Un año sin carné para un camionero por arrollar a una mujer en un paso de cebra de Badajoz

Imágenes de los momentos posteriores al atropello, ocurrido en 2015:: HOY

Su abogado pedía la absolución por este accidente ocurrido en San Roque, pero el juez concluye que cometió una imprudencia grave

Evaristo Fdez. de Vega
EVARISTO FDEZ. DE VEGABadajoz

El Juzgado de lo Penal número 2 de Badajoz ha retirado el carné de conducir durante un año a un conductor profesional que en marzo de 2015 atropelló con su camión a una mujer 47 años que atravesaba la calzada de forma correcta en un cruce con semáforos.

Ese accidente ocurrió el 25 de marzo frente al supermercado El Árbol de San Roque. Eran las 13.15 horas cuando Francisco B. M. conducía un vehículo Volvo de gran tonelaje por Isidro Pacense. El vehículo bajaba por esa calle y al llegar a Ricardo Carapeto giró a la derecha.

En la sentencia se explica que cuando ingresó en la avenida se encontró con un paso de peatones regulado con semáforo que contaba también con señalización horizontal y vertical. El paso de cebra estaba precedido de otro semáforo que permanecía encendido con luz ámbar intermitente.

El conductor no se percató de la presencia de Francisca Melo, de 47 años de edad, que atravesaba la calle de forma correcta y con el semáforo en verde para los peatones. Esa circunstancia hizo que el camión le golpeara el hombro izquierdo y provocara su caída. Después, la rueda delantera del camión le pasó por encima, causándole lesiones graves en la parte derecha de su cuerpo. La curación se prolongó durante 433 días y le quedaron secuelas en el codo, el hombro y la rodilla derecha.

Tras el accidente, la Policía Local hizo un atestado sobre lo sucedido y el caso fue instruido. Finalmente, la Fiscalía calificó los hechos como un delito de lesiones por imprudencia grave y solicitó una pena de dos años de prisión y la pérdida del permiso de conducir durante tres años. La acusación particular, en representación de la mujer atropellada, se apartó del proceso después de que la víctima fuese indemnizada, y el abogado de la defensa solicitó la absolución.

Finalmente, el caso fue visto en el juzgado de Badajoz, donde los testigos confirmaron que cuando el accidente se produjo estaba en verde el semáforo para los peatones. El propio conductor del camión explicó que el atropello ocurrió a la entrada del paso de cebra, cerca de la acera. También confesó que, al existir un ángulo muerto en el camión, sólo se percató de lo que estaba ocurriendo cuando notó que la rueda pasaba por encima de «un bulto». La propia peatón dijo ante el juez que no se dio cuenta de que el camión se le venía encima hasta que sintió el golpe. Un testigo añadió que circulaba muy despacio. «Fue un empujón más que un atropello fuerte, pero la mujer cayó justo en la rueda y le pasó por encima».

En el juicio también se escuchó a los policías locales que investigaron ese accidente. A ellos les dijo el conductor que no había visto a la mujer. En el atestado se indicaba que la posible causa del atropello pudo ser «una pérdida de visión momentánea» al realizar el camión un giro de 90 grados.

Uno de los agentes indicó que el chófer no debió adoptar las medidas de precaución necesarias o bien perdió la visibilidad, en cuyo caso debería haberse detenido hasta recuperarla totalmente.

La última opinión que se escuchó fue la del experto en motor José Antonio Polo, que declaró como perito de la defensa. Argumentó que el atropello se habría evitado si el paso de peatones, en lugar de estar en la esquina, hubiese estado desplazado cinco metros «para que los conductores lo afrontasen con plena visibilidad».

Tras escuchar estos argumentos, el juzgado consideró probado que se había producido un delito de lesiones por imprudencia grave. A esa conclusión llegó tras exponer los criterios marcados por la Audiencia de Badajoz, que aplica esta calificación a los atropellos de peatones ocurridos en pasos de peatones.

La curación de la mujer se prolongó durante más de un año y le han quedado algunas secuelas

«Concurren algunos aspectos que debilitan la gravedad de la acción del conductor, especialmente que el paso de cebra estaba situado tras un giro, que el acusado iba muy despacio y que desde el camión de gran tamaño hay menos visibilidad en algunos puntos. Sin embargo, también concurren otros que agravan la consideración de la conducta: es un paso de cebra señalizado con semáforo, con luces ámbar intermitente para el conductor, que exige una precaución añadida; y además, el acusado conducía un camión de gran tamaño por ciudad, que también obliga a mayor precaución».

En todo caso, la pena es menor a la solicitada por la Fiscalía y queda fijada en una multa de 1.500 euros (5 euros diarios durante seis meses) y en la privación del derecho a conducir vehículos a motor durante un año. La sentencia no es firme y puede ser recurrida ante la Audiencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos