Un ciclista recibirá 46.331 euros por el accidente que le causó un resalte en Corte de Peleas

Imagen del resalte aportada por el abogado en el juicio. :: hoy/
Imagen del resalte aportada por el abogado en el juicio. :: hoy

El juzgado obliga a pagar esa indemnización al Ayuntamiento de Corte de Peleas por colocar el reductor de velocidad y a la Diputación por no comprobar su retirada

Evaristo Fdez. de Vega
EVARISTO FDEZ. DE VEGABadajoz

La Diputación de Badajoz y el Ayuntamiento de Corte de Peleas deberán indemnizar con 46.331 euros a un ciclista de Badajoz que sufrió una caída al atravesar un resalte construido en una carretera provincial sin contar con un informe previo favorable.

Las dos administraciones deberán hacer frente a ese pago después de que el Juzgado Contencioso-Administrativo número 1 de Badajoz haya determinado que el Consistorio es responsable de ese accidente, porque construyó el resalte, y la Diputación también lo es porque, si bien comunicó al ayuntamiento que debía retirarlo, no supervisó que esa medida se llevase a efecto.

El origen de este procedimiento está en la solicitud de responsabilidad patrimonial formulada por un hombre de 65 años, vecino de Badajoz, que sufrió una caída con su bicicleta de carretera en Corte de Peleas cuando hacía una ruta con un grupo de amigos. Como consecuencia de ese accidente sufrió una doble fractura de clavícula y cadera de la que tardó un año en recuperarse.

Convencido de que el accidente no se habría producido si ese resalte no hubiese existido, el afectado se dirigió a la Diputación de Badajoz para pedirle una compensación económica que el organismo provincial rechazó pagar en dos ocasiones. También cursó esa misma solicitud al Ayuntamiento de Corte de Peleas, pero la respuesta que recibió fue la misma.

Esas tres negativas hicieron que planteara un recurso contencioso-administrativo en el que pedía, esta vez judicialmente, el abono de una indemnización de 46.331 euros por los daños y perjuicios sufridos y por el daño moral.

La demanda indicaba que el ciclista sufrió la caída el 8 de febrero de 2015 mientras circulaba por la carretera BA-055 (avenida Hernán Cortés en dirección Entrín Bajo, junto a la parada del autobús), dentro del casco urbano de Corte de Peleas. En ese lugar había sido construido un reductor de velocidad tipo «lomo de asno» que lo hizo caer al suelo.

«Reductor visible

Tras conocer las pretensiones del ciclista, la Diputación argumentó que el accidente se había producido a plena luz del día, que el reductor era visible y que el ciclista no fue suficientemente diligente en la conducción. Consideró por tanto que la culpa debía ser achacada «en exclusiva» a la víctima.

Muy distinta es la valoración del juzgado, que aprecia un funcionamiento anormal del servicio tras comprobar que el reductor de velocidad que causó la caída no cumplía con las normas en vigor.

La sentencia confirma que la titularidad de esa carretera es de la Diputación de Badajoz, por lo que debe ser la administración provincial la que asuma la «vigilancia, conservación y cuidado» de esa vía.

«También consta en el expediente administrativo que el Ayuntamiento de Corte de Peleas solicitó a la Diputación la instalación de pasos de peatones elevados y que, finalmente, procedió a instalar el reductor de velocidad sin contar con un informe previo, tal y como se exige en la Ley 7/1995 de Carreteras de Extremadura», prosigue el fallo.

La ausencia de ese informe hizo que la Diputación de Badajoz requiriese en su momento al Ayuntamiento de Corte de Peleas la retirada del reductor de velocidad «por no cumplir las disposiciones técnicas y normativas vigentes». Pero esa solicitud no fue atendida.

Esas circunstancias hacen que el juzgado considere probada una responsabilidad compartida entre ambas administraciones dado que el Ayuntamiento instaló el resalte y la Diputación no vigiló que ese elemento fuese adecuado a la circulación. «Aun cuando pudiéramos compartir con el letrado de la Diputación que la administración no puede verificar el perfecto estado de todas las carreteras de su titularidad, no es menos cierto que esa circunstancia no excusa su responsabilidad pese a dicha dificultad», máxime cuando en este caso conocía la irregularidad dispuesta por el Ayuntamiento. «Requirió su retirada pero, tristemente, confió en la respuesta adecuada a su requerimiento por el Ayuntamiento de Corte de Peleas, sin mayor exigencia ni verificación, y se contentó con un silencio del que fue cómplice», concluye el fallo.

Con estos argumentos, el Contencioso-Administrativo considera probado que se produjo «un funcionamiento anormal del servicio», tal y como planteaba Santiago Algaba, el abogado que ha representado al ciclista.

Importantes lesiones

En la sentencia se explica que el ciclista estuvo ingresado en el hospital 8 días y que la curación de las lesiones se prolongó durante 336 días, en los que se vio impedido para realizar sus ocupaciones habituales durante la mitad del tiempo. Además, le quedó como secuelas un «hombro doloroso» y material de osteosíntesis en la cadera fracturada.

Por esos daños será compensado económicamente y además se le concede una indemnización de 15.308,48 euros, cantidad a la que habrá que sumar otros 1.950 euros por los daños que sufrió la bicicleta. En total, 46.331 euros que deben ser pagados de forma solidaria por la Diputación de Badajoz y del Ayuntamiento de Corte de Peleas, suma que se incrementará con los intereses legales devengados desde el momento del accidente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos