El barrio Cerro Gordo de Badajoz pide más vigilancia para controlar a los perros sueltos

Gregorio Andreu, vecino del Cerro Gordo, denuncia que en este parque atan perros sin bozal mientras los niños juegan dentro. / J. V. A.
Gregorio Andreu, vecino del Cerro Gordo, denuncia que en este parque atan perros sin bozal mientras los niños juegan dentro. / J. V. A.

Se han producido tres ataques en una semana, pero los residentes llevan tiempo exigiendo más presencia policial

Rocío Romero
ROCÍO ROMEROBadajoz

En menos de una semana, tres vecinas del Cerro Gordo han sido atacadas por perros que iban sueltos y sin bozal. Así consta en las denuncias que han presentado una madre y una hija, a las que mordió el mismo animal en menos de 24 horas. Un caso similar ocurrió a los pocos días a otra joven, a la que un can se acercó cuando ella paseaba con sus dos perros con bozal y correa. Esta mujer, que prefiere mantenerse en el anonimato, explica a HOY que el tercer perro iba suelto, atacó a sus dos animales y la arrastró por el descampado donde paseaban hasta que otra persona se acercó a ayudarla.

Más información

Todo esto, que se ha acumulado en menos de una semana, no es nuevo. De hecho, Gregorio Andreu es un vecino que presentó una queja formal ante el Ayuntamiento hace ya tres años por la proliferación de animales sueltos por la barriada. Además de los excrementos en las calles y parques, apuntaba a que «hay un grupo bastante numeroso de personas que tiene perros de gran tamaño y de los denominados de raza peligrosa» que no cumplen las normas exigidas a este tipo de animales.

El escrito tuvo entrada en el Ayuntamiento en junio de 2015 y quedó archivado en agosto. Le llamaron directamente del grupo canino para decirle que habían ido en un par de ocasiones y que no habían visto nada extraño. Explica que en su día la policía le dijo que había ido a las ocho de la tarde y que en verano nadie sale de su casa a esa hora. «Les dije que algún día pasaría algo y esta semana, ya ven, un mismo perro ha atacado a una madre y a su hija en un día», señala. Por este motivo, Gregorio Andreu pide más control por parte de la policía y apunta a que las discusiones entre vecinos son frecuentes por los perros. Asegura que su esposa tuvo un encontronazo hace poco porque habían dejado a un pit bull sin bozal sujeto a la valla de una zona de juegos infantiles mientras los niños disfrutaban dentro. La mujer pidió al dueño que apartara al animal de los menores y, según la versión de Gregorio Andreu, la increparon.

Un vecino denunció hace tres años en el Ayuntamiento que los canes pasean sin control

Esta reclamación no es la única. La asociación de vecinos de Cerro Gordo lleva tiempo reivindicando ante el Ayuntamiento más vigilancia de la Policía Local para que controle el cumplimiento de las ordenanzas. En una se establece que los perros grandes o los de razas potencialmente peligrosas deben ir siempre con bozal y sujetos con correa.

El presidente de la asociación es Antonio Osorio, quien explica que ya ha presentado este problema al Ayuntamiento en varias ocasiones. «Hay muchos perros sueltos a cualquier hora y aquí viven muchos niños», señala. La asociación de vecinos se ha puesto en contacto de nuevo con los agentes tras el ataque a la madre y a la hija ocurrido la semana pasada. Les dijeron que prestarían más atención. La asociación pide que los agentes patrullen a pie un par de horas a la semana por el perímetro del barrio y los jardines, dado que es donde suelen soltar a los animales. Desde la asociación de vecinos creen que la sola presencia de los agentes servirá de efecto disuasorio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos