El baluarte de la Trinidad, rehabilitado este año, refugio de dos sin techo

Cama improvisada en la pasarela del Baluarte de la Trinidad. :: j. v. arnelas

El monumento se abrió en febrero, pero la zona ya está llena de malas hierbas y basura y los vecinos prefieren evitar pasar por allí

Natalia Reigadas
NATALIA REIGADASBadajoz

Al menos dos personas pernoctan habitualmente en el Baluarte de la Trinidad, que se inauguró en el mes de febrero tras concluir una obra de rehabilitación que costó algo más de un millón de euros. Una zona de la pasarela recién recuperada se ha convertido en refugio para los sin techo.

Este es uno de los signos de deterioro que presenta este monumento, pero no el único. Las excavaciones arqueológicas que sacaron a la luz la muralla medieval de la ciudad se han llenado de malas hierbas y basura. Los vecinos y varios colectivos han denunciado esta situación y piden mayor cuidado y mantenimiento para este monumento.

La recuperación del Baluarte de la Trinidad fue un camino lleno de obstáculos. En 2013 se detectó que la muralla podía derrumbarse por completo. Hasta entonces se habían producido algunos derrumbes parciales en el camino de ronda, es decir, en la parte alta. Por ese motivo, el Consistorio cerró el acceso a esa zona para evitar accidentes y encargó un proyecto para rehabilitar todo el monumento.

Los vecinos se quejan también del mal ambiente que existe en el cercano Parque de la Legión

Las obras comenzaron en verano de 2015 por un importe de 671.335 euros. Debía terminar a principios de 2016, pero al excavar encontraron restos de la antigua muralla medieval y tuvieron que replantear toda la intervención. Finalmente costó más de un millón de euros y finalizó hace cinco meses.

La primera impresión tras el arreglo tampoco dejó indiferente a nadie. Muchos criticaron que la pared de hormigón construida para evitar la caída de la muralla desvirtuaba por completo el baluarte.

Finalmente la obra se inauguró y desde entonces el problema ha radicado en el mantenimiento. Hay una zona vallada donde se encuentran los restos de la muralla medieval. El acceso es difícil por lo que no se limpia regularmente. Eso ha provocado que se llene de basura. En ese lugar hay latas, restos de plásticos, papeles y otros desechos.

En otros puntos del baluarte también se ha descuidado la limpieza de las malas hierbas, que crecen por todas partes.

A estos problemas se suma que existe una zona resguardada donde se han instalado dos sintecho. Los indigentes suelen estar en esta baluarte o en el cercano Parque de la Legión.

Mala imagen

«Es una pena verse así, pero que les den otra solución porque da una imagen horrible en un monumento. Imagínate que pasa un turista a visitarlo», se lamenta Francisca Martínez, vecina de Ronda del Pilar.

Luis Peña, residente en San Roque, también pasa a diario por esta zona de paseo junto a otros jubilados y explica que prefiere evitar tanto este baluarte como el Parque de la Legión. «No son zonas que estén bien. Hay mucho follón y mal ambiente».

La Asociación Cívica Ciudad de Badajoz también ha criticado en varias ocasiones el estado del Baluarte de la Trinidad. Solo un mes después de su apertura este colectivo indicó que la zona necesitaba mayor cuidado porque se habían detectado restos de botellón y numerosas heces de perro.

El problema sigue existiendo y ahora la agrupación añade que las malas hierbas están afectando al yacimiento arqueológico.

Fotos

Vídeos