El comercio de Menacho estrenará el próximo verano las islas de sombra

El abanico es un aliado imprescindible para comprar en Menacho durante el verano. :: c. moreno
El abanico es un aliado imprescindible para comprar en Menacho durante el verano. :: c. moreno

Las tiendas enfilan la tercera temporada sin microclima y como alternativa al calor han retrasado su horario de cierre

MIRIAM F. RUA BADAJOZ.

Golpes de abanico y agua fresquita son las armas imprescindibles para adentrarse en Menacho con estas temperaturas. Por tercer año consecutivo, el comercio ha renunciado a recuperar el microclima y el calor campa a sus anchas, convirtiendo la principal arteria de moda de la ciudad en un erial hasta bien entrada la tarde. La alternativa de las tiendas ha sido retrasar su horario de cierre.

Sin embargo, afrontan las olas de calor con la vista puesta en el próximo verano. El Ayuntamiento ha anunciado que en 2018 estarán instaladas las islas de sombra. La idea, explica la concejala responsable de Comercio, Blanca Subirán, es darle sombra a los bancos instalados en Menacho. Descartada la posibilidad de entoldar por completo la calle, por el impacto visual y los problemas asociados al anclaje en las fachadas, la actuación se centrará en crear zonas sombrías en torno a los bancos.

Para ello, en los presupuestos de este año, que tienen carácter plurianual y que presumiblemente se aprobarán el viernes en pleno, aparece una partida de 100.000 euros para el año 2018, dedicado al acondicionamiento de espacios libres en la calle Menacho.

En los presupuestos se recoge una partida de 100.000 euros para 2018 para acondicionar Menacho Se descarta el entoldado completo de la calle y la idea es crear zonas umbrías en torno a los bancos

La solución técnica para esta iniciativa aún no está decidida, pero la propuesta de los comerciantes es que se instalen toldos en forma de vela sujetos con mástiles que creen zonas de sombra independientes. Su instalación se adelantaría al verano, en torno al mes de mayo y se retirarían a finales de septiembre.

Esta medida no sustituirá al microclima. «No renunciamos a volver a poner en marcha el microclima el verano que viene porque junto con el entoldado lograríamos bajar muchos más grados la temperatura de la calle», valora Félix Retamar, presidente de la asociación de comerciantes de Menacho.

Para poder recuperar el sistema de microaspersión para refrescar la calle, la asociación calcula que necesitarían unos 25.000 euros, a los que habría que sumar los cerca de 6.000 euros del consumo de electricidad y agua de la instalación durante la temporada de verano. Hay que tener en cuenta que el microclima está instalado no solo en Menacho, sino también en las calles Vasco Núñez, Guardia Civil, Santo Domingo y Bartolomé J. Gallardo.

«Tenemos que invertir»

«Los comerciantes tenemos que concienciarnos de que si queremos un núcleo fuerte de comercio tenemos que invertir. Si todos estuviéramos asociados y pagáramos las cuotas, el microclima estaría fijo todos los años», reconoce Retamar, quien detalla que la subvención municipal que reciben la dedica a sufragar los gastos del mantenimiento de la asociación.

El problema del microclima es que no puede activarse sin más. Tras tres años sin funcionar, su puesta en marcha de nuevo requiere revisar todos los conductos y renovar algunos tramos. Además, la idea de la asociación de comerciantes es acometer un nuevo sistema con un único depósito -ahora hay tres- que abarate su mantenimiento posterior.

A esto se suma un problema añadido, el número de negocios asociados ha bajado y con ellos la recaudación por cuotas de los socios. Actualmente, según las cifras aportadas por el propio Rematar, de los 212 establecimientos que tiene la zona comercial de Menacho, la mitad están integrados en la asociación de comerciantes, pero de ellos, no todos pagan la cuota de asociados porque figuran como colaboradores.

«Para este verano no tenemos soluciones al calor. Lo único que hemos hecho ha sido modificar los horarios por la tarde, que es cuando más se nota. Las tiendas abren una hora más tarde y cierran a las 21.30 horas, salvo los grupos grandes que no cierran al mediodía», cuenta el representante de los comerciantes.

De momento, el tiempo ha remado a su favor en el arranque de las rebajas de verano. Los diez primeros días de saldos con temperaturas frescas han favorecido que haya habido más asistencia de público, a lo que se ha venido a sumar el revulsivo de la Shopping Night. «Está demostrado que si mejoráramos las condiciones climáticas con el microclima venderíamos muchísimo más y no solo ganaría el comercio, también la restauración de todo el centro y el resto de valores añadidos, sobre todo por los clientes de la provincia y de Portugal», concluye Retamar.

Más

Temas

Badajoz

Fotos

Vídeos