dejar su cargo. «Más allá de la anécdota de la dimisión (...), la figura de nuestro padre es bastante más compleja e intelectualmente relevante que la efímera intervención en la política». Recuerdan que fue juez y magistrado, crítico de arte, defensor del patrimonio extremeño, presidente del instituto social de la Marina y académico de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y de la Real Academia de Extremadura.

«Ejerciendo en su nombre el derecho a la propia imagen, estamos legitimadas para exigir que, si no la etiqueta de marras, se retire su retrato del lugar en el que actualmente se exhibe y sea depositado en cualquier lugar no visible por el público», concluye la misiva.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos