El Día de la Bicicleta se consolida como el evento deportivo más familiar

1

Más de 4.000 ciclistas recorren a ritmo de paseo un trayecto de cinco kilómetros entre los dos Carrefour de la ciudad

Antonio Gilgado
ANTONIO GILGADOBadajoz

Después de 32 ediciones, nadie duda a estas alturas del poder de convocatoria del Día de la Bicicleta. Solo la lluvia o el frío pueden frustrarlo y como ayer salió despejado y caluroso, más de cuatro mil ciclistas se plantaron a las diez y media de la mañana en la explanada del Carrefour de la carretera de Valverde. Adelantar el inicio media hora para no contraprogramar a Almossassa resultó una bendición porque ahorró a los participantes el intenso calor del mediodía.

Organizada por la Fundación Municipal de Deportes, cuenta con el patrocinio de Carrefour, HOY, Bnfit Puerta Palma y Coca Cola. También colaboran Cruzcampo Radler, Amstel Radler y Delta Cafés. El pelotón partió a ritmo de paseo y tardó casi una hora en llegar al Carrefour La Granadilla, en Valdepasillas. Paso tranquilo y sosegado para una columna de ciclistas donde abundaban los niños acompañados de sus padres. Ayer quedó patente que el Día de la Bicicleta es el evento deportivo y familiar más importante del calendario local y el que más éxito tiene. Es uno de los pocos días del año en el que pueden circular con seguridad por las calle niños en rubike -sin pedales-, con ruedines, con triciclos, en silletas traseras. Los más aventajados, con bicis de montaña y de paseo iban en la cabeza de la marcha.

El paseo ciclista de 5 kilómetros puso fin a la semana de la movilidad. Durante estos días se han sucedido las actividades para concienciar sobre las alternativa al coche en la ciudad. Ayer quedó patente que no todos los conductores tienen un respeto escrupuloso a los ciclistas. La avenida Sinforiano Madroñero estuvo cortada al tráfico para que pudieran pasar los ciclistas. A pesar de que la cita estaba anunciada y el corte de tráfico se prolongó durante un cuarto de hora, algunos conductores que esperaban en la altura de la glorieta Herrera Pombo mostraron su malestar tocando el claxon o insultando a los ciclistas y a los voluntarios de Protección Civil. A las once y media se abrió de nuevo al tráfico la avenida y el atasco se deshizo en menos de un minuto mientras los últimos ciclistas terminaban el paseo.

El pelotón fue entrando por las ocho filas de acceso que se habilitaron en la explanada del centro comercial. Cada participante entregó el dorsal para el sorteo posterior y se llevó una camiseta roja con el logo de la Vuelta España -Carrefour es patrocinador de la carrera-.

Con el sol apretando y el termómetro por encima de los treinta grados, las bicis se agolparon a la sombra de los lavaderos y del edificio principal. Una furgoneta del Banco de Alimentos recogía las donaciones de los participantes, a los que también se ofrecía una lata de Coca Cola, un café o un vaso de cerveza.

A las doce menos diez de la mañana se entregaron los últimos dorsales de una cita que terminó sin caídas. Desde Cruz Roja, que llevó una ambulancia y ocho técnicos, confirmaron que no habían atendido incidencia alguna, algo realmente sorprendente porque en un pelotón tan abultado bastaba un frenazo o un cruce inoportuno en la calzada para chocar o irse al suelo. Los inevitables roces fueron percances leves gracias al modo paseo de la cita.

El único susto de la mañana se lo llevó Pablo, un niño de seis o siete años al que la Policía Local encontró perdido en la rotonda de la bandera. Por megafonía se anunció el nombre y el dorsal y a los dos minutos dieron con la madre.

Con la camiseta, la Coca Cola y la cerveza en la mano, la mañana terminó con el sorteo de regalos. Tablets, raquetas, juguetes o embutidos. Los organizadores iban sacando un dorsal de la urna y leían el nombre y el número. Se repartieron tablets, raquetas, vinos o embutido para sesenta afortunados. El aparcamiento de Carrefour fue también un improvisado circuito donde coincidieron los distintos tipos de ciclistas que se mueven por la ciudad: bikers, Fambike -bicis con carrito delantero para los niños- que tanto se ven en Amsterdam o los nostálgicos modelos de BH.

Fotos

Vídeos