Badajoz prefiere comprar a alquilar

Carteles anunciantes de pisos en venta en la ciudad. :: hoy
Carteles anunciantes de pisos en venta en la ciudad. :: hoy

Los bajos tipos de interés de las hipotecas animan a la adquisición, aunque hay que tener un colchón para afrontar los gastos

Rocío Romero
ROCÍO ROMEROBadajoz

Hay que tener dinero ahorrado para los gastos y completar la hipoteca, pero los pacenses prefieren comprar la casa donde viven que arrendarla. El boom del alquiler, con precios muy altos en las grandes ciudades españolas, no ha llegado a la capital pacense. Aunque, dicen desde la inmobiliaria IHS, los alquileres han subido con respecto a los últimos años.

Diego Domínguez es su director comercial. Explica que el parque de viviendas para renta es aún pequeño para Badajoz, por eso las que hay se alquilan en uno o dos meses. «La gente sigue prefiriendo comprar, si puede», añade.

Explica que los bajos tipos de interés que aplican los bancos y los precios de venta que existen en la ciudad animan a la mayor parte de los pacenses a convertirse en propietarios. Aunque, advierte, hay que tener un colchón para buscar piso. Suele ser el 20% del importe total de la compra y el 13% de gastos. Así que para adquirir una vivienda de 90.000 euros hay que tener unos 30.000 euros. O, al menos, 15.000 euros y después buscar un banco dispuesto a negociar.

«En Cerro Gordo estoy contenta, tiene muchas zonas amplias para pasear», asegura una nueva vecina

Los datos del Instituto Nacional de Estadística corroboran el alza. Esta semana han apuntado a que la venta en Extremadura se ha disparado el 24% en los últimos meses.

Diego Domínguez explica que se están vendiendo bastantes viviendas con un precio que oscila entre los 60.000 y los 120.000 euros. «Y de 150.000 euros hay mucha oferta en Badajoz». El precio de las hipotecas hace que las cuotas mensuales sean más bajas que si se alquilara la misma casa.

Pone como ejemplo una vivienda de segunda mano en Cerro Gordo, de tres dormitorios y dos baños, de unos 80 metros cuadrados útiles y cocina montada. Las están vendiendo por 64.000 euros. «Con una hipoteca de 60.000 euros a 30 años, se pagan unos 200 euros al mes», apunta. Si se añade la comunidad y la parte proporcional del IBI, los gastos mensuales suben a 250 euros. «Y por menos de 300 o 350 euros es prácticamente imposible encontrar un alquiler en Badajoz. Los alquileres comienzan a partir de 350 o 400 euros en la ciudad. Por menos de ese dinero, o no tiene ascensor o tiene alguna salvedad», añade.

En Cerro Gordo, San Roque, Ronda Norte y la Estación pueden encontrarse hogares por menos de 120.000 euros. En la avenida de Elvas, añade, en la nueva promoción frente al campus los venden a partir de 120.000 euros.

Las oficinas de IHS acaban de vender otra vivienda de tres dormitorios y reformada en San Roque por 90.000 euros. Su hipoteca sale por 300 euros al mes, pero los inquilinos pagarían 400 euros si la alquilaran, subraya.

En la Estación han vendido pisos de tres dormitorios con un baño, y reformado, por 70.000 euros. «Dentro de la ciudad se pueden encontrar cosas por un precio que ronda entre los 60.000 y los 80.000 euros», asegura.

«La gente que alquila, generalmente, es porque no le conceden las hipotecas. Cuando los bancos abran el grifo, probablemente comprarán porque los alquileres han subido y el precio de las hipotecas ha bajado», razona.

Viviendas grandes

Diego Domínguez explica, no obstante, que el alquiler de las viviendas grandes sí es más barato. «Un chalé de 500.000 euros en Las Vaguadas se puede alquilar por 1.200 euros. En Badajoz no hay perfil económico para que alguien alquile por 2.000 euros ni tampoco grandes compañías que paguen esos precios a sus empleados», indica.

Por todo esto, IHS ha notado un incremento de las ventas en el último año, aunque no se ha estabilizado. Y si hay un mes muy bueno, puede seguirle uno malísimo.

De ahí que la inmobiliaria no lance las campanas al vuelo, pero sí sea positiva.

Un ejemplo de que los pacenses se están acostumbrando a comprar es Carmen Relinque, que después de 20 años de alquiler se ha decidido a comprar. Llegó a la ciudad como estudiante y compartió casa y así ha seguido hasta hace poco más de un mes. Ha vivido los últimos años en un pequeño apartamento de Huerta Rosales arrendado. En julio ha estrenado su piso del Cerro Gordo. «He comprado un piso cuando he tenido estabilidad laboral que me permita meterme en una hipoteca y lo que conlleva una casa», explica.

Ha pagado 69.000 euros por un piso de 80 metros cuadrados útiles, con tres dormitorios y dos baños. Le queda una hipoteca de 300 euros. «Y de alquiler no hay nada por ese precio -corrobora. Todo empieza a partir de 350 euros».

Está contenta con el cambio. Dice que el Cerro Gordo tiene muchas zonas abiertas para pasear y es una zona tranquila, sin ruidos. Y sobre la lejanía al centro, asegura que desde Huerta Rosales también se movía a todos sitios en coche. Así que no ha notado el cambio.

Fotos

Vídeos