Fragoso asegura que el IBI bajará en 2018, pero PSOE y Podemos lo dudan

Los socialistas en el Salón de Plenos antes de comenzar el Pleno. :: josé vicente arnelas

El Pleno se desarrolla en medio de una enorme tensión con el abandono del PSOE y la expulsión de Borruel y de Cabezas

Rocío Romero
ROCÍO ROMEROBadajoz

«Si el IBI no baja, me marcho yo; pero si lo hace se va usted y usted». El alcalde, Francisco Fragoso, lanzó ayer este reto al concejal socialista Emilio José Pérez y al portavoz de Podemos, Remigio Cordero, quienes dudaron que el recibo del IBI se vea reducido en 2018 con respecto al de 2017.

El Pleno aprobó ayer la modificación de la ordenanza fiscal del impuesto de bienes inmuebles. Esta reduce el tipo impositivo del tributo para la mayoría de las propiedades del 0,76 al 0,72%, así como sube el umbral a partir del cual aplica el tipo especial de 1,1% a las propiedades que tienen un valor catastral de 360.000 euros en lugar de 300.000 euros. También amplían las bonificaciones a familias numerosas.

Sin embargo, no existe un cálculo medio sobre el que los pacenses sepan cuánto va a bajarle el recibo. Según el informe de la tesorería municipal, estas bajadas amortiguarán la subida del valor catastral de las propiedades. Este crecerá porque el Ayuntamiento lo ha solicitado al Gobierno central y supondrá un incremento del cinco por ciento. El Ayuntamiento pretende compensar ese incremento con las modificaciones aprobadas ayer.

Este cambio tiene una lectura política, dado que se trata de una de las exigencias de Ciudadanos para apoyar al PP en la aprobación de los presupuestos municipales. Todos los partidos estuvieron a favor de los cambios, pero cada uno hizo su propia lectura.

El debate se calentó dialécticamente desde el principio y creó una tensión que fue creciendo a lo largo de la sesión, durante la cual Borruel fue expulsado, Cabezas se marchó cuando el alcalde le aseguraba que le estaba echando y el resto de socialistas salían del salón de Plenos. La primera en irse fue Julia Timón y fue durante este debate de la modificación de la ordenanza fiscal de IBI.

Más información

Se marchó mientras el concejal socialista Emilio José Pérez hablaba sobre el IBI. Este se mostró sorprendido de que Julia Timón hubiera asegurado esta semana que el IBI iba a bajar para los pacenses porque esas declaraciones denotan «ignorancia o mala fe». «Me puse a indagar, pensaba que Timón había llegado a su techo de imprecisiones, incongruencias, contradicciones, comprobé que no, que lo de esta señora no tiene límites, al menos conocidos. A ver, señora Timón, declaraciones de este calado solo pueden venir motivadas por varios temas. Por ejemplo, ignorancia o mala fe, que pueden ser una mezcla de ambas. Porque da la sensación de que tiene necesidad de copar portadas de prensa, aún a riesgo de que la pillen tratando de engañar a todo el mundo». Julia Timón se fue cuando el edil socialista remachaba estas palabras.

Tanto Emilio José Pérez como Remigio Cordero, portavoz de Podemos, dudaron de que la modificación aprobada ayer compense el incremento del valor catastral. Cordero realizó una lectura histórica para asegurar que el IBI baja antes de cada cita electoral y sube después de cada comicio. Propuso que se reduzca para propiedades con un valor catastral bajo, dado que pertenecen a personas con rentas bajas, algo que el alcalde negó que se pueda hacer. «Quien tiene menos, paga menos, y quien tiene una casa de rico en Los Montitos, como usted, pues paga más», espetó Fragoso.

Agresividad

Durante todo el debate económico se recordaron una y otra vez las palabras del edil socialista sobre Julia Timón. Para Fragoso fueron unas manifestaciones contra la persona de Timón cargadas de agresividad.

Esas declaraciones marcaron el resto de la sesión. Cuando Timón volvió al salón de Plenos, y en su primer turno de palabra, anunció que se marcharía cada vez que entienda que se la está insultando. El portavoz de los socialistas, Ricardo Cabezas, intentó hablar, pero Fragoso no le dejó.

La siguiente intervención fue la del excompañero de Timón, el concejal no adscrito Luis García-Borruel, quien comenzó recriminándole a Timón que cobre dietas por asistir a las juntas de Gobierno del PP. Borruel aseguró que él no las había cobrado cuando había acudido antes de irse de Cs. Fragoso interrumpió entonces a Borruel y le dijo que la intervención era «impresentable» y le reprochó que él había intentado cobrar por asistir a esas reuniones, pero que no se las habían pagado por estar jubilado. Y le dijo, también: «Cuando quiera hablamos de sus intereses económicos» en el Ayuntamiento. Borruel intentaba replicar con el micrófono cerrado mientras Fragoso seguía hablando y le echaba en cara que era el único concejal que había acudido con un empresario a ver el pliego de contratación de las ledes, un macrocontrato que ronda los 11 millones de euros. En este momento Borruel ya estaba respondiendo al alcalde que «no tiene vergüenza», de manera que Fragoso le expulsó del Pleno y anunció que le sancionará por insultar a la Alcaldía. Posteriormente, según Efe, Borruel denunció al alcalde en la Policía Nacional por acusarle de prevaricación.

El PSOE se va

Los concejales socialistas continuaron en sus escaños y fue más tarde cuando decidieron marcharse. Fue durante la moción que el propio PSOE había presentado para que el Ayuntamiento colabore con los organizadores de la manifestación que tendrá lugar en Madrid para reivindicar el tren el 18 de noviembre. En su intervención, la portavoz de Cs, Julia Timón, lamentó que no le hubieran remitido los documentos sobre la manifestación que había pedido, a pesar de que Cabezas cuenta con «un asesor que se dedica a hacer investigación de temas personales de salarios en el Ayuntamiento. Me parece mentira que tengan esas cosas tan claras y sin embargo no sea capaz de mandarme los documentos».

Fragoso le pidió a Timón que centrara el debate en las reivindicaciones del tren, pero Timón continuó. Cabezas replicó entonces: «Tiene usted mucha cara, señora Timón... Estamos hablando de algo muy importante».

Los ediles socialistas ya estaban levantándose cuando Fragoso le dijo a Cabezas que le expulsaba por el insulto a Timón mientras el resto de concejales se marchaban. El socialista Miranda se quedó de pie quejándose, Fragoso le expulsó y le avisó de que llamaría a las fuerzas de seguridad si no salía del salón. Así que, al final, la moción del PSOE no fue votada por el PSOE. Los socialistas no volvieron al salón de Plenos.

Más

Fotos

Vídeos