El Banco de Alimentos de Badajoz reparte carne de venado entre asilos y comedores

Un voluntario, con la carne./J.V. ARNELAS
Un voluntario, con la carne. / J.V. ARNELAS

El material procede del coto ilegal desmantelado por la Junta en Olivenza a mediados de agosto

Antonio Gilgado
ANTONIO GILGADOBadajoz

El camión frigorífico del Banco de Alimentos de Badajoz fue el miércoles hasta Navalmoral de la Mata para traerse 700 kilos de carne congelada de venado y muflón. En pocos días, cuenta Jesús Reynolds, su presidente, todo ese material estará en las neveras de asilos y comedores sociales. «Muchas de las asociaciones y colectivos que trabajan con nosotros carecen de infraestructuras para guardar frío», de ahí que el destinatario natural sean los comedores sociales y asilos.

No es habitual que el Banco de Alimentos reciba donaciones de carne de caza y, mucho menos, una partida que se acerque a los ochocientos kilos (756 kgs. concretamente).

La entrega ha sido posible gracias a la colaboración de la empresa Cárnicas Dibe, de Navalmoral de la Mata, y a la Junta de Extremadura, que desmanteló a mediados de agosto un coto ilegal de venados y muflones. «Yo le he dado las gracias a los dos, a la Junta por acordarse de nosotros y a la empresa, que ha dedicado muchas horas de trabajo para despiezar y preparar todas las reses».

El origen de esta donación tan particular hay que buscarlo en el coto privado de caza menor y jabalí Los Zorros, en Olivenza. Según detalla la Junta, agentes del Medio Natural detectaron en esta finca dos cercas en las que se criaban 30 venados y 15 muflones. Los agentes iniciaron levantaron acta y la conserjería de Medio Ambiente inició un expediente sancionador por la introducción no autorizada estas especies.

El expediente ya está cerrado por que el propietario del coto pagó la sanción. La Junta no concreta cuánto y el propietario del coto prefiere no hablar del asunto. «Bastante daño me han hecho ya», sentencia.

Cazadores

Con la sanción ya ejecutada, el siguiente paso fue desahacerse de los animales. La Junta autorizó el 31 de julio a la sociedad de cazadores La Oliventina para que mataran las reses de la finca. La Oliventina es una de las sociedades de cazadores más numerosas de Extremadura, cuenta con seiscientos socios. Miguel Ángel Vallecillo es el presidente de la entidad. Cuenta que la Junta les designó para la batida porque cuentan con una sala de visceración donde se elimina las vísceras a los animales y los veterinarios pueden trabajar para analizarlas.

Los animales, según la Junta, fueron abatidos el 16 y el 18 de agosto y se hizo según los criterios de rececho que marca la norma regional de caza.

Más información

El rececho es una modalidad de caza mayor en la que el cazador espera en un lugar determinado a la pieza hasta tenerla a distancia de tiro. El rececho de gestión, como en este caso, solo es posible sobre ciervo, gamo, muflón, arruí y corzo. Esta misma norma detalla que pueden participar como máximo cinco cazadores y cinco batidores (levantan la caza sin armas).

Las reses fueron tratadas por Cárnicas Dibe S. L. la empresa de Navalmoral de la Mata especializada en la elaboración de carnes de caza mayor. En sus instalaciones limpiaron, despiezaron, envasaron y congelaron la carne. El director general de Medio Ambiente, Pedro Muñoz se reunió el pasado fin de semana en la Feria de la Caza de Ifeba con el presidente de la Fundación Banco de Alimentos de Badajoz para comunicarle que le donaban los casi ochocientos kilos de carne que obtuvieron de esta montería, que no puede ser comercializada.

El miércoles cargó el camión de la Fundación en las instalaciones de Cárnicas Dibe y el mismo jueves se enviaron los primeros paquetes de carne de caza congelada a los asilos y los comedores sociales. «Para nosotros es muy importante. Desde hace tres años tenemos infraestructura para recoger frío y con la carne damos proteína, algo necesario entre legumbres y lácteos», explica Reynolds.

El presidente propone también a las sociedades de cazadores de la región que organizan cada cierto tiempo descastes en sus cotos para combatir la sobrepoblación de algunas especie que donen también al Banco de Alimentos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos