La feria en el centro ya no es la de antes

Calle Meléndez Valdés ayer sábado. :: Pakopí

Los hosteleros se quejan de que el Ayuntamiento de Badajoz les levante los veladores con excusa de limpiar las calles

J. L. G. BADAJOZ.

Hubo un tiempo, hace ya casi una década, en que el ambiente de la Feria de San Juan comenzó a trasladarse al Casco Antiguo. Los hosteleros de la zona lo llamaban la Feria de Día y no daban abasto. Ya no queda nada de eso más allá de los farolillos y algunas pizarras anunciando menú de feria y ofertas de rebujito. No hay ni programa de actos. Si acaso este año un coro rociero que ameniza las calles da a entender en el centro que Badajoz está de feria.

Según los hosteleros consultados, la de este año ha sido la peor Feria de Día desde que se inventó este formato. Y eso que la anterior ya fue mala, coinciden todos. Se quejan de que el Ayuntamiento haya ordenado limpiar sus calles a partir de las nueve de la noche y que desde una hora antes haya que empezar a despejarlas retirando los veladores.

«Los clientes se tienen que empezar a levantar, muchos turistas no lo entienden y se quejan mucho. Yo asumo que el Ayuntamiento quiera potenciar el recinto ferial, pero no que aquí nos maltraten. No es normal que los farolillos que adornaban la Plaza de España se hayan caído con la lluvia y el viento del otro día y se hayan quedado así. Yo conozco muchos sitios como Málaga, Córdoba y Sevilla. Tienen su recinto ferial, pero en el centro se nota que la ciudad está de feria, aquí no», se quejaba ayer Julián Hurtado, del Mesón El Chozo Extremeño, en la calle Muñoz Torrero y cuya caja este año es inferior en un 25% a la del año pasado.

Julián Hurtado Mesón El Chozo Extremeño «Es de los pocos sitios en que no se nota en el centro que estemos de feria»

Como él, la mayoría de hosteleros que contrató trabajadores extras para afrontar los días de feria, ha dejado de llamarlos a mitad de semana.

Según Inocente Jiménez, del bar La Corchuela, «ha habido menos público, aunque el ambiente era bueno. Lo que no entiendo es lo de la limpieza, que vengan diez policías municipales y detrás las máquinas de limpiar y que tengamos que levantar a todos los clientes». Según dice, solo los dos días que ha habido toros o la tarde del ascenso del C.D. Badajoz, ha habido un poco más de público este año.

Para Fermín Serrano, de la tetería Al Bossa, también en la calle Meléndez Valdés, la palabra para describir la feria de este año es «desastre». Dice que empezó a abrir a las cuatro de la tarde para atender la hora de las copas y a los pocos días decidió abrir a las nueve de la noche porque no había gente.

Sonia Villa, del bar Plaza España, coincide en que ha sido una fiesta floja desde el punto de vista económico, aunque entiende que la feria de Badajoz tenga lugar en el recinto ferial. «Es una vez al año y aquí tenemos más eventos festivos el resto de los meses», decía ayer comprensiva.

Fotos

Vídeos