La Fiscalía pide 14 años de cárcel para el acusado de agredir a un taxista de Badajoz

Los taxistas de Badajoz hicieron una concentración de protesta tras producirse la agresión. :: hoy/
Los taxistas de Badajoz hicieron una concentración de protesta tras producirse la agresión. :: hoy

Fue golpeado en la cabeza con una barra de hierro y un ladrillo por un hombre que lo dejó inconsciente en un camino solitario

EVARISTO FDEZ. DE VEGA BADAJOZ.

A una petición de catorce años de prisión se enfrentará este mes de diciembre Sergio C. L. R., el hombre que fue detenido a comienzos de 2016 como supuesto responsable de la salvaje agresión sufrida por un taxista de Badajoz que fue golpeado en la cabeza con una barra metálica y un ladrillo.

Esos hechos se produjeron el 10 de enero de 2016 y en el escrito de acusación de la Fiscalía se refleja que el supuesto autor es un hombre que se encuentra en prisión provisional por este delito y por otro robo con violencia cometido en la localidad de Zafra.

Más información

En el escrito de calificación provisional se explica que Sergio C. L. R. subió al taxi el día 28 de diciembre de 2015. Eran las 17 horas y al volante del vehículo se encontraba Luis M. G., un experimentado taxista de Badajoz de 67 años de edad que se dispuso a trasladarlo a la Urbanización Pozo Navarro, ubicada en el kilómetro 10,500 de la carretera Nacional 432 (Badajoz-Zafra).

Justo después de abandonar la carretera nacional para entrar en la urbanización, el cliente le pidió que se apartara del camino principal para tomar un pequeño camino que había a la izquierda. El taxista le preguntó por el lugar al que quería dirigirse, momento en el que el viajero comenzó a golpearlo de forma reiterada por detrás utilizando una barra de hierro con la que le propinó «infinidad de golpes en la cabeza».

La víctima salió del coche «como pudo» mientras seguía siendo golpeado con la barra de hierro y con un ladrillo que el agresor encontró en la zona. Todos esos impactos iban dirigidos a la cabeza del taxista, que perdió la conciencia.

Imagen de archivo del taxista agredido (en el centro).
Imagen de archivo del taxista agredido (en el centro).

Cuando el encausado se marchó, la víctima quedó abandonada en un paraje solitario. Ya se había hecho de noche. En la huida, el delincuente se llevó el taxi, que fue localizado posteriormente en la calle Grecia, que está en la barriada pacense del Cerro de Reyes.

Con esta «actuación violentísima» el ahora encausado se apoderó de 100 euros que se encontraban en el habitáculo del coche, además de unas gafas y un teléfono móvil.

Como consecuencia de la agresión, el taxista sufrió heridas contusas de hasta cuatro centímetros de profundidad en las regiones parietal y occipital de la cabeza. También una contusión facial con afectación ocular y un traumatismo con hematoma subdural agudo en la región frontal derecha.

El Ministerio Fiscal entiende que por la forma en la que fueron producidos los golpes, el medio empleado y la reiteración, esas lesiones fueron de una entidad «más que suficiente para acabar con la vida de la víctima, máxime si se la deja abandonada en un paraje absolutamente desértico en horas nocturnas en pleno mes de diciembre».

En el proceso de curación le extrajeron cuerpos extraños metálicos de las heridas que presentaba en el cuero cabelludo.

El taxista permaneció hospitalizado dos días y durante otras 21 jornadas no pudo desempeñar sus ocupaciones habituales. Como secuelas le ha quedado un síndrome posconmocional consistente en cefaleas, vértigos y alteraciones del sueño, de la memoria y del carácter. También presenta perjuicio estético a causa de las tres cicatrices en el cuero cabelludo.

Tentativa de homicidio

La Fiscalía entiende que debe ser condenado por un delito de homicidio en grado de tentativa para el que propone una pena de prisión de nueve años. Además, se solicitan otros cinco años de cárcel por un delito de robo con violencia en el que se utilizó un medio peligroso.

La petición fiscal habla también de la necesidad de que el acusado haga frente a 360 euros por los dos días de hospitalización; 2.520 euros por las 21 jornadas en las que estuvo impedido; 11.718 euros por las secuelas; y 600 euros para compensar los 100 euros, las gafas y el teléfono móvil sustraídos.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos