El Ayuntamiento de Badajoz renovará el parque de la Viña, donde se electrocutó un niño

Juegos infantiles en el parque Padre Eugenio, también conocido de la Viña. / HOY

Fragoso incluye la reforma en el programa con cargo a los fondos Dusi, que gastará hasta 2020

Rocío Romero
ROCÍO ROMEROBadajoz

El Ayuntamiento de Badajoz arreglará el parque de la Viña, que lleva prácticamente diez años abandonado. El Consistorio invirtió 600.000 euros en este punto en 2006 y lo arregló en dos ocasiones. El vandalismo y la delincuencia dieron al traste con un proyecto que se ideó para unir las barriadas de las Ochocientas, El Progreso y el Gurugú.

Este parque, denominado oficialmente Padre Eugenio, acoge la caseta de Endesa donde un niño de 13 años sufrió una descarga eléctrica al colarse dentro la pasada semana. Ese accidente ha animado las quejas vecinales, que reclaman al Ayuntamiento más atención.

Más información

El alcalde, Francisco Fragoso, confirmó este martes a HOY que la reforma de este parque está incluida entre los proyectos que saldrán adelante con los fondos europeos Dusi. Este programa, que supondrá una inyección de más de 18 millones de euros en la ciudad, tiene un capítulo destinado a 'espacios degradados'. Es en ese apartado donde se prevé introducir esta zona verde.

De esta manera, el Ayuntamiento atiende la petición de los vecinos, que han pedido que se incluya en este programa de obras desde que comenzaron las reuniones para preparar la candidatura de la ciudad ante el Ministerio que gestiona estos fondos europeos.

El alcalde aseguró que esta decisión no tiene nada que ver con el incidente del niño y que si no ha dicho nada hasta ahora es porque el proyecto ni está acabado ni cuantificado. Muchas de las obras están anunciadas, aunque Fragoso apuntó que quedan otras medidas por anunciar acogidas a ese programa de obras previsto hasta 2020. Las irán presentando conforme los proyectos estén listos.

Fragoso insiste en desligar esta iniciativa del accidente sufrido por el niño. «Es una bajeza política relacionar lo que ha ocurrido con el estado del parque para intentar conectar las dos cosas. La desgracia hubiera ocurrido con el parque más bonito o con el parque destrozado por los vándalos».

El alcalde recuerda que el Ayuntamiento invirtió 600.000 euros y que después fue necesario aportar más fondos para arreglar el parque, algo que se realizó en dos ocasiones. Ahora, con la inyección de 15 millones de euros de Europa y la cofinanciación municipal, se volverá a arreglar.

Fragoso considera que es imposible tener un guardia de seguridad ni de parques en ese punto las 24 horas del día, una medida que reivindican los vecinos. «La ciudad no puede tener en cada espacio verde dos personas vigilando ni contar con policías locales en todas las esquinas» porque no hay fondos.

«Cuando pedimos Dusi teníamos previsto invertir en este entorno, al igual que en Suerte de Saavedra y en Cerro de Reyes y el Casco Antiguo, y el arreglo del parque de la Viña está pensado desde el principio», añade.

El Ayuntamiento inauguró este parque en enero de 2006. Se extiende en 7.400 metros cuadrados a distintas alturas, con senderos, zonas verdes y juegos infantiles. No duró ni un año. En diciembre de aquel año, HOY publicó que 30 árboles estaban tronchados y 200 arbustos habían desaparecido. Las farolas y las papeleras estaban ya rotas, los juegos infantiles pintarrajados y la puerta de lo que iba a ser un almacén había sido derribada. El Ayuntamiento exculpó entonces a los vecinos de la zona y apuntó a que se había convertido en un punto donde acudían a divertirse con quads y motos. De hecho, los peldaños de la escalera estaban ya reventados por el peso de vehículos.

Arreglado dos veces

El Ayuntamiento lo arregló en dos ocasiones después de su estreno, lo que costó 20.000 euros y 40.000 euros, respectivamente, hasta que decidió que no invertirían más fondos.

Entonces el alcalde era Miguel Celdrán y confió en que la llegada de nuevos vecinos a unas viviendas de la Inmobiliaria Municipal justo al lado ayudaría a mejorar el mantenimiento.

Sin embargo, las casas se entregaron en 2008. La situación no mejoró con los nuevos residentes y Celdrán sacó este parque del mantenimiento, una decisión que ha mantenido Fragoso. Para entonces, las zonas verdes y el mobiliario estaban ya arrasados. No quedaba el sistema de riego, ni césped.

Los vecinos denunciaron en 2011 que el Ayuntamiento había abandonado el parque, donde no iban los jardineros, y que la maleza estaba controlada porque un caballo pastaba allí. El habitáculo que iba a servir de almacén se quedó sin puerta y se convirtió en un fumadero de drogas.

En los últimos años esta situación no ha mejorado, sino todo lo contrario. El parque ha ido a peor hasta el accidente de la semana pasada, que ha vuelto a poner el foco en este punto de la ciudad.

De hecho, el colegio Nuestra Señora de Fátima celebró un acto el lunes de esta semana para denunciar los problemas de inseguridad y falta de atención que sufre la barriada de la UVA. Reivindicaron más cuidados por parte de las administraciones y exigieron al Ayuntamiento que cuide sus zonas. Los niños clamaron porque no tienen la culpa de que allí sucedan más actos de vandalismo que en otros barrios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos