El Ayuntamiento de Badajoz demolerá parte de la calle Norte tras un nuevo derrumbe

El derrumbe del pasado lunes ha hundido casi por completo uno de los edificios. :: C. MORENO/
El derrumbe del pasado lunes ha hundido casi por completo uno de los edificios. :: C. MORENO

El Consistorio firmará este jueves una declaración de ruina inminente del edificio que lleva apuntalado más de tres años para poder derribar lo más dañado

NATALIA REIGADASBadajoz

La situación de la calle Norte continúa empeorando. Un nuevo derrumbe que tuvo lugar en la noche del lunes ha empujado al Ayuntamiento de Badajoz a declarar la ruina inminente de las casas de la zona. Esto supondrá que las partes más dañadas serán demolidas por seguridad.

La declaración de ruina inminente se firmará este jueves después de que los técnicos municipales visitasen el edificio este miércoles, tal y como confirmó HOY. El último derrumbe se ha producido aunque hace más tres años que los inmuebles están asegurados con un andamio de grandes dimensiones. A pesar de esta estructura de seguridad, parte de la fachada se vino abajo y produjo otros derrumbes interiores. Los operarios de la Concejalía de Urbanismo creen que la estructura se ha debilitado debido a las recientes lluvias.

Tras la declaración de ruina inminente, el Ayuntamiento llevará a cabo varias acciones. La primera será arriostrar el edificio más cercano a la calle Encarnación, es decir, coloca un nuevo andamiaje para consolidarlo, ya que hay riesgo de derrumbe. Con el resto de las estructuras llevarán a cabo una intervención selectiva, es decir, algunas partes serán demolidas y otras se consolidarán para que no continúen deteriorándose.

Toda esta obra se hará teniendo en cuenta un estudio arqueológico, según detalla la Concejalía de Urbanismo. Esto se debe a que hay construcciones en esta calle que podrían tener valor histórico. Hay documentos que señalan que en esta zona se situaba la judería y la sinagoga de la ciudad cuando había una importante comunidad judía.

Las obras de demolición y consolidación serán realizadas por el Consistorio, pero repercutirán en los propietarios de los inmuebles. Es decir, se harán de forma subsidiaria para evitar el peligro que supone el edificio tal y como está en la actualidad.

Los inmuebles de la calle Norte, junto con el único edificio que está sin rehabilitar en la Plaza Alta y que se conecta con estas estructuras por la parte trasera, cuentan con propietarios privados. Estaba previsto que se realizase un hotel para recuperar la manzana, pero el proyecto quedó parado y no hay fecha para que se desbloquee.

Otra medida que anunció el Ayuntamiento es que incrementará la vigilancia y cerrará la manzana para evitar que las casas sean ocupadas. Hasta que se produjo el último derrumbe, era habitual que un indigente de la zona se colase entre las ruinas para dormir algunas noches. Los responsables municipales tomarán medidas para que esta situación no se repita. Las estructuras no son seguras.

La calle Norte fue cerrada en diciembre de 2014 por el riesgo de demolición de sus edificios y desde entonces ha continuado deteriorándose. Esta obra servirá para asegurar la zona, pero la vía seguirá cerrada a los peatones a pesar de que es la conexión entre las plazas de San José y Santa María.

Esta situación también se dio hace un año en la calle Encarnación. La vía fue cerrada por el riesgo de derrumbe, durante dos años continuó empeorando el estado de las casas y finalmente en marzo del 2017 el Consistorio demolió varios edificios. La calle quedó arrasada.

Cs exige una solución

Ayer Ciudadanos se hizo eco de la situación de la calle Norte y pidió al Ayuntamiento que resuelva el problema de los derrumbes de edificios en el Casco Antiguo con acciones como la promoción de la rehabilitación de inmuebles. El portavoz de Cs Badajoz, José Antonio García, detalló en una nota de prensa las penalidades de la calle afectada por el último derrumbe que lleva tres años y medio apuntalada.

«Una actuación de carácter temporal que sin embargo lleva ya tres años instalada y que ha provocado además el corte de la calle y del acceso desde ella a la plaza Alta, con los perjuicios para vecinos y turistas», según la formación naranja.

«La calle Norte, cerrada desde hace años por riesgo de derrumbe de la fachada, debería estar abierta para los pacenses lo antes posible –reivindicó García– y para ello deben rehabilitarse integralmente los edificios de la zona».

Para el portavoz de la formación naranja, existe un «evidente problema de gestión que va más allá de una simple situación de retrasos en la sección de Urbanismo», y por ello es necesario tomar «medidas de inmediato», pues no se puede «jugar con la seguridad de los pacenses».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos