Los estudiantes de Comunicación reclaman en Badajoz poder aparcar en su facultad

Protesta ayer de los alumnos de la Facultad de Comunicación. / C. M.

Rechazan la decisión del Ayuntamiento de eliminar plazas y restringir el estacionamiento en la parte alta de la Alcazaba

Miriam F. Rua
MIRIAM F. RUA

'Queremos aparcar en nuestra facultad' y 'Aparcamos todos o no aparcamos ninguno' fueron los lemas que corearon el medio centenar de alumnos de Documentación y Comunicación que se concentraron ayer para reclamar que puedan seguir aparcando en la puerta de su facultad.

Su protesta surge después de que el Ayuntamiento de Badajoz haya comenzado los trabajos de reordenación del aparcamiento en la Alcazaba que prevé prohibir el estacionamiento en el entorno de la facultad y la Biblioteca de Extremadura y restringirlo en la zona de aparcamiento del Arqueológico para profesores, personal administrativo de la Universidad y trabajadores del museo y la biblioteca regional.

Más información

«Queremos que se pueda seguir aparcando junto a la facultad igual que en todas las facultades del campus universitario. No es que seamos cómodos, queremos los mismos derechos que tienen todos los estudiantes», reclama Hernán Álvarez, delegado de alumnos de la facultad de la Alcazaba.

A su protesta se sumaron también algunos profesores, con el decano a la cabeza, y personal de limpieza y cafetería. Estos últimos, junto con los vigilantes (todos trabajadores de contratas), serán los únicos empleados que no tendrán aparcamientos reservados. El Ayuntamiento ha decidido que solo concede autorización para aparcar al personal que depende directamente de la Universidad.

«Nos parece un trato total y absolutamente discriminatorio con respecto al resto del personal que trabaja en esta facultad», afirma Marcos Barroso, uno de los trabajadores de limpieza de la facultad. Su compañera Gabi aclara que, aunque la Universidad sí les incluyó en el listado de trabajadores para obtener la tarjeta de aparcamiento, el Ayuntamiento los ha vetado.

En la misma situación está Ángel Campañón, que regenta la cafetería de la facultad desde hace 16 años. «Cuando tenga que subir con la compra qué hago, ¿lo subo con una carretilla desde Puerta de Carros?», se pregunta.

El decano, Vicente Guerrero, explicó ayer que su petición al Ayuntamiento fue que a partir de las torres de la Alcazaba, el aparcamiento se restringiera a toda la comunidad educativa, incluidos los estudiantes, y a los trabajadores de la biblioteca. «Somos partidarios de que los estudiantes tengan una zona de aparcamiento cercana al centro como el resto de los centros universitarios», defendió.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos