El Consistorio de Badajoz amplía la concesión a Tubasa a 2037 para financiar los nuevos autobuses

Un autobús urbano circula por el centro de la ciudad. :: c. moreno/
Un autobús urbano circula por el centro de la ciudad. :: c. moreno

PP cuenta con Cs y Borruel para aprobar la operación, pero PSOE y Podemos la rechazan

ROCÍO ROMERO BADAJOZ.

Tubasa será la concesionaria de los autobuses urbanos en la ciudad hasta el año 2037. Eso supone diez años más que los previstos hasta ayer. El pleno del Ayuntamiento aprobó esta prórroga para que la empresa financie la renovación de la flota y las nuevas líneas anunciadas esta semana. Salió adelante con los votos a favor del PP, Cs y del edil no adscrito Luis García-Borruel. PSOE y Podemos, por su parte, votaron en contra.

Más

El motivo del rechazo es que consideran que la ciudad hipoteca la concesión. Para el portavoz del PSOE, Ricardo Cabezas, lo más conveniente sería rescatar temporalmente el servicio de autobuses para volver a sacarlo a concurso. Considera que de esta forma que podrían conseguir ventajas. Desde el Gobierno local apuntaron tras el pleno que esta opción obligaría a indemnizar a la empresa.

El concejal de autobuses es Jesús Coslado, quien recordó que fue el PSOE el partido que privatizó este servicio. En mayo de 1987, el alcalde Manuel Rojas firmó el contrato con Tubasa por 25 años prorrogables hasta 50. En 2009 se amplió por 15 años hasta 2027 a cambio de una serie de mejoras. Esa es la operación que se repite ahora y que se aprobó ayer en Pleno.

El alcalde considera un éxito el acuerdo, pero Cordero y Cabezas aseguran que hipoteca la concesión

Consiste en la renovación de parte de la flota con 15 autobuses eléctricos y 5 minibuses. El contrato original obliga a la empresa a ello, pero cada bus eléctrico cuesta prácticamente el doble que uno de gasoil. Sin embargo, la concesionaria asume todo el coste a cambio de gestionar el servicio una década más. Cada autobús cuesta 475.000 euros, mientras que el convencional a gasoil sale por 245.000 euros. También pagará los 149.000 euros de la infraestructura para cargar estos autobuses. Tubasa se hace cargo de la garantía de las baterías y el mantenimiento de los vehículos hasta 2037.

La empresa asume por tanto 4,3 millones de euros, lo que supone prácticamente la mitad de la operación. El Ayuntamiento corre con el resto, pero el alcalde, Francisco Fragoso, incide en que no costará dinero. Se financiará con el ahorro diario de cada bus. Los convencionales tienen un coste diario de 140 euros y el eléctrico de 14 euros. Si la comparativa se hace anual, uno a gasoil cuesta 32.813 euros en carburante mientras que el eléctrico solo necesita 7.568. Esa diferencia, según el concejal de Transportes, Jesús Coslado, contribuirá a reducir el déficit tarifario y recuperar la aportación municipal. Hay que tener en cuenta que el Ayuntamiento afronta cada año el equilibrio financiero para cubrir el déficit que existe entre lo que pagan los pacenses y lo que cuesta el servicio.

Este ahorro, más otros conseguidos con la implantación de las nuevas tecnologías y con la prolongación de la amortización de los vehículos durante tres años más (al pasar de 10 años a 13) cuadran la operación.

A la adquisición de los vehículos se une la creación de cuatro líneas exprés con los nuevos minibuses desde las barriada de Llera, la Pilara, San Fernando y Alvarado, así como una segunda línea de vehículo convencional para Cerro Gordo y la ampliación del itinerario en las Vaguadas.

Acusación de electoralismo

Para el alcalde, esta operación es un éxito pero para Podemos se trata de una estrategia electoral. Los autobuses eléctricos entrarán en funcionamiento en unos diez meses y los cinco minibuses a partir de otoño. De ahí que el portavoz de Podemos, Remigio Cordero, asegure que los autobuses estarán circulando antes de las elecciones, que se celebran en mayo. Cordero subrayó que no discuten la renovación de la flota ni las nuevas líneas, pero sí la prórroga del contrato. En su opinión, no se puede prever el ahorro de 2027 a 2037 por la innovación tecnológica. A su juicio, «si se defendiera el interés del Ayuntamiento se esperaría a 2027 para alargar la concesión».

El portavoz socialista, Ricardo Cabezas, dijo que estudiarán la posibilidad de reclamar esta ampliación del contrato porque la renovación de la flota es obligación de la empresa en el contrato de 1987. «Esta ampliación nos hipoteca hasta 2037, supone sustituir autobuses analógicos por eléctricos, eso cuesta mucho dinero y lo pagaremos por el equilibrio financiero». Cabezas descarta la remunicipalización.

Ciudadanos aprobó la operación, pero ve necesario reducir el tiempo de paso entre unos y otros vehículos y poner en marcha una campaña de concienciación. Luis García-Borruel, no adscrito a ningún grupo, valoró que esta operación creará nueve puestos de trabajo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos