El Casco Antiguo de Badajoz que viene

El Casco Antiguo de Badajoz que vieneGráfico

Una decena de proyectos inyectarán en el barrio histórico casi 20 millones de euros en los próximos años

Miriam F. Rua
MIRIAM F. RUA

El Casco Antiguo es ahora mismo el barrio más mimado de la ciudad. Esta afirmación podría sorprender a la vista de los andamios, los solares y las ruinas que salpican las calles del barrio histórico, pero además de esa realidad, hay otra más esperanzadora y es que es la zona de Badajoz donde más inversiones hay en marcha o anunciadas. En total, una decena de proyectos que dejarán en el corazón de la ciudad casi 20 millones de euros en los próximos años.

Esta inyección económica es única. No hay otro barrio pacense que, comparativamente, vaya a recibir tanto dinero. No solo público y de todas las administraciones, también en inversión privada.

Muchos de los proyectos que ahora arrancan llevan años fraguándose, como el del Campillo o el del Hospital Provincial, otros están de actualidad como la recién anunciada nueva sede de la Fundación CB.

Estas intervenciones auguran un futuro Casco Antiguo consolidado como el polo cultural de la ciudad, con más patrimonio recuperado y con un tejido social renovado en el arrabal más castizo. HOY recopila los proyectos que están en marcha o ya anunciados y que tienen como destinatario el Casco Antiguo de Badajoz.

El Campillo

El proyecto más ambicioso que hay ahora mismo sobre la mesa para el Casco Antiguo es el del Campillo. También es el más incierto porque si bien sobre el papel hay dibujadas 103 viviendas, una nueva plaza, un aparcamiento en superficie, dos nuevas calles y la rehabilitación del Paseo de Ronda de la muralla, la última palabra la tendrá el suelo del arrabal del siglo XI.

El Campillo podrá ser lo que el Ayuntamiento ha ideado o un yacimiento arqueológico, en cualquier caso servirá para transformar el tejido social y urbano de la zona más degradada del Casco Antiguo, en la que conviven hoy las viviendas habitadas y recuperadas con enormes solares, casas abandonadas y ruinas.

El Ayuntamiento tiene 5 millones de euros para transformar urbanísticamente este área que discurre entre Espantaperros y la ronda del Pilar.

La regeneración del Campillo se anunció en 2011 pero es ahora cuando empieza a andar. Será con dos intervenciones paralelas. La primera es la construcción de las 26 primeras viviendas que se levantarán en diez solares diseminados y cuyos diseños ya tienen nombre y apellidos. Salieron del concurso de ideas convocado por el Ayuntamiento y el Colegio de Arquitectos.

Los equipos ya están adjudicados y en el primer solar, ubicado en la confluencia de las calles Jarilla, Costanilla y San Lorenzo, las catas arqueológicas empezarán en breve. En esta promoción de viviendas la inversión será de 1,6 millones de euros.

La segunda será la excavación arqueológica por extensión de los 10.640 metros cuadrados del Campillo, que básicamente se corresponden con los solares que actualmente se usan como aparcamiento. Ya se han adjudicado los trabajos para levantar el suelo de la primera fase, que es donde iría sobre plano la nueva plaza y una promoción de 51 viviendas, por lo que su inicio es inmediato.

El Hospital Provincial

Este es otro de los pendientes que viene arrastrando la ciudad desde hace años. Concretamente quince desde que se cerró al público, tras frustrarse su futuro como Parador Nacional.

En este tiempo no han faltado ideas para reabrir el mastodóntico edificio que preside las plazas Minayo y San Atón y aunque la idea auspiciada por Miguel Ángel Gallardo, presidente de la Diputación, de hacer del viejo hospital un mercado gourmet levantó mucho polvo, su horizonte está casi despejado.

Las obras de la llamada primera fase, que serán precisamente las que conviertan la planta baja del Hospital Provincial en mercado están a punto de adjudicarse y si la licencia municipal no se retrasa, las máquinas entrarán este mismo verano.

Esta primera inversión de 2,6 millones de euros no será la única. Ya se ha anunciado que al Hospital se trasladarán la Escuela Oficial de Idiomas y la Biblioteca de Extremadura.

Para la primera la Consejería de Educación ha pedido 3.000 metros cuadrados y tiene un millón de euros para dejar el Palacio Godoy. Para la segunda ya se han cedido 4.000 metros cuadrados y hay una urgencia: la de la Facultad de Comunicación que necesita sitio para los alumnos del nuevo grado de Periodismo que ofertará a partir del próximo curso. En los dos casos, será la Junta de Extremadura la que haga la inversión y las obras.

No hay fechas para ver la rehabilitación completa del Hospital Provincial, pero el horizonte es que el proyecto tardará en desarrollarse en torno a ocho años.

El conventual de San Agustín

Después de más de dos décadas cerrado y con ideas frustradas para rescatarlo, el conventual de San Agustín o como se le conoce por su último uso, el antiguo colegio San Pedro de Alcántara, ya tiene el dinero y la decisión política para encarar su futuro. Será una nueva sede administrativa del Ayuntamiento de Badajoz, donde se concentrarán servicios municipales ahora dispersos en distintos locales del Casco Antiguo.

Ubicado en la calle Chapín, este edificio de 2.000 metros cuadrados organizados en torno al claustro mayor anexo a la iglesia de San Agustín, servirá de polo de atracción a una zona del Casco Antiguo poco transitada más allá de los residentes. Su recuperación costará 2 millones de euros.

Será rescatado con los fondos Dusi, el programa europeo dotado con 18,7 millones de euros (15 que llegan de Europa y 3,7 que salen de las arcas municipales), que se invertirán principalmente en el Casco Antiguo. Precisamente, los Dusi tienen mucho que ver con la inyección económica que va a recibir el barrio histórico en los próximos años.

Plataforma única

De esta mima hucha se sacarán 1,5 millones de euros para extender la plataforma única en el Casco Antiguo. Las calles ya están decididas y la elección responde a una doble estrategia. Por un lado, dejar conectadas las principales plazas del barrio con calzadas accesibles. Para ello, se llevará la plataforma única a San Andrés y su contorno (San Blas, López Prudencio y Arco Agüero) hasta cerrar la accesibilidad con la Plaza de España, y también al entorno de las plazas de la Soledad (Luis Braille) y San Agustín (José Lanot).

Por otro, se pretende seguir ampliando la plataforma única en el área comercial, extendiéndola a un tramo de la calle Santo Domingo y renovando la parte central de Menacho, la arteria principal en torno a la que se concentra la zona de compras.

El corredor verde

El llamado corredor verde también forma parte de las inversiones de la lista Dusi. Se trata de reconvertir el tramo de muralla abaluartada que discurre entre Puerta del Pilar y el Parque de los Sitios en un espacio de ocio y deporte, paralelo al lienzo.

Esta actuación tendrá incidencia directa en el Casco Antiguo y en Pardaleras, los dos barrios que separa este tramo de muralla. La primera actuación para hacer realidad el corredor es el derribo del antiguo colegio Bótoa en la calle Stadium. Lleva ya tres años cerrado y a la espera de que su demolición deje despejado el baluarte de San Antonio, en cuyo interior está el Palacio de Congresos. Lo mismo sucederá con las antiguas instalaciones deportivas de la misma calle, hoy reaprovechadas como aparcamiento público.

Aunque la finalidad del corredor es dotar de un espacio verde paralelo a la muralla, esta intervención también tendrá una incidencia en el patrimonio fortificado de la ciudad, porque permitirá que después de muchas décadas los ciudadanos puedan contemplar en toda su dimensión el trazado abaluartado en este tramo. Para esta obra, ya anunciada, se han reservado 1,7 millones de euros.

Puerta del Capitel

La Puerta del Capitel, que es la principal entrada a la Alcazaba a pie, está a punto de entrar en el taller. La obra de restauración que, además del pórtico, se extenderá a la barbacana de la plaza de San José, servirá básicamente para sanear los daños de estructura que afectan a estos dos elementos defensivos del recinto árabe.

No se trata de una inversión grande, ronda los 200.000 euros, pero supone mantener viva la rehabilitación del principal monumento de la ciudad, en el que todavía queda mucho por excavar y recuperar.

Desde que Estado, Junta y Ayuntamiento acordarán la financiación conjunta para recuperar la Alcazaba, se han gastado 10,1 millones de euros que, además de la necesaria conservación, han permitido recuperar y sacar a la luz parte de la riqueza patrimonial del lugar desde el que se fundó Badajoz.

Santa Catalina

La recuperación de la iglesia de Santa Catalina está en marcha. Comenzó hace algo más de un año y aunque tendría que estar ya terminada como centro cultural, los hallazgos que han aparecido bajo su suelo -un complejo de criptas con 5.000 enterramientos cristianos- han obligado a reinventar el proyecto.

En un futuro será no solo un espacio cultural, que servirá de apoyo al Museo de la Ciudad que está enfrente, también un yacimiento arqueológico, que con su estudio arrojará más luz a la historia de Badajoz.

Este inmueble que forma parte del convento de las agustinas, recuperado parcialmente con la sede de la concejalía de Cultura, vendrá a convertir la plaza de Santa María en uno de los principales centros culturales de Badajoz. Está previsto que su recuperación culmine este año. Para ello se invertirán un millón de euros.

La Galera

Tanto la rehabilitación de Santa Catalina como de La Galera, el edificio junto a Espantaperros que está en los jardines del mismo nombre, serán posibles gracias a que están dentro del programa del 1,5% cultural del Ministerio de Fomento, que pone el 65% del presupuesto de ambas obras.

Su nueva vida será también como centro socio-cultural y representará un hito porque esta nave de 30 metros de largo por 17 de ancho dividida en tres partes por arquerías de cuatro columnas, perdió su uso cuando dejo de ser sede del Museo Arqueológico a finales de los años 80. Antes fue granero, sede provisional del Ayuntamiento y cárcel, el uso más recordado por los ciudadanos. Esta previsto que las obras comiencen este año y para ellas hay 1,2 millones de euros.

Fundación CB

La inversión privada más fuerte que hay comprometida ahora mismo en el Casco Antiguo es la de la Fundación Caja Badajoz, que recientemente ha anunciado su intención de construir su nueva sede entre la plaza de San José y la calle Encarnación.

El inmueble, en el que se gastarán 3 millones de euros, funcionará también como centro cultural y formará parte del triángulo con el Museo de la Ciudad y Santa Catalina. Servirá para revitalizar solares en un enclave estratégico.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos