Cruz Roja acogerá a cuarenta refugiados en el antiguo Hotel Góngora

Instalaciones del Hotel Góngora donde vivirán los refugiados. :: hoy/
Instalaciones del Hotel Góngora donde vivirán los refugiados. :: hoy

Los desplazados llegarán a principios de 2018 a las instalaciones, que llevaban dos años vacías, y recibirán apoyo al menos durante año y medio para adaptarse

Natalia Reigadas
NATALIA REIGADASBadajoz

El Hotel Góngora volverá a abrir sus puertas, pero para recibir a unos inquilinos muy especiales. Se convertirá en un centro de refugiados con 40 plazas que se irán ocupando desde principios de 2018. Cruz Roja llevaba meses buscando una ubicación en Badajoz para poder acoger a desplazados y finalmente será este edificio de la calle Doblados, junto a la Plaza de Cervantes (San Andrés).

Los propietarios del inmueble, que lleva dos años cerrado, han firmado un contrato de colaboración con Cruz Roja. Han cedido por completo las instalaciones a esta entidad a cambio de un alquiler solidario, es decir, de bajo precio. Por el momento, tanto los dueños del antiguo hotel como los responsables de Cruz Roja han iniciado los trámites y los trabajos para adecuar las instalaciones, pero esperan que todo esté preparado para 2018 y en los primeros meses del próximo año recibir a los refugiados.

Estas 40 plazas se suman a las 25 que Cruz Roja ya había habilitado en Mérida. Ahora esperan que el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, a través de su UTS (Unidad de Trabajo Social), ocupe las 65 vacantes que van a ofrecer en la provincia pacense. La Subdirección General de Inmigración valora cada solicitud de los refugiados y les concede las plazas que considera.

Pasarán 6 meses en el Hotel Góngora antes de pasar a ser realojados en pisos

Por el momento en Cruz Roja no saben cuál será la nacionalidad de los refugiados que vengan a Badajoz. Pueden ser sirios, ya que actualmente hay un gran número en los campos de refugiados de Turquía, Grecia o el Líbano a la espera de ser acogidos, pero también podrían llegar de otros países como los estados del África Subsahariana, Venezuela o Ucrania, ya que son puntos de los que España recibe peticiones de asilo a diario.

Desde Cruz Roja están contentos por lograr la cesión de este edificio, ya que era un objetivo prioritario contar con vacantes en la capital pacense. «Es una ciudad grande y era primordial poder acogerlos en Badajoz porque ofrece muchas posibilidades», explica Emilio Romero, director autonómico del Programa de Atención a Personas Refugiadas de Cruz Roja.

Fases de adaptación

La adaptación de los refugiados durará al menos año y medio. En este tiempo contarán con el apoyo de Cruz Roja de distintas formas hasta que finalmente puedan manejarse por sus propios medios. Este proceso está dividido en tres fases.

La primera fase es la estancia de estos 40 refugiados en el Hotel Góngora. Lo normal es que permanezcan en estas instalaciones durante 6 meses salvo casos en los que deban quedarse más por circunstancias especiales. En este tiempo contarán con las dependencias del hotel y se les proporcionarán todos los servicios básicos, así como asistencia médica. Además los niños serán integrados en el sistema educativo si es posible. En este tiempo, además, recibirán una serie de talleres formativos, entre otros, de castellano.

Tanto el alquiler del antiguo hotel, como la comida, el material o los suministros de electricidad o gas serán costeados por Cruz Roja dentro del programa de ayudas del Ministerio de Seguridad Social.

La segunda fase comenzará cuando los desplazados se muden a pisos para integrarse en la ciudad, aunque seguirán contando con apoyo económico y asistencial en su día a día. Finalmente tras un año, se espera que entren en la tercera fase en la que la ayuda se reduce porque el objetivo es que se vayan arreglando de manera autónoma.

Hasta el momento la región ha dado acogida a 180 refugiados, 120 de ellos sirios. En breve Cruz Roja espera que se ocupen sus 65 plazas para aumentar esta cifra.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos