Badajoz se mantiene como la única sede de la Filmoteca con sesión dominical

David Garrido, el director de la Filmoteca, el lunes en el COC. / Casimiro Moreno

La sesión de los jueves se pasó a los miércoles para no coincidir con los abonos de la Orquesta de Extremadura y el público aumentó

ANTONIO GILGADOBadajoz

Los cines españoles estrenan cada fin de semana entre ocho y diez películas, pero a las salas de la región solo llegan tres cada vez.

David Garrido, el director de la Filmoteca de Extremadura, cuenta que están especialmente atentos a toda esta oferta que se pierde por el circuito comercial para incluirla en sus programaciones. «Tenemos la obligación, junto con los cine clubes y los festivales, de enriquecer la oferta a los extremeños», asegura.

Cine de autor, producciones españolas al margen de Telecinco, Antena 3 o los Goyas, directores europeos que algún día serán clásicos... El universo del cine, cuenta Garrido, resulta inabarcable y solo se conoce una mínima parte.

Y con esa filosofía, acercar lo desconocido, arrancó el pasado miércoles la nueva temporada de la Filmoteca en el Centro de Ocio Contemporáneo de Badajoz. El director pide ir más allá del concepto de filmoteca limitado al de una sala apolillada donde van los mayores a ver películas en blanco y negro. Buscan nuevos públicos y propuestas valientes.

El miércoles se proyectó en San Roque ‘Your name’, una película de animación japonesa dirigida a los seguidores más puristas de la animación asiática.

La Filmoteca proyecta en Badajoz, Cáceres, Mérida y Plasencia, aunque se puede decir que la programación del Centro de Ocio Contemporáneo de San Roque –conserva intacta la estructura de los antiguos cines Avenida– goza de varios privilegios.

Es la única que oferta triple sesión por película (seis, ocho y cuarto y diez y media) y mantiene el pase dominical. Al tratarse de una entidad privada que presta el servicio a través de una colaboración pública puede proyectar en fin de semana, algo que por ley no pueden hacer las instituciones públicas en las ciudades donde hay salas comerciales. «Nos encantaría ofertar los fines de semana en todos los sitios, pero no podemos, por eso lo de Badajoz es un privilegio absoluto».

El miércoles también se ha consolidado entre el público. Hasta hace dos años abrían los jueves, pero en la Filmoteca detectaron que muchos habituales se lamentaban por coincidir con los conciertos de abono de la Orquesta de Extremadura en el Palacio de Congresos y lo adelantaron al miércoles. «Lo hemos notado mucho. Ahora viene más gente. En el fondo es el mismo público».

Es secundario

A pesar del éxito del domingo y del repunte de los miércoles, Garrido avisa: el número de espectadores hay que tenerlo como algo secundario. «Somos un servicio público y hay que tener otras prioridades». El perfil habitual abarca a espectadores con más de treinta años que han crecido disfrutando con el cine en salas, algo cada vez menos frecuente entre los jóvenes. De media, más de un centenar de butacas se ocupan por cada película (divididos en las tres sesiones). Traer una película con buenas críticas tras pasar por Venecia o San Sebastián es jugar sobre seguro, pero tampoco, explica el director, hay que renunciar a un ciclo sobre refugiados o a proyectar una perla del finlandés Aki Kaurismäki.

Los precios son asequibles porque las entradas valen un euro y hay abonos de diez por seis euros.

Próximas películas

Hoy, miércoles, 20 de septiembre.
‘El otro lado de la esperanza’ (Finlandia 2017). Versión Original Subtitulada en Español. 1 euro. 18.OO, 20.15 y 22.30.
Domingo, 24 de septiembre.
‘El invierno’ (Argentina 2016). Versión Original Subtitulada en Español. 1 euro. 18.OO, 20.15 y 22.30.

El verdadero reto del director pasa por atinar con la programación para satisfacer a un público exigente y muy formado como espectador después de catorce años de filmoteca.

Trabaja con ciclos mensuales que se presentan cada final de mes en Cáceres. Este mes, por ejemplo, se dedica al cine contemporáneo japonés y hay otros que se repiten año tras año, como el que recoge las propuestas de la edición anterior del Festival de San Sebastián.

Tampoco se olvida la producción audiovisual relacionada con la región o a los directores menos conocidos. Incluso con las propuestas más arriesgadas. Películas que en el circuito comercial no han funcionado pero que pueden encajar en la sala del COC al tratarse de relatos narrativos vanguardistas. «Partimos de la base de que nuestro público ya tiene el paladar acostumbrado».

El otro reto pasa por ofrecer algo más que la película. A veces, el propio Garrido acude a los estrenos de ciclo para explicar a los asistentes por qué han elegido la película y en otras ocasiones invitan a los directores para que sean ellos los que presenten y defiendan sus trabajos. «Queremos compartir con los demás la pasión que nosotros tenemos por el cine».

Fotos

Vídeos