El comercio de la calle Soledad de Badajoz recibirá un impulso para las Navidades

Locales cerrados en la calle de la Soledad / J. V. Arnelas

El Ayuntamiento acondicionará cinco locales para que reabran con nuevas empresas y analizará el estado de 14 tiendas cerradas

Rocío Romero
ROCÍO ROMEROBadajoz

Mogar abrió sus puertas en las Navidades de 1983 en la calle de la Soledad de Badajoz. Entre pequeños electrodomésticos, cristalerías, menaje y muebles, Modesto García (su dueño) ha visto la evolución de esta calle. Hay algunas cosas que no comprende, como que haya tiendas que cierren las tardes de los sábados, que es cuando la gente tiene tiempo para comprar, y que las administraciones hayan puesto algunas barreras, como que los clientes no pueden llegar en coche porque no hay dónde aparcar.

«Cuando abrí, la calle de la Soledad era lo mejor de lo mejor... y hoy es de lo peor», dice. Sufrió los efectos del boom de la calle Menacho en detrimento del Casco Antiguo, y ahora también le llega el declive de Menacho en favor de El Faro. Aunque nota que hay cierto interés por parte de empresarios de instalarse en la calle, también denuncia que «hay multitud de cosas negativas para la zona y se ponen barreras constantemente», como la de evitar el tráfico en sus calles.

Ahora, sin embargo, el Ayuntamiento de Badajoz quiere darle un impulso a esta calle para que nuevos comercios compartan espacio con el veterano Mogar. Por eso van a invertir 60.000 euros conseguidos de una subvención de la Junta de Extremadura antes de final de año. La idea, que explica la concejala Blanca Subirán, es que nuevos comercios se instalen en esta vía para las Navidades. Para entonces, la calle de la Soledad lucirá como ‘Soledad Bohemia’, que es el nombre de la iniciativa.

El proyecto consiste en acondicionar cinco locales cerrados para que puedan abrir nuevas tiendas. El Ayuntamiento no abonará alquileres ni realizará grandes obras porque no cuenta con fondos para ello, pero sí tratará con los propietarios de los inmuebles, lavará la cara a las tiendas y las pondrá a disposición de emprendedores. A la hora de seleccionar quienes pueden beneficiarse de uno valorarán el empleo que puedan crear y primarán a los artesanos.

La iniciativa también se dedicará a analizar por qué hay locales cerrados. De media suele haber 14. La labor aquí se centrará en contactar con los propietarios, la gestión de los alquileres, etcétera. Incluye la valoración y adecuación de los locales, la coordinación de los proyectos y la asistencia técnica con propietarios y promotores.

El Ayuntamiento realizará también una campaña de publicidad para atraer a nuevos clientes y destinará 10.000 euros para organizar talleres y actividades dinamizadoras en la calle Virgen de la Soledad y aledañas.

De todo esto se encargará una empresa, para lo que el Ayuntamiento acaba de publicar los términos del concurso por 60.000 euros. Se trata de un proyecto piloto. Si el resultado es positivo, el Ayuntamiento extenderá la iniciativa a las calles de alrededor.

El Consistorio lleva tiempo tratando de recuperar esta calle. Hace justo dos años, realizó una operación para modernizar la apariencia de estos comercios, pintó los locales de colores distintos y cambió los rótulos de las tiendas para que todos fueran similares.

Juan Guerrero, de Artex, reconoce que aquella actuación demostró interés en fomentar el comercio pero apunta que hace falta más trabajo. Artex lleva 27 años en la calle y once años en el local actual. «He visto la degradación comercial. Es una buena calle, pero requiere de un impulso. No está tan mal como otras, pero es cierto que el comercio se concentra ahora en Francisco Pizarro y menos en estas calles perpendiculares», destaca.

«Estoy contenta»

María Engo, que representó a Extremadura en los premios nacionales de moda, abrió su taller en esta calle hace un año. Allí imparte también talleres de patronaje. Advierte que hay menos movimiento que en la calle Menacho o en un centro comercial, pero valora que la gente que se acerca a la Soledad vaya buscando algo específico. «Estoy contenta y me gusta la zona, así que no me puedo quejar».

Fotos

Vídeos