La Diputación pide perdón a la familia de Antonio Cuéllar por atribuirle un cargo que no tuvo

La Diputación pide perdón a la familia de Antonio Cuéllar por atribuirle un cargo que no tuvo

El comité de expertos del organismo le señaló como presidente provincial, pero este destacado abogado no lo fue

R. R. BADAJOZ.

La diputada Cristina Núñez llamó ayer a Tomás Cúellar, hijo de Antonio Cuéllar Gragera, para pedirle disculpas por el error cometido con su padre al atribuirle un cargo durante el franquismo que no tuvo. Tomás había solicitado una rectificación. Ayer le llamó la diputada Cristina Núñez, quien preside la comisión de expertos que cometió el error. Según Tomás Cuéllar, Núñez le pidió disculpas por el «error lamentable» en su nombre y en el del presidente de la institución, Miguel Ángel Gallardo. Le aseguró que se han puesto en contacto con los tres ayuntamientos afectados y se comprometió a borrar el nombre de su padre del catálogo de vestigios franquistas que firma la Diputación. Antonio Cuéllar fue decano del Colegio de Abogados y no presidente de la Diputación, como ésta había reflejado en su informe.

Más información

Ayer se pronunció también el alcalde de Entrín Bajo, otra de la las localidades a las que la Diputación exigía la retirada del nombre de Antonio Cúellar del callejero. «El de la Diputación es un dinero del que no podemos prescindir. ¿Cómo no vamos a colaborar?», afirmó. Eduardo Jiménez se muestra a favor de eliminar los restos del franquismo aunque reconoce que «si se hurga en la herida, sangra».

Entrín Bajo ya no quitará el nombre a la calle, explica su alcalde. «No quitaremos la placa, íbamos a colaborar en un principio, pero ahora no», incide. «Apoyo todo esto y también a la Diputación, y si hay que colaborar se colabora (...). Que te retiren las subvenciones a un pueblo que vive de las subvenciones...», dice. El presupuesto anual de Entrín ronda los 500.000 euros y el año pasado percibió unos 50.000 euros en subvenciones.

HOY publicó en su edición del sábado que el pleno del Ayuntamiento de Alburquerque sí la eliminó, tal y como le exigió la institución, para no perder las subvenciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos