El Ayuntamiento de Badajoz pagará a una empresa para que pode los árboles de varias barriadas

Una de las actuaciones previstas es acondicionar los jardines de los patios de Santa Marina. :: pakopí

El Consistorio reconoce que no tiene personal para atender toda la ciudad y los trabajadores ven el contrato como un paso a la privatización

MIRIAM F. RUA BADAJOZ.

El Ayuntamiento de Badajoz va a contratar a una empresa para que pode los árboles de una veintena de calles en varias barriadas. Tiene lista una partida de 49.100 euros, que saldrán del remanente del año pasado.

El Consistorio no da rodeos: no tiene personal suficiente para atender las necesidades de los jardines y zonas verdes de toda la ciudad, pero sí dinero para pagar a una empresa que haga este trabajo. «No podemos sacar plazas para contratar personal porque lo impide la ley de estabilidad presupuestaria, pero sí tenemos capítulo 2», justificó ayer Antonio Ávila, concejal de Medio Ambiente.

El anuncio público para que las empresas presenten sus ofertas económicas para ejecutar los trabajos de poda ahonda en la idea de que el gobierno municipal está avanzando en la privatización del servicio de parques y jardines. Así lo interpretan al menos los propios trabajadores, que se han visto sorprendidos por el nuevo anuncio.

«Tenemos mucha incertidumbre sobre qué va a pasar con el servicio y ahora con esto más. El alcalde se comprometió a buscar una solución y no sé si ya la tiene pero nosotros no la sabemos», manifiesta Julio Palomo, delegado de CSIF, el sindicato con mayor representación en el Ayuntamiento.

Hasta el momento, Tres Arroyos y el parque del Río son las dos zonas verdes de Badajoz cuyo mantenimiento está en manos privadas. Del resto de la ciudad se encargan los jardineros municipales, pero no dan abasto. «Como ya hemos denunciado, el servicio está bajo mínimos», reconoce Palomo.

Las cifras hablan por sí solas: teniendo en cuenta que Badajoz tiene casi 1.500 hectáreas de zonas verdes y la plantilla del servicio de parques y jardines es de 37 empleados -contando el personal que hace las tareas administrativas-, a cada jardinero le tocaría mantener casi 40 hectáreas, el equivalente a unos 40 campos de fútbol. Esta proporción explica las numerosas denuncias ciudadanas por el estado de los parques y jardines de la ciudad.

Los trabajadores quieren que el servicio siga siendo público. «Estamos en contra de la privatización y si el Ayuntamiento sigue externalizando tendremos que tomar otras medidas», advierte el delegado de CSIF.

Ávila, por su parte, argumenta que esto ya se hizo el año pasado y que con este contrato se trata de atender lo más urgente de la ciudad, a la que no se llega con medios propios.

En una veintena de calles

Según figura en el pliego del contrato, los trabajos de poda se concentrarán fundamentalmente en la barriada de las 800. Allí se pondrá a punto el arbolado de quince calles. Sin salir de la margen derecha, también se van a podar los árboles de Cardenal Cisneros y de la avenida Carolina Coronado.

Estos trabajos se extenderán, además, a los patios de acceso a las viviendas que hay en la avenida de Santa Marina, que han generado muchas críticas de los vecinos porque las ramas de los árboles se cuelan en las ventanas. En el contrato, también figura la poda de las palmeras de la avenida de Huelva y de los árboles de la avenida de Pardaleras.

La elección de las calles, dice Ávila, ha seguido el criterio del propio servicio de parque y jardines, según las necesidades que han detectado. Los trabajos de poda tendrán que concluir en el plazo de dos meses. En cualquier caso tendrá que ser antes de final de año para que puedan pagarse con el remanente de 2016.

Fotos

Vídeos